¿Cuántas vidas salvaron las vacunas y cuántas acabaron con ellas?

¿Cuántas vidas salvaron las vacunas y cuántas acabaron con ellas?

¿Cuántas vidas salvaron las vacunas y cuántas acabaron con ellas?
por Will Jones
10 de agosto de 2022 19:40
Según una encuesta, hay el DOBLE de muertes por vacunas que por Covid en los hogares estadounidenses

Ahora que los vacunados están muriendo con Covid a un ritmo similar al de los no vacunados (probablemente porque ahora casi todo el mundo se ha infectado, por lo que los vacunados ya no obtienen mucha ventaja de su vacunación) podemos hacer una estimación de cuántas vidas pueden haber salvado las vacunas y así hacer una comparación de riesgo-beneficio con cuántas pueden haber muerto a causa de la vacuna.

Un estudio reciente en la revista The Lancet afirmaba que en el Reino Unido las vacunas Covid salvaron entre 395.000 y 1,1 millones de vidas hasta finales de 2021. Pero esta estimación no tiene sentido. Hasta finales de 2021, el número oficial de muertes por Covid era de 149.000, de las cuales 74.000 se produjeron en 2020, antes de que las vacunas se pusieran en marcha, y 127.000 se produjeron antes de marzo de 2021, cuando pocos estaban totalmente vacunados. Algunos podrían afirmar que la oleada de invierno de 2020-21 habría sido peor de no ser por las vacunas, pero de hecho la oleada de invierno del Reino Unido no fue mejor que en otros países donde la vacunación se produjo más tarde. Lleva la credulidad al límite suponer que además de las 22.000-75.000 muertes por Covid después de la introducción de la vacuna (dependiendo de cuándo empiece el reloj) se evitaron entre 395.000 y 1,1 millones de muertes, sobre todo cuando en los 12 meses anteriores sin vacunas sólo hubo entre 74.000 y 127.000 muertes por Covid.

Entre el despliegue de la vacuna y el final de 2021 sólo hubo una oleada principal de muertes por Covid: la oleada Delta, durante la cual se registraron unas 22.000 muertes por Covid en el Reino Unido. ¿Cuántas más habrían muerto sin las vacunas en esta oleada?

Utilizando los datos de muertes de la UKHSA para septiembre de 2021 y los datos de la tasa de infección de la ONS, podemos calcular una estimación de la tasa de mortalidad por infección entre los no vacunados durante la oleada Delta. Esto da: 0,1% para los de 40 años, 0,7% para los de 50, 1,3% para los de 60, 4,3% para los de 70 y 11,1% para los mayores de 80. Esto supone que la ONS no sobreestima las infecciones (si lo hace, la TIF debería aumentar proporcionalmente) y que la UKHSA no sobreestima las muertes (si lo hace, la TIF debería disminuir proporcionalmente; ten en cuenta que durante la oleada Delta las cifras de la ONS mostraban que las muertes debidas a Covid eran aproximadamente el 85% de las personas con Covid). También supone que la tasa de infección en los vacunados y en los no vacunados es más o menos la misma, lo que los datos de la UKHSA de la época sugieren que era efectivamente así (era más alta en los vacunados más tarde en la oleada Delta, pero más baja al principio).

Estas estimaciones de la TIR de los no vacunados durante el periodo Delta son muy parecidas a las encontradas en un estudio de diciembre de 2020, que para las oleadas originales en Europa y EE.UU. encontró una TIR del 0,4% para las personas de 55 años, del 1,4% para las de 65 años, del 4,6% para las de 75 años y del 15% para las de 85 años. Esto sugiere que nuestras estimaciones pueden ser correctas. (Si son correctas, también sugieren que la Delta no fue más mortífera que las variantes anteriores, en contra de lo que se suele afirmar al respecto).

¿Qué pasa con el IFR de los vacunados durante la oleada Delta? Utilizando los mismos datos de la UKHSA y la ONS (y haciendo las mismas suposiciones), son del 0,02% para los de 40 años, del 0,12% para los de 50 años, del 0,34% para los de 60 años, del 1,2% para los de 70 años y del 3,9% para los de más de 80 años. Para ello se utilizan las cifras de septiembre de todos los vacunados con al menos una dosis.

Dividiendo la IFR en los vacunados por la IFR en los no vacunados, podemos obtener una estimación de la eficacia de la vacuna en el mundo real contra la muerte durante la oleada Delta, que es del 79% para los de 40 años, del 83% para los de 50 años, del 74% para los de 60 años, del 72% para los de 70 años y del 65% para los mayores de 80 años. Estas cifras se resumen en el siguiente cuadro.
Datos de muertes de la UKHSA; datos de la tasa de infección de la ONS

Dado que la mayoría de las muertes por Covid corresponden a los mayores de 80 años y el 98% a los mayores de 60, resumiremos estos datos como una reducción de las muertes de aproximadamente un 67% en los vacunados. En septiembre de 2021, alrededor del 8% de los mayores de 60 años estaban vacunados y el 92% no estaban vacunados. A partir de esto podemos calcular (22.000/[0,08+0,92*0,33]) que sin las vacunas habría habido unas 57.000 muertes de Covid durante la ola Delta, lo que significa que las vacunas salvaron unas 35.000 vidas durante la ola Delta. Es decir, no 395.000-1,1 millones, sino entre 11 y 31 veces menos.

A este total hay que añadir las que se salvaron durante las oleadas iniciales de Omicron, antes de que la inmunidad natural casi universal hiciera que las vacunas quedaran en gran medida obsoletas. Alrededor de 17.000 murieron con Covid entre enero y marzo de 2022, pero con Omicron alrededor del 40% son muertes con-pero-no-de-Covid, por lo que esta cifra debería ser más bien de 10.000. Los datos de la UKHSA de la época indicaban que las vacunas empezaron en enero con una eficacia de alrededor del 80% contra la muerte, pero disminuyeron hacia el 50% a medida que se acercaba la primavera. Si suponemos que, en general, redujeron las muertes de los vacunados en torno al 70%, y con el 95% ya vacunado, podemos calcular (10.000/[0,05+0,95*0,3]) que habría habido unas 30.000 muertes sin vacunas, lo que significa que salvaron unas 20.000 durante las primeras oleadas de Omicron, lo que da un total de 55.000 vidas salvadas.

¿Y qué hay del otro lado del libro de cuentas: cuántos resultaron fatalmente heridos por el programa de vacunas? El Dr. Theo Schetters, de los Países Bajos, ha calculado que la tasa de mortalidad por la vacuna puede ser de alrededor de una de cada 800 personas mayores de 60 años, una cifra similar a las obtenidas del análisis del Reino Unido y Dinamarca. En el Reino Unido se han administrado unos 50 millones de dosis a los mayores de 60 años, lo que supone unas 62.500 muertes. Esta cifra es ligeramente superior a la que se estima que se ha salvado.

Algunas de estas estimaciones y suposiciones pueden estar un poco desviadas en ambas direcciones, por lo que no hay que dar demasiada importancia a las cifras exactas. Lo importante es que el número de vidas que se calcula que se han salvado con las vacunas es más o menos el mismo que el número que se calcula que se ha perdido con ellas, una conclusión que concuerda con los resultados de la profesora Christine Stabell-Benn, que analizó los datos de muertes por todas las causas de los ensayos de la vacuna de ARNm y encontró un número similar de muertes en los brazos de la vacuna y de control.

También hay que tener en cuenta que aún se desconoce el impacto a largo plazo de las vacunas.

Parece que el programa de vacunas no ha salvado ninguna vida en general y ha sido un error muy costoso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.