El misterioso aumento de las enfermedades graves en los niños

El misterioso aumento de las enfermedades graves en los niños

El misterioso aumento de las enfermedades graves en los niños
Por Carla Peeters 2 de mayo de 2022 Salud pública 7

Desde la pandemia, los niños pequeños se enfrentan a un misterioso aumento de las enfermedades. Algunas pueden incluso haber duplicado su frecuencia, y van desde las enfermedades infecciosas, las mentales (ansiedad, depresión, suicidio que aumenta un 25% en todo el mundo) hasta las enfermedades hormonales (inicio temprano de la pubertad), pasando por la inflamación (enfermedad del intestino irritable (EII), la obesidad y ahora la hepatitis (inflamación del hígado).

En la última semana, ha sido noticia el aumento de la hepatitis en niños inmunocompetentes menores de diez años. Diecisiete de los 169 niños con hepatitis necesitaron un trasplante de hígado y un niño murió. Los niños con hepatitis no habían sido vacunados contra el Covid. En el 77% de los casos se encontró una prueba PCR positiva para el Adenovirus, aunque la hepatitis causada por este virus es rara.

Los expertos sugieren un debilitamiento del sistema inmunitario debido a los cierres y a una menor exposición a otros microorganismos. Se trata de la punta del iceberg, ya que muchos casos de hepatitis pueden no ser reconocidos todavía.

El mundo se enfrenta a una crisis sanitaria que afecta a los niños pequeños por la concentración de una enfermedad infecciosa con repetidos cierres, medidas pandémicas continuas, pruebas frecuentes y un creciente problema de contaminación ambiental y atmosférica tóxica.

El fuerte aumento de una amplia variedad de enfermedades en los niños pequeños puede explicarse por un sistema inmunitario innato que disminuye en relación con un eje intestino-hígado-cerebro perturbado. La reticencia a investigar la causalidad en el daño por una mayor exposición a sustancias tóxicas desconocidas, nanopartículas, alcohol y microplásticos no puede seguir manteniéndose. Para salvar las vidas sanas de los niños se necesita una respuesta oportuna y adecuada basada en evaluaciones precisas de los riesgos y beneficios.
Un microbioma alterado

Los científicos están ampliando rápidamente el conocimiento de que el cuerpo humano está formado principalmente por trillones de microorganismos, la gran mayoría de los cuales viven en el intestino y desempeñan un importante papel en la fisiología del huésped, como el metabolismo, la inmunidad, la función cardiovascular y el desarrollo neuronal. La mitad de la materia biológica de nuestro cuerpo no es humana.

Incluso el sistema nervioso central, que se creía estéril, está colonizado por una comunidad viral diversa. Una desregulación de su estructura y función puede conducir a la alteración de la homeostasis del huésped microbiano y puede causar enfermedades.

Las alteraciones de la colonización primaria durante los dos primeros años de vida pueden tener consecuencias para la salud durante toda la vida y una alteración del sistema inmunitario. Entre el reino de la vida colonizan el microbioma bacterias, hongos y, sobre todo, 380 billones de virus. El componente bacteriano es, con mucho, el más estudiado y se ha demostrado que es muy estable en los adultos sanos.

La comunidad bacteriana intestinal proporciona servicios nutricionales esenciales a su huésped, es un importante impulsor de la inmunidad de la mucosa y proporciona protección contra los patógenos entéricos. Mantiene la homeostasis del tracto gastrointestinal y regula el restablecimiento de las células intestinales y la integridad de las uniones estrechas, todo lo cual es fundamental para mantener la función de la barrera intestinal.

La desregulación metabólica junto con la disbiosis del microbioma intestinal son fundamentales en la patogénesis de las enfermedades del eje intestino-hígado-cerebro. Los niños y los ancianos se caracterizan por una menor variedad de su microbioma y son más vulnerables a las alteraciones.

Se están estableciendo asociaciones de las infecciones víricas con la enfermedad del intestino irritable ((inflamación del intestino como el Morbus Crohn (que afecta a cualquier parte del colon desde la boca hasta el ano) y la colitis ulcerosa (que afecta sólo al colon)) y con un sistema inmunitario menguante.

La composición del viroma humano está influida por la dieta, la genética, el entorno y la geografía. Muchos de ellos (bacteriófagos) no se dirigen a las células humanas, sino que buscan las bacterias en el microbioma y las utilizan para hacer copias de sí mismos. Una proporción más pequeña infecta directamente las células de los tejidos. Estos virus son minoritarios porque el sistema inmunitario los suprime. Sin embargo, cuando el sistema inmunitario se ve obstaculizado, los virus pueden multiplicarse inmediatamente.
Disfunción del eje intestino-hígado-cerebro

La homeostasis del microbioma intestinal es responsable de la aptitud intestinal y de una función hepática adecuada. El hígado y el intestino están conectados a través de la vena porta, que es la principal vía de circulación enterohepática de metabolitos, hormonas, inmunoglobulinas y ácidos biliares. La alteración de la homeostasis y el aumento de la permeabilidad de la mucosa intestinal activan la inflamación hepática.

Además, el microbioma intestinal produce un gran número de sustancias químicas (como la serotonina) que el cerebro utiliza para regular procesos neurológicos como el aprendizaje y el estado de ánimo. Una red conectada al intestino influye en las células neuroendocrinas y neuroinmunes del sistema nervioso central.

Una gran cantidad de datos existentes muestran que la encefalopatía hepática es un claro ejemplo de cómo una homeostasis alterada de la microbiota intestinal puede influir y repercutir en las funciones fisiológicas fuera del intestino, con implicaciones en la salud del huésped a nivel de sistemas.

Por tanto, el eje microbiota intestinal-hígado-cerebro parece desempeñar un importante papel regulador en la patogénesis de las enfermedades inflamatorias de bajo grado. Los principales participantes son la microbiota intestinal, sus productos bacterianos (es decir, endotoxinas, amoníaco, etanol, ácidos grasos de cadena corta) y sus interacciones con los receptores que pueden estimular o inhibir las vías de señalización, la barrera intestinal y el sistema inmunitario innato, lo que puede ser beneficioso o perjudicial para la salud del huésped.
Un sistema inmunitario innato en declive

La integridad del microbioma intestinal es un requisito previo para una respuesta inmunitaria eficaz que prevenga la enfermedad. La mayoría de los patógenos intentan invadir a través de la mucosa intestinal. La defensa inicial por parte del sistema inmunitario innato comienza por la membrana de la mucosa, de la que el tracto gastrointestinal es la más grande, caracterizándose por la presencia de tipos especiales de linfocitos (macrófagos, células dendríticas, células asesinas naturales) y productos secretores (IgA secretora) capaces de mantener el estado estable en el intestino.

Los macrófagos y los neutrófilos pueden desencadenar la reparación de los tejidos y el paso a la respuesta inmunitaria adaptativa para activar las células B y T con el fin de desarrollar respuestas específicas de anticuerpos neutralizantes y la memoria de las células B y T. Las interacciones entre las células dendríticas y las células T asesinas naturales y las bacterias pueden contribuir de forma crucial a la respuesta inmunitaria tanto fisiológica como patológica en la mucosa intestinal.

Corman et al. demostraron que una composición alterada de la comunidad microbiana intestinal con síntomas como diarrea y vómitos se asocia a la infección por Adenovirus en primates no humanos. La flora comensal necesaria para un microbioma intestinal sano disminuyó, mientras que los géneros que contienen patógenos como Neisseria aumentaron en abundancia. Aunque este trabajo aún está en desarrollo, diferentes infecciones víricas están relacionadas con alteraciones y trastornos del microbioma intestinal.

Por lo tanto, las enfermedades que afectan a la mucosa intestinal, como la EII, que pueden ser desencadenadas por la dieta y los factores ambientales, son motivo de gran preocupación, y ahora se detectan a niveles rápidamente crecientes en todo el mundo. A menudo es necesario un tratamiento de por vida con fármacos. Además, la digestión y la asimilación de los nutrientes suficientes son deficientes debido a una digestión alterada, calambres frecuentes, diarrea y vómitos.
Contaminación e inflamación

La exposición humana a la contaminación de microplásticos, nanopartículas y otras sustancias tóxicas está aumentando rápidamente. El alcohol perturba el eje intestino-hígado-cerebro en múltiples niveles interconectados, incluidos el microbioma intestinal, la mucosa y la barrera epitelial. La exposición a las sustancias químicas presentes en los ensayos también es un peligro para la salud humana.

Recientemente, los investigadores han encontrado microplásticos en la sangre, los pulmones y las heces. Los microplásticos pueden dañar las células humanas y atravesar la barrera hematoencefálica. Las nanopartículas como el dióxido de titanio pueden causar disbiosis intestinal y mostrar una translocación al sistema nervioso central a través de las vías del ojo al cerebro, lo que puede inducir una neuroinflamación.

Los productos derivados del óxido de grafeno, que pueden formar estructuras complejas con los microplásticos, pueden alterar la barrera intestinal aumentando la capacidad de penetrar en el cuerpo, formar biocorona, extenderse e influir en los procesos fisiológicos que afectan a la integridad de la mucosa intestinal, captando otras sustancias tóxicas que se transportan por la sangre y se almacenan en los tejidos grasos.

Un estudio encontró plásticos similares en las máscaras y en los pulmones de los pacientes. Los investigadores chinos encontraron 1,5 veces más microplásticos en las heces de las personas con EII. Todavía no está claro si los microplásticos causan la EII o agravan la enfermedad. Hay pruebas de que los microplásticos y sus aditivos son obesógenos potenciales.

Un nuevo artículo revisado por expertos ha demostrado que el uso de mascarillas se correlaciona con una mayor tasa de mortalidad, una señal alarmante que se suma a los misteriosos aumentos de enfermedades en los niños.

En el Reino Unido, el mayor aumento de la obesidad y del sobrepeso mórbido se ha producido durante la pandemia. Los niños de familias pobres se ven afectados con el doble de frecuencia. Los responsables de las políticas de salud pública deben preocuparse por los riesgos de que los sistemas inmunitarios alterados amplíen las desigualdades sanitarias.
Nutrición enfocada a reparar la homeostasis del microbioma

El verdadero regulador de la salud y la enfermedad es el sistema inmunitario innato. Desde el inicio de la pandemia, los científicos han advertido de que los cierres y las medidas contra la pandemia podrían provocar un debilitamiento del sistema inmunitario con riesgo de más enfermedades.

La inflación y las drásticas subidas de los precios de la gasolina y los alimentos pueden agravar el eje intestino-hígado-cerebro perturbado, por lo que cabe esperar que pronto haya más enfermedades que afecten a los estudiantes y a los trabajadores. Cada vez es más preocupante la falta de profesionales sanitarios, que provoca largas listas de espera para el diagnóstico y los tratamientos.

Sólo un sistema inmunitario innato eficaz es capaz de prevenir las enfermedades infecciosas y crónicas y funciona para descomponer las sustancias extrañas y tóxicas. Para prevenir los procesos inflamatorios en el cuerpo, debería detenerse la exposición a materiales tóxicos y microplásticos mediante medidas sin efectos fuertes demostrados para prevenir enfermedades infecciosas en todas las edades. Una orientación nutricional centrada en la vitamina D sería un primer paso fácil y barato para restaurar el sistema inmunitario innato y reparar las enfermedades inflamatorias como la EII, las enfermedades hepáticas asociadas a virus y la depresión.
Autor

Carla Peeters
Carla Peeters es fundadora y directora general de COBALA Good Care Feels Better. Se doctoró en Inmunología en la Facultad de Medicina de Utrecht, estudió Ciencias Moleculares en la Universidad e Investigación de Wageningen, y siguió un curso de cuatro años en Educación Científica de Naturaleza Superior con especialización en diagnóstico e investigación de laboratorio médico. Estudió en varias escuelas de negocios, como la London Business School, el INSEAD y la Nyenrode Business School. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.