CATÁSTROFE GLOBAL

CATÁSTROFE GLOBAL

EDITORIAL: Catástrofe global
por Amanda Brumwell

Los daños derivados de la desatención de la atención no COVID requerirán un esfuerzo extraordinario para revertirlos

La alteración de la respuesta a la COVID-19 en materia de cribado, prestación de asistencia y prevención ha sido catastrófica para casi todas las áreas de enfermedad en casi todas las naciones del planeta.

Hoy en día, muchas naciones ricas están por fin bastante cerca de los niveles prepandémicos de atención médica y prestación de servicios de salud pública. Sin embargo, otras partes del mundo esperan la disponibilidad de vacunas u otros parámetros para llegar a ese punto. Sin embargo, varios fallos o errores importantes en la respuesta a la COVID-19 se tradujeron en una reducción global de la vacunación infantil rutinaria a nivel más amplio. La consideración de estos fracasos debería servir de base a las estrategias para enderezar el rumbo de las vacunaciones infantiles sistemáticas, con el fin de evitar este tipo de acciones en el futuro.

"Las restricciones supusieron el cierre durante semanas o meses de clínicas comunitarias y la paralización de servicios ambulatorios en centros sanitarios más grandes de todo el mundo".

El primero de estos fallos es la mala difusión de mensajes que causaron confusión y miedo entre el público en general, desproporcionados con respecto al riesgo relativo en muchos grupos, lo que disuadió a los cuidadores y tutores de buscar atención rutinaria por miedo a la infección por el SARS-CoV-2. Al animar al público en general a evitar la búsqueda de atención para proteger el sistema de salud en general de un colapso teórico, la mayoría de los mensajes de salud pública desalentaron la utilización real de los servicios necesarios, mientras que extrañamente colocaron la responsabilidad de salvaguardar el bienestar del sistema de salud en el ciudadano medio (Saxena, Skirrow, & Bedford, 2020). En circunstancias más comunes, se esperaría que el sistema sanitario tratara de salvaguardar el bienestar del ciudadano medio, incluidos los más jóvenes, que deben recibir las vacunas rutinarias.

Más allá del fracaso de las comunicaciones de la sanidad pública, las restricciones reales en la prestación de la atención limitaron aún más el número de personas que podían asegurarse los servicios de rutina, incluso si calculaban el riesgo relativo de forma adecuada. Tales restricciones, que ni siquiera incluyen las restricciones en la movilidad individual que probablemente complicaron los comportamientos de búsqueda de salud, supusieron el cierre durante semanas o meses de clínicas comunitarias y la interrupción de los servicios ambulatorios en los centros de salud más grandes de todo el mundo. En algunas clínicas gubernamentales en las que trabaja nuestra organización, se nos informó de que no se permitía la admisión en absoluto a menos que fuera para una persona seropositiva al COVID-19, durante largos periodos de tiempo. El impacto fue espantoso para los que sufren los efectos agudos de la tuberculosis, la diabetes y los accidentes, y para la vacunación infantil el daño será similar: seguro que los niños quedarán desprotegidos de las infecciones que provocan la mortalidad entre ellos en los entornos más pobres.

"Cerrar las brechas en la prestación de la atención a través de campañas de puesta al día en los entornos de altos y bajos ingresos por igual requerirá infusiones de recursos para identificar a los niños cuyas vacunas se perdieron, proporcionar un camino basado en la confianza para recibir las vacunas más críticas, y ampliar la atención en las comunidades de manera que aumente la probabilidad de comprensión."

Por último, quizá uno de los fracasos más preocupantes y directos de la respuesta a la COVID-19 fue la reorientación de los recursos hacia la COVID-19 por encima de todo, y el cese de las campañas de vacunación y los recursos relacionados que ampliaban el acceso a las zonas remotas y rurales, especialmente en los países de ingresos bajos y medios (Khatiwada, Shrestha y Shrestha, 2021). Por ejemplo, Mission Indradhanush, uno de los programas de inmunización de la India responsable de la administración de vacunas a 26 millones de niños y 29 millones de mujeres embarazadas cada año, vio cómo se nivelaban sus actividades de prestación de servicios en la comunidad. Se espera un aumento del 40% en la mortalidad infantil por enfermedades prevenibles con vacunas si no se corrige su curso (Shet et al., 2021).

Para superar estos fracasos, los esfuerzos mundiales deben centrar sus recursos no sólo en el restablecimiento de los procedimientos habituales de vacunación infantil. Más bien, es probable que se necesiten mayores inversiones y nuevas estrategias de comunicación para superar la pérdida de confianza en el sistema de salud resultante de más de un año de mensajes basados en el miedo que colocaron el deber de protección del sistema de salud en aquellos a quienes el sistema debe servir, al tiempo que imponían restricciones al acceso a estos servicios. Además, para subsanar las deficiencias en la prestación de la atención mediante campañas de recuperación en entornos de ingresos altos y bajos por igual, se necesitarán infusiones de recursos para identificar a los niños cuyas vacunas se perdieron, proporcionar una vía basada en la confianza para recibir las vacunas más importantes y ampliar la atención en las comunidades de manera que aumente la probabilidad de comprensión y aceptación de estos servicios sanitarios (MacDonald, Comeau, Dube y Bucci, 2020). Es poco probable que un simple retorno a los niveles de provisión anteriores a la pandemia evite los alarmantes aumentos de la mortalidad evitable que se esperan en los próximos años debido a la paralización de la vacunación infantil. Una ruptura extraordinaria en la provisión debe ir acompañada de una acción correctiva igualmente notable.

Referencias

Khatiwada, A. P., Shrestha, N., & Shrestha, S. (2021). ¿Conducirá el COVID-19 a un resurgimiento de las enfermedades prevenibles por vacunación? Infection and Drug Resistance, 14, 119-124.

MacDonald, N. E., Comeau, J. L., Dube, E., & Bucci, L. M. (2020). COVID-19 y vacunas rutinarias perdidas: Designing for effective catch-up in Canada. Canadian Journal of Public Health, 111, 469-472.

Saxena, S., Skirrow, H., & Bedford, H. (2020). Vacunación de rutina durante la respuesta a la pandemia de covid-19. BMJ, 369(m2392).

Shet, A., Dhaliwal, B., Banerjee, P., DeLuca, A., Carr, K., Britto, C., … Gupta, P. (2021). Childhood immunisations in India during the COVID-19 pandemic. BMJ Paediatrics Open, 5.

Amanda Brumwell es directora general de Advance Access & Delivery, una organización sanitaria mundial sin ánimo de lucro que trabaja para crear programas de prestación de servicios sanitarios basados en la comunidad en todo el mundo y para impulsar una rápida reducción de la mortalidad por enfermedades de la pobreza. Tiene un máster en la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, y una licenciatura en Biología y otra en Salud Global por la Universidad de Duke. amandab@aadglobal.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.