El verdadero significado del enmascaramiento * Por Robert Freudenthal

El verdadero significado del enmascaramiento * Por Robert Freudenthal

El verdadero significado del enmascaramiento
Por Robert Freudenthal 30 de octubre de 2021

«Mi mascarilla te protege, tu mascarilla me protege» es el mensaje que las autoridades de salud pública del Reino Unido y el gobierno local han estado promoviendo. El mandato de la mascarilla en espacios interiores fue eliminado en Inglaterra el lunes 19 de julio de 2021, pero se mantuvo en Gales y Escocia.

Muchos siguen haciendo campaña para que vuelva el mandato de la mascarilla en Inglaterra, con la creencia de que esta es la herramienta que falta en la estrategia de salud pública de Inglaterra que llevaría a una menor prevalencia de Covid-19 – mientras que se ignora que Escocia y Gales han tenido tasas de casos más altas a pesar del uso continuo de la mascarilla.

La debilidad de las pruebas sobre la eficacia del uso de mascarillas en entornos comunitarios está bien descrita, y sencillamente no hay pruebas suficientes de que el uso de mascarillas, en particular las de tela, sea significativamente eficaz para prevenir la transmisión viral en entornos comunitarios como para respaldar la certeza declarada por el eslogan «Mi mascarilla te protege, tu mascarilla me protege».

Los defensores de este eslogan, a pesar de dar un significado significativo al uso de mascarillas que guarda poca relación con las pruebas científicas subyacentes, han sido aparentemente incapaces de considerar otras formas en las que se puede experimentar el enmascaramiento, más allá de considerar egoístas a aquellos que deciden no usar mascarillas.

Sin embargo, un cambio cultural tan drástico como el de esperar que todos los adultos, y en algunos casos los niños, se cubran la cara, es probable que provoque toda una serie de respuestas, sobre las que puede ser útil reflexionar en un intento de dar sentido a dicho cambio.
El enmascaramiento como herramienta de relación

El enmascaramiento puede actuar como una herramienta a través de la cual se representa una dinámica relacional particular. La naturaleza coercitiva de los mandatos de las máscaras significa que éstas se experimentan como una parte de una relación coercitiva. La relación puede describirse como:

-moralizador vs. necesitado de corrección moral, o

-aplicador vs. aplicado.

Llevar una máscara representa la entrada en una relación de este tipo; y negarse a llevarla es, por tanto, una forma de salir de esta díada.

Esta sensación de imposición o de ser moralizado se agrava cuando nuestra relación con la autoridad y el gobierno es transaccional, y se promulga en función de las desigualdades de poder existentes. Si todos somos ciudadanos que formamos parte de la sociedad, cada uno con perspectivas únicas y diversas, que merecen ser escuchadas y reflexionadas, y el gobierno es sólo un socio dentro de esa sociedad, entonces tal vez algunos miembros evaluarán las pruebas y su riesgo personal, y el riesgo en sus hogares y lugares de trabajo, y tomarán la decisión de usar una mascarilla.

Otros llegarán a una conclusión diferente, tal vez basándose en que las pruebas de su eficacia son débiles y en que el uso de una mascarilla no cambiará significativamente la exposición de uno a lo que ya puede ser un riesgo muy bajo, y entonces decidirán no usar una mascarilla.

Sin embargo, si somos personas en una sociedad con una estructura autoritaria, en la que nuestra capacidad para participar y hacer las cosas que deseamos hacer cada día está condicionada a la aprobación del gobierno, entonces nuestra forma de relacionarnos con las estructuras de poder ya no es la de «estamos todos juntos en la sociedad», sino la de «corrección del comportamiento». En un sistema así, la máscara se convierte en una herramienta para promulgar esa corrección del comportamiento.

En el caso del «ejecutor frente al ejecutor» o del «moralizador frente a la necesidad de corrección moral», el papel de «ejecutor»/»moralizador» puede ser atractivo; al fin y al cabo, ejercer el poder desde una posición de juicio moral ha sido una posición atractiva para el gobierno y para quienes ocupan puestos de liderazgo en las instituciones desde tiempos inmemoriales.

Sin embargo, para los que están al otro lado de estas relaciones -los que experimentan la aplicación de la ley, o son moralizados- es una relación opresiva y asfixiante. En estas circunstancias, quitarse la máscara no es una señal de que «no nos importa», sino que se convierte en una válvula de seguridad y en un pequeño paso para salir de una relación controladora y opresiva.
El enmascaramiento como ataque a nuestra vida en común

El enmascaramiento obligatorio representa una creencia individualista de que la enfermedad y la mala salud podrían desaparecer si todos nos comportáramos de una manera determinada, e ignora los factores estructurales mucho más importantes de la enfermedad, como la desigualdad económica y la pobreza. Sugiere que, en el fondo, las relaciones interpersonales son los verdaderos impulsores de la enfermedad y, por lo tanto, nuestra interconexión y vida relacional, en lugar de ser la esencia misma de nuestra humanidad, se convierten en un riesgo que debe ser gestionado e, idealmente, evitado.

El enmascaramiento emite el mensaje «Yo soy un riesgo de infección. Tú eres un riesgo de infección. Hay que evitarnos. No te acerques. Estoy mejor lejos de ti. Aléjate».

Se trata de un mensaje profundamente aislante e individualista: que nosotros, como seres humanos, debemos considerarnos ante todo un riesgo de infección y que estamos mejor aislados que conectados.

Este tipo de mensajes no sólo no es compatible con las ideas y formas de relacionarse que son necesarias para tener una vida en común, sino que además se basa en la fantasía errónea de que es posible estar aislado y distanciado. Por supuesto que no lo es, por lo que en lugar de estar en relación con, e interdependiente de toda la variedad de formas en que diferentes personas, grupos y servicios, se proporcionan unos a otros, los individuos aislados y distanciados en su lugar se convierten en dependientes del gobierno, junto con un pequeño número de empresas tecnológicas, para satisfacer nuestras necesidades básicas.

Se trata de una organización autoritaria de la sociedad, de manera que nuestra relación principal es con el gobierno y las grandes empresas, en lugar de con los demás, en toda nuestra diversidad, y por lo tanto el enmascaramiento puede representar un ataque y un vaciamiento de nuestras comunidades y nuestra vida comunitaria.
Un enfoque del enmascaramiento basado en el trauma

La atención sanitaria basada en el trauma considera que las experiencias personales de un individuo deben tenerse en cuenta en su interacción con los servicios sanitarios. Por ejemplo, una persona que haya experimentado múltiples relaciones de apego perturbadas en sus primeros años de vida puede tener problemas si se repite el mismo patrón de relaciones cuando accede a los servicios sanitarios.

Por lo tanto, un enfoque basado en el trauma se esforzaría por garantizar la continuidad de la atención para reducir el riesgo de que las relaciones interrumpidas con el personal sanitario reactiven el trauma que puede haberse producido como resultado de las relaciones interrumpidas en la primera infancia.

Sin embargo, la política de enmascaramiento -sobre todo en lo que se refiere al enmascaramiento obligatorio- es cualquier cosa menos informada sobre el trauma. Instruir a las personas de que tienen que cubrirse la cara de una manera determinada, y que si no lo hacen, se están comportando de manera irresponsable e invitando al peligro, y por lo tanto tienen la responsabilidad si hay consecuencias negativas si no se ponen las máscaras, es análogo a la experiencia que tienen algunas personas, en particular las mujeres, de ser instruidas para «cubrirse», con el mensaje de «si no te pones cierta ropa eres inmoral, y estás invitando a la tragedia».

Un enfoque basado en el trauma reconocería que la forma coercitiva y controladora en que se ordena a la gente que se cubra la cara podría causar angustia a las personas que han tenido experiencias negativas de que se les ordene vestirse de cierta manera, y por lo tanto no llevar una máscara es una afirmación de no estar dispuesto a someterse a experiencias retraumatizantes que implican cubrir nuestras caras, y por lo tanto nuestros medios de expresión emocional.
El enmascaramiento como cuestión de accesibilidad

Como muchas de las otras intervenciones que se han puesto en marcha en respuesta a la pandemia, el enmascaramiento exacerba las dificultades a lo largo de las desigualdades existentes. Para quienes no tienen dificultades de comunicación o sensoriales, el enmascaramiento puede no plantear ninguna dificultad particular en la comunicación verbal.

Sin embargo, para aquellos que tienen dificultades sensoriales (por ejemplo, deficiencias auditivas) o que tienen dificultades de comunicación social, como el autismo, o que tienen deficiencias cognitivas, cualquier reducción de la información sensorial hace que la comunicación sea más difícil. Del mismo modo, para las personas que pueden experimentar psicosis paranoicas, un mundo en el que todos llevan máscaras puede servir para agravar esa sensación de paranoia y de estar asustado.

Por lo tanto, las exenciones médicas para que un individuo se enmascare no son suficientes para aumentar la accesibilidad de las personas con dificultades cognitivas o sensoriales, y algunos pueden optar por no llevar máscara para que el entorno social sea más acogedor para quienes tienen necesidades adicionales.
El enmascaramiento como representación del poder médico

La pandemia ha supuesto una ampliación del alcance médico dentro de la sociedad, de tal manera que cada detalle de nuestras vidas relacionales interpersonales ha entrado en el marco de la toma de decisiones médicas, y se ha considerado principalmente en términos de riesgo médico. Ahora existe un complejo sistema de biovigilancia, pasaportes, pruebas y diversos mandatos que rigen todas nuestras vidas. Si la consideración de todos los seres humanos como un riesgo de infección se convierte en el principio organizador de la sociedad, esto representa una hiper-expansión del alcance del sistema médico, que puede ser utilizado como una herramienta de vigilancia y control.

El hecho de que gran parte de la respuesta a la pandemia se haya centrado en intervenciones coercitivas aplicadas a los adultos de bajo riesgo e incluso a los niños de menor riesgo, en lugar de en el desarrollo de la capacidad de los servicios sanitarios y en la lucha contra los factores que impulsan la mortalidad en Covid, como la pobreza y las privaciones, sugiere que este sistema de poder médico tiene tanto que ver con el control y la explotación como con la protección de la salud.

Llevar una mascarilla, por tanto, indica a los demás «consiento este sistema, me considero un riesgo de infección para los demás y deseo que me gobiernen como tal» y, de forma significativa, «invierto en el sistema médico como autoridad para tomar e imponer decisiones a la sociedad independientemente de las salvaguardas democráticas y legales».

En este contexto, elegir no llevar mascarilla puede ser un simple acto de rechazo al poder médico, de afirmación de la realidad de que nuestras vidas son complejas, y nuestras relaciones diversas, y por tanto no consentir en rebajarnos a un riesgo que hay que gestionar, sino afirmar nuestra humanidad y dignidad, y lo más importante, nuestro respeto por nuestros conciudadanos.

Por lo tanto, no llevar una máscara puede ser una declaración de «respeto que todos tenemos relaciones únicas con la salud y con la autoridad, con nuestras propias perspectivas individuales». Tengo curiosidad por saber lo que piensas, y no te veo como un riesgo que hay que gestionar, sino como un ciudadano igual con el que tengo el privilegio de compartir el mundo».

Nuestra respuesta a la pandemia será tan variada como el número de seres humanos que la vivan, y todos atribuiremos nuestro propio significado a las diversas experiencias y símbolos que han surgido durante la pandemia. Ciertamente, la brecha que existe entre los eslóganes aprobados por el gobierno de «Tu máscara me protege, mi máscara te protege» y la fuerza real de la evidencia de la eficacia del uso de la máscara en la reducción de la transmisión viral ha dado un amplio espacio para que aquellos atraídos por una posición moralizante apliquen todo tipo de significado adicional al uso de una máscara.

Sin embargo, hay que resistirse a la invocación del sistema legal y de otras funciones coercitivas del Estado para imponer a los demás un conjunto de significados y una comprensión de los comportamientos sanitarios. Todos debemos vivir juntos en este mundo y en nuestra sociedad y, por lo tanto, debemos escuchar y estar abiertos a diferentes perspectivas; sin embargo, esto sólo es posible cuando se elimina la amenaza de los mandatos de las máscaras y otras herramientas de coerción.
Autor

Robert Freudenthal
Robert Freudenthal es psiquiatra en los servicios de salud mental del NHS de Londres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.