19: Por qué y cómo los iniciadores del confinamiento global podrían ser procesados por Crímenes contra la Humanidad

19: Por qué y cómo los iniciadores del confinamiento global podrían ser procesados por Crímenes contra la Humanidad

Covid-19: Por qué y cómo los iniciadores del confinamiento global podrían ser procesados por Crímenes contra la Humanidad

por  Julien G.
5 de diciembre de 2021

Cientos de abogados y médicos han unido sus fuerzas para demandar a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y al Grupo de Davos (Foro Económico Mundial) por crímenes contra la humanidad, en lo que se está llamando un «segundo Tribunal de Nuremberg».

Reiner Fuellmich y su equipo han reunido miles de pruebas científicas que atestiguan la total falta de fiabilidad de las pruebas PCR y el fraude que subyace en ellas. El 15 de noviembre, Fuellmich fue invitado a una comisión de investigación parlamentaria polaca sobre Covid-19 en Varsovia.
Se acerca el mayor juicio de la historia desde Nuremberg…

Humansarefree informó en marzo: ¿deben ser juzgados por crímenes contra la humanidad los tecnócratas que empujaron a los gobiernos a confinar a sus ciudadanos?

Al menos eso es lo que piensa un equipo de más de cientos de abogados y expertos médicos dirigidos por el alemán Reiner Fuellmich, uno de los abogados más poderosos de Europa, que ha lanzado la mayor demanda de la historia contra la OMS (Organización Mundial de la Salud) y el Grupo de Davos (Foro Económico Mundial dirigido por Klaus Schwab, más de 80) por crímenes contra la humanidad.

El Dr. Reiner Fuellmich es un abogado germano-estadounidense, que ganó demandas multimillonarias contra el fraude del Deutsche Bank y contra Volkswagen por el fraude del Dieselgate.

Es miembro fundador del «Comité Corona».

Ha circulado mucha información errónea sobre el trabajo que está realizando con un grupo de abogados de varios países y es muy consciente de que la desinformación está muy extendida y puede utilizarse para denigrar o devaluar el trabajo que está realizando su grupo.

Por eso confirmó que habrá un juicio, pero no será un Nuremberg 2.0 sino un Tribunal Internacional creado específicamente para la crisis de Corona.

En una entrevista, Fuellmich expone su visión, que es la siguiente

«Según el artículo 147, la realización de experimentos biológicos en seres humanos es una grave violación del Convenio».

«La vacuna ‘experimental’ viola los 10 Códigos de Nuremberg, que prevén la pena de muerte para quienes violen estos tratados internacionales».

Fuellmich también añadió que todo esto se ha planificado desde hace tiempo para que «se aplique en 2050».

Cree que es por esta prisa por lo que están cometiendo tantos errores. Por ejemplo, «los fabricantes de vacunas no previeron que habría tantos efectos secundarios y muertes»

«Europa es el principal campo de batalla en esta guerra. Esto se debe a que está completamente en bancarrota. Los fondos de pensiones han sido completamente saqueados. Por eso quieren poner a Europa bajo control antes de que la gente sepa lo que está pasando», continúa Fuellmich.

Pero, ¿quiénes son esas personas que mueven los hilos? «Es un grupo de unas 3.000 personas súper ricas. Este grupo incluye, entre otros, a la camarilla de Davos en torno a Klaus Schwab», según Fuellmich.

¿Qué quieren? «Control total sobre la gente. Sobornan a los médicos, al personal de los hospitales y a los políticos.

«La gente que no coopera se ve amenazada. Utilizan todo tipo de técnicas psicológicas para manipular a la gente.

«Los principales medios de comunicación cuentan una historia falsa, afirmando que la mayoría de la gente está a favor de las medidas y las vacunas», concluye Fuellmich.

«Esto ciertamente no es cierto».

«Casi todo el mundo con el que hablo en Alemania sabe, por ejemplo, que una máscara no protege de nada, eso es porque ahora casi todo el mundo se informa a través de los medios de comunicación alternativos. Los viejos medios de comunicación están muriendo.

Para afirmar estas afirmaciones, realizó más de 150 entrevistas con expertos de todo el mundo, como el profesor Luc Montagnier y Mike Yeadon, antiguo vicepresidente de Pfizer, para llegar a la conclusión de que «no hay nada sanitario en todo esto, y nunca lo hubo».

Vuelve al aspecto económico de la pandemia, mostrando que «los que actualmente están recuperando cuota de mercado en el mundo son también los que, si seguimos el dinero, están detrás de lo que está ocurriendo».

Según él, las pymes, sobre todo en Occidente, están siendo engullidas por gigantes económicos como Amazon o compradas por los chinos.
Según él, la gente de todo el mundo se está dando cuenta poco a poco de que los gobiernos siguen posicionándose para controlar su «vida cotidiana».

Reuniendo todos los elementos que enumera, concluye: «Esto no es un accidente. Es intencional».

  1. «La estafa» de las pruebas PCR.

Ha estallado una guerra en la literatura científica que golpea el núcleo existencial de Covid-19 y su propuesta de virus causal.

En el centro de la controversia se encuentra el hecho de que los creadores de la prueba más utilizada, la RT-PCR, han publicado instrucciones sobre cómo realizar la prueba del CoV-2 del SARS «sin disponer de material viral», según sus palabras, basándose en cambio en la secuencia genética de científicos chinos publicada en Internet

El artículo «Detection of the new 2019 coronavirus (2019-nCoV) by real-time PCR» fue publicado 24 horas después de ser enviado a Eurosurveillance, escapando claramente de la revisión por pares.

Sus autores principales fueron Christian Drosten y Victor Corman, de ahí el título de «documento Corman-Drosten».

Proporcionó la «receta», o el flujo de trabajo, para la prueba de diagnóstico Covid-19, que se aplicó rápidamente en todo el mundo tras ser aceptada como norma de ensayo por la OMS.

La verdad está en los números, dijo Fuellmich, citando cifras que muestran que el COVID-19 no causó un aumento estadísticamente significativo de muertes en 2020 en comparación con años anteriores.

El grupo de abogados y médicos afirma que las pruebas utilizadas para identificar a COVID-19 fueron defectuosas y se utilizaron para cometer crímenes contra la humanidad.

Fuellmich y su equipo tachan de defectuosas las pruebas de PCR, y afirman que la orden a los médicos de clasificar cualquier muerte comórbida como muerte por Covid fue un fraude.

La prueba PCR nunca fue diseñada para detectar patógenos y su resultado es inexacto en casi el 100% de los casos a 35 ciclos. Todas las pruebas de PCR supervisadas por el CDC se establecen entre 37 y 45 ciclos.

Incluso los CDC reconocen que las pruebas de más de 28 ciclos no proporcionan un resultado positivo fiable.

Esto invalida más del 90% de las supuestas «contaminaciones» de Covid detectadas por el uso de esta prueba defectuosa.

En los angustiosos meses que siguieron, en medio del cierre de fábricas, el colapso económico, el cierre de escuelas y el pánico general, pocos eran conscientes de los inmensos problemas del papel, que trágicamente ofrecía un método de prueba que arrojaría entre un 80% y un 97% de falsos positivos, debido a la falta de un patrón de oro que sería el propio virus.

Todo comenzó el 30 de noviembre de 2020, cuando el documento de la fundación Corman-Drosten fue cuestionado por 22 científicos internacionales que escribieron una carta en la que pedían la retractación del documento, así como una extensa crítica en la que citaban 10 errores del documento que consideraban «fatales».

Titulado «External peer review of RTPCR test for SARS-Cov-2 reveals 10 major molecular and methodological flaws: The lead author of the paper is Dr Pieter Borger, an expert in the molecular biology of gene expression. Varios otros nombres estimados están asociados con el documento, incluyendo el Dr. Michael Yeadon, un ex vicepresidente de Pfizer y un crítico abierto de gran parte de la supuesta ciencia detrás del bloqueo global de la OMS, el encubrimiento y el cierre de escuelas.

Reiner Fuellmich dijo en una entrevista: «Creemos que para derribar este castillo de naipes, tenemos que atacar la prueba PCR. El hecho es que no hay infecciones asintomáticas.

Esta afirmación fue supuestamente apoyada por un artículo de Wuhan, publicado por Nature.com, que no encontró ningún «virus viable» en los casos positivos a la PCR.
3 ¿Un «Nuremberg 2.0» en Polonia?

El 15 de noviembre, Reiner Fuellmich asistió como invitado a una comisión de investigación parlamentaria polaca sobre Covid-19.

En Varsovia, participó en la inauguración del proyecto «Nuremberg 2.0», iniciado por la misma comisión, que es un grupo de reflexión de intelectuales polacos. Entre ellos se encuentran, por ejemplo, Grzegorz Braun, el profesor Mirosław Piotrowski, Paweł Skutecki y el señor Jacek Wilk, asistidos por los abogados Arkadiusz Tetela, Krzysztof Łopatowski y Jarosław Litwin.

En la descripción del vídeo que relata la conferencia (de tres horas), el proyecto se presenta así:

«Una iniciativa ciudadana nacida tanto de la urgencia del momento como de un grito del corazón. El objetivo es instar a los polacos conscientes y responsables a que reúnan documentación que describa los crímenes, las violaciones de la ley, los abusos y las omisiones de las autoridades, y a que den testimonio de tragedias individuales que el público en general puede desconocer hoy…
[…] Nosotros mismos recogeremos y clasificaremos la documentación; estamos preparando acciones legales en las que se especifican los cargos, y emprenderemos acciones legales contra los autores directos o indirectos de los delitos en cuestión. También crearemos un archivo de documentación profesional, a partir del cual publicaremos anales jurídicos titulados «Los anales de Núremberg 2.0».

Este proyecto se puso en marcha como consecuencia de «las decisiones del gobierno polaco, y más concretamente las del Ministerio de Sanidad y sus organismos subordinados, que han causado graves daños e injusticias, la mayoría de cuyas víctimas son polacos, ciudadanos de la República de Polonia».

En cuanto a su título, que puede no parecer provocador para algunos lectores, los autores afirman que «hace referencia a los juicios recogidos en los libros de historia, en los que el sistema del NSDAP del Tercer Reich fue juzgado por los crímenes perpetrados por quienes ejecutaron las políticas y órdenes aplicadas por dicho sistema». El nombre del proyecto es puramente simbólico.

Al día siguiente de la conferencia, los instigadores del proyecto redactaron una «Declaración de Varsovia contra el nuevo totalitarismo», que marca el inicio de este trabajo.

El documento concluye:

«Es nuestro deber resistir a la autoridad que abusa de sus prerrogativas, al igual que es necesario luchar contra la dictadura en todas sus formas. No sólo protestamos contra las diversas formas de acoso, sino sobre todo contra el poder tiránico innominado que gobierna el mundo de las finanzas, los medios de comunicación, la vigilancia policial y la política en la actualidad.

La dignidad humana, la verdad y el derecho natural no podrán perder definitivamente contra el nuevo totalitarismo. Defendamos con firmeza los valores humanos más preciados. Estemos unidos, mantengamos el valor y seamos activos. ¡Seguro que ganamos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.