¿Debemos presentar un caso contra la dictadura?

¿Debemos presentar un caso contra la dictadura?

¿Debemos presentar un caso contra la dictadura?
Por Jeffrey A. Tucker 25 de abril de 2022

Algunos funcionarios federales han hecho declaraciones sorprendentes en los últimos días. Dados los tiempos en que vivimos, ya no podemos dar por sentado que no serán convincentes.

Desde los cierres, que hicieron añicos todos nuestros rituales y supuestos sociales y políticos sobre el gobierno y la salud pública, parece que todo está abierto a ser cuestionado o adoptado. Incluso las convenciones establecidas, como la separación de poderes y los controles y equilibrios, se descartan alegremente como distracciones inútiles.

Ahora está sobre la mesa el poder de una burocracia no elegida, con su propia autoridad y sin ningún control jurídico, para ordenar que todos los ciudadanos lleven la cara cubierta. El gobierno de Biden y el estado administrativo que técnicamente está bajo su responsabilidad parecen creer que este poder nunca debería ser cuestionado por un tribunal.

Y si eso es cierto, también debería serlo en todos los ámbitos de la vida pública. El Departamento de Trabajo puede dictar cualquier norma, por disparatada que sea, en lo que respecta al trabajo remunerado. El Departamento de Agricultura puede decir a los agricultores, o incluso a los jardineros domésticos, qué pueden plantar y en qué cantidad. Y lo mismo ocurre con todos los demás centenares de organismos públicos que cuentan con trabajadores fijos.

Las legislaturas y los tribunales deben mantenerse al margen. De hecho, no tienen más sentido que ratificar los edictos del estado administrativo.

En otras palabras, ahora estamos debatiendo la dictadura: el gobierno por dictado, del latín dictare, un juez con poder absoluto. Nada de democracia, no el «estado de derecho», sino literalmente la voluntad impuesta y completa de una entidad que no rinde cuentas para hacer lo que quiera.

Esto es lo que han dicho.

Anthony Fauci, del NIH, jefe de facto de la sanidad pública en EEUU:

El Dr. Ashish Jha, coordinador de la respuesta a Covid-19 de la Casa Blanca:

Jen Psaki, portavoz del presidente Biden:

La National Public Radio editorializa a favor de este punto de vista.

Pero la decisión contra el CDC suscitó preocupación en la comunidad de la salud pública. Es el último de una serie de desafíos a las autoridades de la agencia que podrían obstaculizar su capacidad para responder a esta pandemia y a las crisis de salud pública que se avecinan. 

Lo sorprendente es la agresividad con la que están diciendo lo que antes era seguramente indecible.

Intento imaginar cómo fueron las sesiones de estrategia dentro de la Casa Blanca. Seguro que Fauci estaba allí. Una persona debió decirlo: los tribunales no deben controlar el CDC. Otros debieron estar de acuerdo. Alguien propuso que los funcionarios de la administración lo dijeran sin más. Todos estuvieron de acuerdo. Salieron por todos los medios de comunicación internacionales diciendo la parte silenciosa en voz alta: se trata de poder y autoridad. El CDC lo tiene. Los tribunales no. Esa es toda la historia.

Se podría considerar que este mensaje estratégico es un error, ya que contradice de forma muy evidente todo el sistema de gobierno estadounidense. La idea de la Constitución es que el poder legislativo controla al ejecutivo al poseer el único poder de legislar, junto con el poder de destitución. El departamento ejecutivo nombra al poder judicial federal, mientras que el Senado debe ratificarlo. A continuación, los tribunales comprueban ambos con la Constitución y los precedentes. El presidente es elegido y tiene un equipo.

Luego está esa otra bestia que surgió gradualmente desde mediados del siglo XIX (en EEUU) y que hoy se llama Estado administrativo. Se permitió su desarrollo como medida anticorrupción. El antiguo sistema, el llamado spoils system, en el que cada nueva administración purgaba a los empleados de la anterior, se consideraba demasiado desestabilizador y político.

El nuevo punto de vista que comenzó en la Era Progresista era que necesitábamos una clase directiva en el gobierno que estuviera por encima de la política. Eso encaja con la ideología entonces emergente de que el gobierno de los expertos tiene mejores consecuencias sociales que las acciones espontáneas de los individuos. La maquinaria del «servicio público» creció a través de las guerras del siglo XX y de diversas crisis hasta convertirse en lo que tenemos hoy.

El derecho administrativo -las normas e imposiciones del «estado profundo» nunca ratificadas por el Congreso- sigue existiendo bajo una nube legal y no se cuestiona lo suficiente, pero rara vez recibe un golpe en la nariz tan feroz como el que supuso la decisión de la máscara de Florida.

La respuesta del gobierno de Biden no ha hecho hincapié en la supuesta legalidad del mandato de la mascarilla, tal como permite la Ley de Servicios de Salud Pública de 1944. En su lugar, como el propio CDC subrayó, el recurso se hace para proteger la «autoridad de salud pública» del propio CDC. Se le debe permitir hacer lo que quiera sin tener que lidiar con los tribunales y las legislaturas.

Ten en cuenta que esto significa un poder sin control. Desde este punto de vista, no es asunto de los tribunales decir a una burocracia federal lo que puede y no puede hacer. Si el gobierno de Biden se sale con la suya, cualquier burocracia federal tendrá un poder literalmente ilimitado sobre cada estado, comunidad, empresa e individuo del país, y nadie -ninguna de estas entidades- debería tener el poder de recurrir a los tribunales, que pueden o no fallar en su contra.

Para decirlo de nuevo, se trata de un tipo especial de dictadura, no ejercida por una sola persona, sino por comités formados por burócratas no elegidos y vitalicios. Se podría suponer que afirmar esto sería autorrefutar. Seguramente nadie quiere eso.

Pero eso es un error: está claro que algunas personas quieren precisamente eso. Esto es lo que están diciendo en Twitter y en los medios de comunicación nacionales al mundo. No sienten la necesidad de endulzarlo, ni siquiera con una pretendida defensa legal o sanitaria, lo que significa que deben creerlo.

¿Por qué habrían de creerlo? Porque esto es precisamente lo que ha ocurrido durante la mayor parte de dos años. A partir de mediados de marzo de 2020, y bajo el pretexto de la emergencia, se concedió al Estado administrativo en general y al CDC en particular un poder efectivo y total sobre todo el país.

Dictaminó si eras esencial o no en tu trabajo. Determinó cuántas personas podías tener en tu casa. Decidió si podías ir al culto público. Determinó cuánto tiempo debías estar en cuarentena si cruzabas las fronteras estatales. Decidió que tus escuelas, iglesias, centros comunitarios, parques infantiles y restaurantes debían cerrar. No podías cobrar el alquiler de tus propiedades. E inventó una prenda de vestir -que no tenía antecedentes en la cultura estadounidense fuera del pozo de la mina, la obra de construcción o el quirófano- que debía ser llevada por todo el mundo en entornos públicos, incluso sin pruebas reales de que al hacerlo se lograra el objetivo.

Ejercer tal poder debe ser, en efecto, un poder embriagador, y tanto mejor si no se tiene responsabilidad por las decisiones que se toman. Si eres un dictador al estilo de entreguerras, todo el mundo está dispuesto a culparte cuando las cosas van mal. Hay que preferir la nueva forma: gobernar mediante un comité interno formado por miembros que pueden recurrir al anonimato o pueden culpar a otros. No se pide a ninguna persona en particular que justifique la decisión, sino que es la «agencia» la que lo hace en deferencia a la «ciencia» que nadie está en condiciones de citar o defender. Todos los portavoces se limitan a acicalarse como humildes servidores de «la ciencia» y lo dejan así.

La tecnocracia es un nombre que se dio en su día a un sistema así, pero esta versión contemporánea es un poco diferente. Está gobernada por expertos anónimos que siempre pueden esconderse porque nunca se les pide que citen la base sobre la que han tomado su decisión. Jen Psaki, por ejemplo, puede decir libremente que «la ciencia» dice que estamos viendo más propagación de covirus en los aviones y a ningún periodista se le ocurre pedirle las pruebas. Si lo hicieran, ella podría limitarse a decir que «volvería a preguntar» o decir que es confidencial y que aún está en proceso.

Es un sistema perfecto para los que mandan, siempre que no se preocupen por detalles insignificantes como la libertad humana, los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho. Pero preocuparse por esas cosas implica un cierto espíritu público por el que los burócratas sin nombre y sin rostro no son conocidos. Y eso nos deja a los demás la tarea de encontrar una respuesta sólida a la pregunta: ¿qué tiene de malo precisamente la dictadura del estado administrativo?

Dejemos de lado por un momento las cuestiones básicas de moralidad. Ciertamente, muchos regímenes de la historia han renunciado a la moralidad en nombre de algún objetivo glorioso, pero luego han fracasado en la consecución de dicho objetivo, ya sea impulsar el crecimiento económico, conseguir la igualdad perfecta o controlar un virus. Hay muchas razones para ello, pero lo más sorprendente es la falta de voluntad de los gestores fracasados para invertir el rumbo.

Propuesta: el problema central de la dictadura es el efecto de red de la mala política. Se supone que la noción de efecto red se aplica normalmente a los mercados, pero se aplica más a los gobiernos. Una mala política, una vez aplicada, no se revierte fácilmente ni nunca. «Nada es tan permanente como un programa gubernamental temporal», dijo Ronald Reagan.

Pasemos a un ejemplo: la dinámica política que hay detrás de las acciones del PCC en Shanghai. Hace dos años, el partido afirmó haber utilizado tácticas brutales para suprimir un virus en Wuhan y otras ciudades, y luego convenció con éxito al mundo (es decir, a la OMS y al NIH) de que había funcionado. La OMS envió un memorándum en el que decía que el partido tenía razón: esta es la forma de manejar un virus. Xi Jinping estaba en lo más alto y el aparato estatal de China experimentó un orgullo sin precedentes cuando el mundo siguió este ejemplo. Y el ejemplo no era sólo la supresión en sí, sino el método: la dictadura por «la ciencia».

Nada de esto era realmente cierto, por supuesto. Los datos eran falsos. La propaganda se basaba en la ilusión.

Cuando aparecieron casos en Shanghai, ¿qué debía hacer el partido? Por supuesto, debía redoblar sus logros anteriores, no los reales, sino su victoria propagandística. No habría vuelta atrás simplemente porque un dictador que en su día fue celebrado como un genio se resiste a admitir un fallo, y mucho menos a volver a un método diferente.

Hasta cierto punto se trata del orgullo humano, pero hay algo más, algo aún más poderoso sobre la mente humana: el compromiso ideológico. No hay nada tan obstinado como eso; la propia realidad rara vez o nunca penetra en él. La ausencia de toda deferencia hacia el pluralismo político ha condenado al régimen a seguir repitiendo sus errores, incluso cuando el absurdo y la brutalidad están a la vista del mundo. Xi Jinping y el partido siempre elegirán su autoridad por encima de la ciencia, la prosperidad, la paz y los derechos humanos.

Puede que la democracia sea ineficaz, esté repleta de corrupción y a menudo sea innecesariamente divisiva, precisamente como dijeron los fundadores estadounidenses, que es la razón por la que construyeron instituciones republicanas. Sin embargo, hay algo que la democracia tiene a su favor: permite la crítica y el desafío. Incorpora un control propio: permite que la opinión pública tenga cierta medida de control a largo plazo sobre el destino de las personas que viven bajo el control de los gestores del Estado. Hace que los regímenes sean temporales y permite el cambio pacífico, razón por la que los antiguos liberales preferían la democracia a la autocracia.

Una dictadura pura no permite tal cosa. Y eso permite a los gestores del Estado una oportunidad ilimitada de duplicar y triplicar los errores. Es un poder sin control. Ningún tribunal, ningún órgano legislativo y ni siquiera la opinión pública pueden influir en su dirección. Eso es lo que ejerce el PCC y lo que exige ahora la CDC.

Que la clase dirigente de EEUU adoptara inicialmente una estrategia de mitigación del virus al estilo de China no es un accidente. La dictadura está de moda, pero no por ello es menos peligrosa.

Lo más sorprendente es observar que el PCCh hace esto en Shangai incluso cuando la administración Biden está impulsando de forma similar el poder administrativo sin control en nombre del control del virus. Mientras tanto, el resto del mundo ha seguido adelante, dándose cuenta, después de dos años, de que utilizar el poder del Estado para suprimir un patógeno prevalente (casi todo el mundo se contagiará de covirus) significa desplegar los medios violentos para lograr un fin imposible. Y sin embargo, aquí estamos: los que se resisten son los mismos organismos que intentaron este experimento sin precedentes.

Muy poca gente quiere realmente vivir en un mundo en el que el estado administrativo ejerce el tipo de poder sin paliativos que el CDC, el DOJ y el gobierno de Biden defienden ahora como continuación de cómo hemos hecho los asuntos públicos durante la mayor parte de dos años. Ese sistema ha conducido al desastre. Continuar con él conducirá a más desastres todavía.

El «modelo chino» (liberalismo económico más gobierno político de partido único) se está deshaciendo ahora debido a la falta de voluntad de la clase dirigente para admitir el error y dar marcha atrás. Las escenas de Shanghai son la prueba de que este modelo es insostenible, por no decir malvado. Este no es ni puede ser el nuevo paradigma. Es inviable y profundamente peligroso. Toda persona pensante debería rechazarlo, junto con las declaraciones de la administración Biden que parecen abrazarlo.
Autor

Jeffrey A. Tucker
Jeffrey A. Tucker es fundador y presidente del Instituto Brownstone y autor de muchos miles de artículos en la prensa académica y popular y de diez libros en 5 idiomas, el más reciente Liberty or Lockdown. También es el editor de The Best of Mises. Habla ampliamente sobre temas de economía, tecnología, filosofía social y cultura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.