Por qué tantos se aferran al pánico covídico

Por qué tantos se aferran al pánico covídico

Brownstone » Artículos del Instituto Brownstone
» Por qué tantos se aferran al pánico covídico

Por Mark Oshinskie 16 de septiembre de 2022 Sociedad 4 minutos de lectura

Cuando tenía 10 años, tenía una hermana de 12 años, Denise, y dos hermanos. Lenny tenía 14 y Danny 5. Los chicos dormíamos en la misma habitación en una pequeña casa de una sola planta en un modesto barrio ribereño conocido como Pleasureland.

El nombre del barrio derivaba de un parque cercano con dos piscinas y muchas mesas de picnic. Los fines de semana, gente de todo el norte de Jersey e incluso de la ciudad de Nueva York acudía allí y al adyacente y similar Muller’s Park, donde conseguí mi primer trabajo, a los 15 años, como basurero. Ambos parques se cerraron en 1985, después de que dos personas murieran y otras nueve resultaran heridas en un tiroteo con rifles de asalto durante un picnic de pandillas de Brooklyn/Jamaican a última hora de la tarde del domingo. Yo había nadado y buceado desde la tabla alta allí en el crepúsculo del viernes, dos días antes.

En la semana anterior a nuestra última Navidad en Pleasureland, en 1967, mi madre me expresó su preocupación porque Danny ya no creía en Santa Claus. Pensó que uno de los niños del barrio le había dicho a Danny que Santa no era real. La perspectiva de no tener más niños que creyeran en Papá Noel la entristecía. Me hizo jurar que no le diría a Danny lo que sabía. Cumplí mi palabra.

Nuestro dormitorio, situado en la parte trasera de la casa, sólo tenía una ventana alargada y estrecha cerca de la parte superior de la pared. Una luz de la calle arrojaba una tenue luz en nuestra habitación, que por lo demás estaba oscura. Yo dormía en la cama contigua a la de Danny. A la hora de acostarse aquella Nochebuena nevada, justo cuando intentábamos dormir, y a instancias de mi madre, nuestro padre corrió desde el otro extremo del patio trasero hacia la ventana de nuestro dormitorio, y luego pasó por delante de ella, gritando «¡Ho, Ho, Ho!». Al pasar por debajo de la ventana, mi padre oculto sostenía en alto un gorro de Papá Noel en un palo. El sombrero que rebotaba era todo lo que podíamos ver desde nuestras camas.

Sabiendo que el acontecimiento era falso, miré la cara de Danny para calibrar su reacción. Al oír la voz de Papá Noel, Danny se sentó en la cama y levantó la vista justo cuando el gorro pasaba por la ventana. Al ver el gorro, Danny se quedó asombrado. Todavía puedo ver en mi mente su cara resplandeciente y con los ojos muy abiertos. Creo que nunca he visto a nadie tan asombrado.

Independientemente de lo que le hubieran dicho otros niños o de lo que hubiera sospechado por su cuenta, en aquel momento mágico, el teatro de mis padres convenció a Danny, una Navidad más, de que Papá Noel era real y de que teníamos que dar las gracias a este visitante sobrehumano del Polo Norte por los regalos que había bajo el árbol. Era una mentira que valía la pena.

El gobierno y los medios de comunicación se han pasado los últimos 30 meses construyendo falsamente el miedo a la Corona y aplicando una serie de medidas talismán como cierres de puertas, cierres de escuelas, máscaras, pruebas y vacunas para convencernos de que nos estaban protegiendo a todos de la muerte de forma mágica, aunque siempre «¡Científicamente!

Del mismo modo que cualquier niño de seis años que piense se da cuenta de que Papá Noel no puede meter toda esa carga de juguetes en un solo trineo, cualquier adulto que piense debería haber sabido que ninguno de los miembros de la vetusta tripulación de Corona: ni la retórica o el teatro del elfo Fauci, ni la de Birx, ni la de Biden tenían ningún sentido, ni en la teoría ni en los resultados de la vida real; ni tampoco el alarmismo o las intervenciones similares de los gobernadores, alcaldes y primeros ministros «liberales» más jóvenes y modernos.

Pero, al igual que los esfuerzos de mis padres por preservar el mito de Santa Claus, los gobiernos no dejan de lado el teatro de Corona -especialmente los pinchazos- y los medios de comunicación siguen presentando desesperadamente como expertos a los que «idearon» la mitigación.

Todos los datos empíricos han corroborado lo que se sabía el primer día de los encierros, es decir, que este virus no amenaza a casi nadie excepto a los más ancianos y enfermos, que ninguna de estas intervenciones funciona y que cada una de ellas ha causado -y seguirá causando- terribles daños secundarios y terciarios generalizados.

En lugar de admitirlo, los gobiernos y los medios de comunicación persisten en su campaña de terror, mentiras y falsas medidas de cero-Covid. Porque dejar de mentir ahora sería admitir que todo ha sido un engaño. Y política y moralmente, no se atreven a hacerlo.

Un niño de cinco años puede no reconocer una estafa cuando la ve. Pero incluso un niño de diez años lo hace. O al menos debería hacerlo. Cuentan con que los adultos sean como los niños de cinco años.

Puede que funcione.
Autor

Mark Oshinskie
Mark Oshinskie es abogado, atleta, artista, y agricultor .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.