Canadá puede ser restaurada

Canadá puede ser restaurada

Canadá puede ser restaurada
Por Travis Smith 31 de enero de 2022

El viernes fui a la parada de camiones en el lado de Ontario de la frontera con Quebec, donde llegó el convoy en dirección oeste para pasar la noche antes de seguir hacia la capital. Quería observar cómo se organizaba una reunión como ésta por primera vez desde que comenzó la situación actual hace dos años.

Fui testigo de la llegada de grandes camiones, plataformas y cabinas, camionetas, furgonetas y todoterrenos, además de otros vehículos diversos con pancartas, carteles y banderas (la mayoría nacionales, muchas provinciales, algunas indígenas, ninguna «confederada»), así como mensajes dibujados a mano. Algunos eran ingeniosos, otros burdos, pero todos eran sinceros. Había bocinas y luces brillantes, fogatas y fuegos artificiales. Los desconocidos se acercaban unos a otros con sonrisas, vítores, asentimientos y gestos amistosos. Era algo parecido a un festival.

Supongo que se dirá mucho sobre los camioneros, sus partidarios y sus oponentes en los próximos días. Ya se ha informado y alegado mucho. Quiero centrarme en un aspecto de este fenómeno que merece cierta conmemoración, sobre todo teniendo en cuenta que, de otro modo, podría pasar desapercibido en el barullo que se avecina. Quiero dar testimonio de los voluntarios que trabajaron silenciosamente entre bastidores con poco tiempo de antelación para que los que pasaban por allí pudieran pasar una noche en condiciones de seguridad, con provisiones y oportunidades de camaradería.

A pesar de que las temperaturas rondaban los -20C, vi y conocí a muchas mujeres y hombres, de todo el espectro político, de orígenes socioeconómicos dispares, francófonos y anglófonos por igual, jóvenes y mayores, vacunados y no vacunados, reunidos para donar su tiempo y los frutos de su talento culinario, como cuencos calientes de chile y productos recién horneados, además de sándwiches, bocadillos y bebidas para el camino. Entregaron artículos adicionales donados por personas que no podían acudir en persona, ayudaron a trasladar a la gente y ofrecieron cualquier otra ayuda que pudieran, incluyendo ofertas de alojamiento o un lugar para tomar una ducha caliente.

Mostraron un espíritu de generosidad, compasión y optimismo que no se había visto -o permitido- desde hacía mucho tiempo. Fue extraordinario contemplarlo, dado el esfuerzo sostenido por aislarnos y atemorizarnos en relación con cada interacción humana, preparándonos para acusar y condenar incluso a nuestros amigos, familiares y vecinos por la más mínima infracción de normas a menudo arbitrarias e incoherentes. Resulta reconfortante observar que la disposición canadiense a ser, bueno, tan canadiense con los demás no ha desaparecido todavía a pesar del implacable esfuerzo por extinguirla.

Los canadienses de a pie hicieron todo esto sin un programa gubernamental que lo hiciera por ellos, por un sentido compartido de responsabilidad social y una preocupación sustancial por la dirección que está tomando este país, o mejor dicho, el mundo entero. Durante mucho tiempo nos han robado nuestro derecho a experimentar una vida social sana, y su continua negación parece extenderse indefinidamente. Pero, por una noche, en el Herb’s de Vankleek Hill, algunos canadienses impertérritos recordaron lo que es ser humano, y cómo tratarse como seres humanos.

Apenas había presencia policial visible. No era necesario. Las emociones más fuertes que se veían eran las lágrimas en los rostros de los abrumados emocionalmente. Se trataba de una reunión motivada por la esperanza, no por el odio, digan lo que digan los partidistas y los títeres como Warren Kinsella o Gerald Butts y los inveterados lameculos que presentan los noticiarios televisados.

Las personas que han dado un paso adelante para echar una mano han percibido que los participantes del convoy se han movilizado no sólo en su nombre personal, sino en el de todos los canadienses, incluso los que no aprueban sus esfuerzos, y especialmente nuestros hijos. Cada camionero representa también una parte de las multitudes que les han saludado con entusiasmo en cada uno de los pasos elevados del camino mientras avanzaban. Esos canadienses no olvidarán lo entusiasmados e inspirados que se sintieron al ver que por fin alguien se levantaba contra los mandatos, los cierres, los pasaportes, las clausuras y las restricciones que han destruido nuestra salud mental, destrozado la economía y dañado nuestras relaciones interpersonales, por no mencionar que han arruinado la confianza en nuestras instituciones políticas. Si el convoy es aplastado, todos los que se presentaron con abrigos, bufandas, botas y guantes para ondear una bandera y arraigarla sabrán que ellos también han sido aplastados.

Nuestros profesionales de la medicina se encogieron de hombros cuando un número importante de sus compañeros de trabajo fueron dados de alta sin contemplaciones durante una crisis sanitaria. Administradores universitarios insensibles y profesores neuróticos expulsaron a una parte de sus alumnos. Muchos propietarios de negocios adoptaron los irracionales e inmorales pases de la vacuna simplemente para sobrevivir a un asalto a sus medios de vida mientras otros miembros de sus comunidades locales cerraban sus negocios. En general, los canadienses han sido arrollados, y muchos canadienses han sido cómplices de la destrucción gradual de todo lo que antes apreciaban y presumían como canadienses.

Muchos canadienses han decidido ahora que no van a esperar más a que se les permita vivir sus vidas, y están encantados de ayudar a los que han decidido tomar una gran postura en su nombre. Han decidido que es hora de no poner más excusas a sus maltratadores. Desgraciadamente, también sigue habiendo muchos canadienses que parecen contentos de que les gobiernen, insistiendo en que todos debemos ser gobernados de manera uniforme y contundente, incapaces de imaginarse la vida sin ser gobernados.

No quería añadir un grito más para denunciar a las autoridades sanitarias públicas o la colosal decepción que suponen estos disparos tan publicitados. No quería despotricar de un primer ministro que da infomerciales disfrazados de ruedas de prensa en las que prácticamente se orgasma en directo ante la cámara mientras fantasea con que la gente se inyecte. Y ahora nuestro querido líder se ha escondido tras un tuit que, si lo resumimos, decía: «las vacunas han fracasado; vacúnate». Sí, estamos en esa fase de deterioro de las cosas, y no es buena.

En cambio, quise recordar que los canadienses son en el fondo bondadosos, generosos y sumamente afables. Anoche, en la parada de camiones, se mostraron joviales y cordiales. Siguen amando el Canadá que una vez fue. Anhelan resucitarlo, esperando contra toda esperanza que no se haya perdido para siempre. Se niegan a rendirse permanentemente ante quienes ya han explotado esta crisis para empoderarse y enriquecerse increíblemente a su costa, sabiendo que los que mandan seguirán prolongando la miseria de la gente mientras sigan beneficiándose de ello. En medio de un ambiente contaminado por tanto vitriolo y acritud, estos canadienses auténticos, aunque menos sofisticados, se reunieron sin embargo, en este lugar y en este momento, e interactuaron de una manera que les permitió recuperar algo de práctica en la forma en que se supone que deben comportarse los canadienses.

Relato todo esto con no poca inquietud. La voz de Harrison Ford en mi cabeza dice que tengo un mal presentimiento. Desde la campaña electoral ha quedado claro que este gobierno está decidido a sembrar el terror y el odio en la población canadiense mediante la división y la búsqueda de chivos expiatorios. Con la ayuda de sus brazos mercenarios en los medios de comunicación nacionales, las autoridades nos han preparado para la violencia. No parece importarles quién la inicie, ya sean los vacunados, a los que se induce a culpar a los no vacunados de los retrasos en sus tratamientos contra el cáncer, o los deshumanizados y vilipendiados no vacunados, que se sienten acorralados, o bien la propia perspectiva de la vacunación obligatoria. No te equivoques: la vacunación obligatoria sería una forma grave de violencia, que presagia violaciones peores de la autonomía corporal aún por venir.

Es mucho lo que está en juego, y no es bueno cuando parece que el poder tiene interés en reaccionar a la violencia con violencia para asegurar sus posiciones y empoderarse aún más. A mucha gente le preocupa que el convoy de camioneros represente el 6 de enero de Canadá. Teniendo en cuenta a quienes el primer ministro ha expresado su gran admiración, el rincón de mi cerebro dedicado al peor de los casos se preocupa por un escenario canadiense de la Plaza de Tiananmen. Afortunadamente, mi lado racional me recuerda que sé que es mejor no creerlo, ya que los agentes de la ley y las fuerzas armadas de Canadá son demasiado valientes y honorables como para permitir que se pongan en contra del público canadiense de esa manera.

Edmund Burke escribió sobre los pequeños pelotones de la sociedad, en los que los afectos públicos se forman a través de las pequeñas acciones de los miembros de las pequeñas comunidades que trabajan juntos para lograr cosas por sí mismos. Alexis de Tocqueville escribió sobre cómo no hay sociedad libre sin abundantes asociaciones voluntarias a través de las cuales los ciudadanos se cuidan a sí mismos en lugar de ser cuidados. Tanto Burke como Tocqueville sabían que los tipos revolucionarios y despóticos no pueden soportar los esfuerzos independientes y voluntarios que la gente realiza a nivel de base. Los eliminarán sistemáticamente desde arriba. Hemos soportado dos años completos de su supresión casi total. Sin embargo, lo que vi en la parada de camiones demuestra que los canadienses no sólo son resistentes, sino que están dispuestos a volver a la vida y a reconstruir este país en cuanto se les dé la oportunidad, o quizás, una vez que un número suficiente de ellos decida aprovechar esa oportunidad.

Independientemente de lo que uno piense de los propios camioneros, quiero levantar una copa en honor de los canadienses que se reunieron voluntariamente de buena fe para acogerlos en su comunidad anoche y luego enviarlos a su camino. Nos recuerdan la importancia de tratarnos los unos a los otros con compasión, respeto y esa simpatía canadiense congénita de la que solían burlarse.

Todo ello es emblemático del verdadero «estamos todos juntos en esto». Podrías pensar que estos voluntarios son tontos ingenuos, incautos de los rusos o algo por el estilo; soy muy consciente de que puede haber malos actores implicados en lo que está ocurriendo. Precisamente por ese triste hecho, ofrezco esta expresión de admiración a mis compatriotas canadienses que aún se aferran a la creencia de que el Canadá que recuerdan podrá ser restaurado algún día, y mediante actos de bondad como los que presencié, sin que se les induzca a cometer ningún tipo de violencia. Y espero que este artículo sea más un encomio que un elogio.

Reproducido de The Western Standard
Autor

Travis Smith
Travis D. Smith es profesor asociado de Ciencias Políticas en la Universidad de Concordia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.