¿Debemos segregar a los no vacunados de los vacunados? – Por Paul Elias Alexander

¿Debemos segregar a los no vacunados de los vacunados? – Por Paul Elias Alexander

¿Debemos segregar a los no vacunados de los vacunados?
Por Paul Elias Alexander 14 de diciembre de 2021

Los gobiernos de todo el mundo han fomentado e impuesto una nueva forma de segregación basada en el estado de las vacunas. Esto no sólo es peligrosamente inhumano, sino que no tiene ninguna base científica.

Parece haber una presunción subyacente de que los no vacunados son impuros (independientemente de la inmunidad natural) y su presencia propagará la enfermedad. Sin embargo, ¿qué pasa si los estudios existentes revelan que hay poca o ninguna diferencia entre los vacunados y los no vacunados contra el COVID en cuanto a infectarse, albergar el virus (carga viral en la boca y la nasofaringe) y transmitirlo?

En relación con el omicron, dos pequeños pero interesantes estudios preliminares recientes muestran que el 80% de los casos de omicron estaban doblemente vacunados. Wilhelm et al. informaron sobre la reducción de la neutralización de la variante omicron del SARS-CoV-2 por los sueros de la vacuna y los anticuerpos monoclonales. «Los hallazgos in vitro utilizando variantes auténticas de SARS-CoV-2 indican que, en contraste con la variante Delta que circula actualmente, la eficacia de neutralización de los sueros provocados por la vacuna contra Omicron se redujo gravemente, lo que pone de relieve que la inmunidad mediada por las células T es una barrera esencial para prevenir el COVID-19 grave». Además, los CDC han informado sobre los detalles de 43 casos de COVID-19 atribuidos a la variante Omicron. Encontraron que «34 (79%) se produjeron en personas que completaron la serie primaria de una vacuna contra el COVID-19 autorizada o aprobada por la FDA ≥14 días antes de la aparición de los síntomas o de la recepción de un resultado positivo de la prueba del SARS-CoV-2.»

En lo que se refiere a que los vacunados y los no vacunados son similares en términos de infección, carga viral y capacidad de transmisión, y por lo tanto no hay evidencia subyacente para separarlos socialmente, nos centramos específicamente y presentamos (y basándonos en gran medida en los datos de la variante Delta) el conjunto de evidencias.

1) Salvatore et al. examinaron el potencial de transmisión de personas vacunadas y no vacunadas infectadas con la variante Delta del SARS-CoV-2 en una prisión federal, entre julio y agosto de 2021. Encontraron un total de 978 especímenes proporcionados por 95 participantes, «de los cuales 78 (82%) estaban totalmente vacunados y 17 (18%) no estaban totalmente vacunados… los médicos y los profesionales de la salud pública deben considerar que las personas vacunadas que se infectan con SARS-CoV-2 no son menos infecciosas que las personas no vacunadas.»

2) Singanayagam et al. examinaron la transmisión y la cinética de la carga viral en individuos vacunados y no vacunados con una infección leve de la variante delta en la comunidad. Encontraron que (en 602 contactos de la comunidad (identificados a través del sistema de rastreo de contratos del Reino Unido) de 471 casos índice de COVID-19 del Reino Unido fueron reclutados para el estudio de cohorte Assessment of Transmission and Contagiousness of COVID-19 in Contacts (Evaluación de la transmisión y contagio de COVID-19 en contactos) y contribuyeron con 8145 muestras del tracto respiratorio superior de un muestreo diario de hasta 20 días) «la vacunación reduce el riesgo de infección de la variante delta y acelera la eliminación viral. No obstante, los individuos totalmente vacunados con infecciones de ruptura tienen un pico de carga viral similar al de los casos no vacunados y pueden transmitir eficazmente la infección en entornos domésticos, incluso a contactos totalmente vacunados.»

3) Chia et al. informaron de que los valores del umbral de ciclo (Ct) de la PCR eran «similares entre los grupos vacunados y no vacunados en el momento del diagnóstico, pero la carga viral disminuyó más rápidamente en los individuos vacunados. Se observó un refuerzo temprano y robusto de los anticuerpos contra la proteína de la espiga en los pacientes vacunados, sin embargo, estos títulos fueron significativamente más bajos contra B.1.617.2 en comparación con la cepa vacunal de tipo salvaje».

4) Israel, 2021 miró a Estudio a gran escala de la decadencia de los títulos de anticuerpos tras la vacuna de ARNm BNT162b2 o la infección de SARS-CoV-2, e informó como «Determinar la cinética de los anticuerpos IgG de SARS-CoV-2 tras la administración de dos dosis de la vacuna BNT162b2, o la infección de SARS-CoV-2 en individuos no vacunados… En los sujetos vacunados, los títulos de anticuerpos disminuyeron hasta un 40% cada mes posterior, mientras que en los convalecientes disminuyeron menos del 5% por mes. Seis meses después de la vacunación con BNT162b2, el 16,1% de los sujetos tenían niveles de anticuerpos por debajo del umbral de seropositividad de <50 AU/mL, mientras que sólo el 10,8% de los pacientes convalecientes estaban por debajo del umbral de <50 AU/mL después de 9 meses de la infección por SARS-CoV-2.»

5) En el informe de vigilancia de la vacuna COVID-19 del Reino Unido, correspondiente a la semana 42, se observó que existe «una disminución de la respuesta de los anticuerpos N con el paso del tiempo» y «que los niveles de anticuerpos N parecen ser más bajos en los individuos que adquieren la infección tras dos dosis de vacunación.» El mismo informe (Tabla 2, página 13), muestra que en los grupos de mayor edad, por encima de los 30 años, las personas doblemente vacunadas tienen mayor riesgo de infección que las no vacunadas, presumiblemente porque en este último grupo hay más personas con una inmunidad natural más fuerte por la enfermedad Covid anterior. Véanse también los informes del PHE del Reino Unido 43, 44, 45, 46 para datos similares.

6) En Barnstable, Massachusetts, Brown et al. descubrieron que entre 469 casos de COVID-19, el 74% estaban totalmente vacunados, y que «los vacunados tenían de media más virus en la nariz que los no vacunados que estaban infectados».

7) Riemersma et al. no encontraron «ninguna diferencia en las cargas virales cuando se comparan los individuos no vacunados con los que tienen infecciones de «avance» por la vacuna. Además, los individuos con infecciones por irrupción de la vacuna suelen dar positivo con cargas virales consistentes con la capacidad de diseminar virus infecciosos.» Los resultados indican que «si los individuos vacunados se infectan con la variante delta, pueden ser fuentes de transmisión del SARS-CoV-2 a otros». Informaron de «valores Ct bajos (<25) en 212 de 310 individuos totalmente vacunados (68%) y 246 de 389 (63%) no vacunados. El análisis de un subconjunto de estas muestras de Ct bajo reveló la presencia de SARS-CoV-2 infeccioso en 15 de 17 muestras (88%) de individuos no vacunados y en 37 de 39 (95%) de personas vacunadas.»

8) Ignorando el riesgo de infección, dado que alguien estaba infectado, Acharya et al. no encontraron «ninguna diferencia significativa en los valores del umbral de ciclo entre los grupos vacunados y no vacunados, asintomáticos y sintomáticos infectados con SARS-CoV-2 Delta».

9) Gazit et al. de Israel mostraron que «los vacunados contra el SARS-CoV-2 que no se habían vacunado tenían un riesgo 13 veces mayor (IC del 95%, 8-21) de contraer la infección por la variante Delta en comparación con los previamente infectados.»
Autor

Paul Elias Alexander
El Dr. Alexander es doctor. Tiene experiencia en epidemiología y en la enseñanza de epidemiología clínica, medicina basada en la evidencia y metodología de la investigación. El Dr. Alexander ha sido profesor adjunto de la Universidad McMaster en medicina basada en la evidencia y métodos de investigación; ha sido asesor consultor de síntesis de pruebas de la pandemia de la OMS-OPS en Washington, DC (2020) y ha sido asesor principal de la política de pandemia de la OMS en el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de Washington, DC (Secretario A), del gobierno de los Estados Unidos; trabajó/nombrado en 2008 en la OMS como especialista regional/epidemiólogo en la oficina regional europea de Dinamarca, trabajó para el gobierno de Canadá como epidemiólogo durante 12 años, nombrado epidemiólogo canadiense sobre el terreno (2002-2004) como parte de un proyecto internacional financiado por el CIDA y ejecutado por el Ministerio de Sanidad de Canadá sobre la coinfección de la tuberculosis y el VIH y el control de la tuberculosis multirresistente (en el que participaron India, Pakistán, Nepal, Sri Lanka, Bangladesh, Bután, Maldivas y Afganistán, destinado a Katmandú); empleado de 2017 a 2019 en la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América (IDSA) Virginia EE.UU. como formador de desarrollo de directrices de revisión sistemática de síntesis de pruebas; actualmente investigador consultor de COVID-19 en el grupo de investigación US-C19
LEER MÁS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.