La anatomía del alcance político de las grandes farmacéuticas

La anatomía del alcance político de las grandes farmacéuticas

La anatomía del alcance político de las grandes farmacéuticas
Por Rebecca Strong 8 de abril de 2022

Tras licenciarse en ingeniería química en la Universidad de Columbia, mi abuelo pasó a trabajar para Pfizer durante casi dos décadas, culminando su carrera como Director Global de Nuevos Productos de la empresa.

Me sentía bastante orgulloso de este hecho mientras crecía: tenía la sensación de que esta figura paterna, que me crió durante varios años de mi infancia, había desempeñado de algún modo un papel en la salvación de vidas. Pero en los últimos años, mi perspectiva sobre Pfizer -y otras empresas de su clase- ha cambiado. La culpa la tiene la insidiosa corrupción de las grandes farmacéuticas que han puesto al descubierto los denunciantes en los últimos años. La culpa es de la interminable cadena de demandas de las grandes farmacéuticas que revelan fraudes, engaños y encubrimientos. Culpa del hecho de que he sido testigo de cómo algunos de sus medicamentos más rentables han arruinado la vida de los que más quiero. Todo lo que sé es que ese orgullo que una vez sentí se ha visto eclipsado por un escepticismo pegajoso del que no puedo desprenderme.

En 1973, mi abuelo y sus colegas celebraron que Pfizer había superado un hito: la marca de mil millones de dólares en ventas. En la actualidad, Pfizer ingresa 81.000 millones de dólares al año, lo que la convierte en la 28ª empresa más valiosa del mundo. Johnson & Johnson ocupa el puesto 15, con 93.770 millones de dólares. Para poner las cosas en perspectiva, eso hace que dichas empresas sean más ricas que la mayoría de los países del mundo. Y gracias a esos astronómicos márgenes de beneficio, la industria farmacéutica y de productos sanitarios puede gastar más en grupos de presión que cualquier otra industria de Estados Unidos.

Aunque el cabildeo de las grandes farmacéuticas puede adoptar diversas formas, estas empresas tienden a dirigir sus contribuciones a los legisladores de mayor rango en el Congreso, ya sabes, los que necesitan mantener en su rincón, porque tienen el poder de redactar las leyes sanitarias. Pfizer ha gastado más que sus colegas en seis de los últimos ocho ciclos electorales, desembolsando casi 9,7 millones de dólares. Durante las elecciones de 2016, las empresas farmacéuticas dieron más de 7 millones de dólares a 97 senadores, con una media de 75.000 dólares por miembro. También contribuyeron con 6,3 millones de dólares a la campaña del presidente Joe Biden para 2020. La pregunta es: ¿qué obtuvieron las grandes farmacéuticas a cambio?
La influencia extraoficial de ALEC

Para comprender realmente el poder de las grandes farmacéuticas, hay que entender cómo funciona el Consejo de Intercambio Legislativo Americano (ALEC). ALEC, que fue fundado en 1973 por activistas conservadores que trabajaban en la campaña de Ronald Reagan, es una operación supersecreta de pago en la que los grupos de presión empresariales -incluidos los del sector farmacéutico- celebran reuniones confidenciales sobre proyectos de ley «modelo». Una gran parte de estos proyectos de ley acaba siendo aprobada y se convierte en ley.

Un resumen de los mayores éxitos de ALEC te dirá todo lo que necesitas saber sobre los motivos y las prioridades del consejo. En 1995, ALEC promovió un proyecto de ley que restringe el derecho de los consumidores a demandar por daños y perjuicios derivados de la toma de un determinado medicamento. También respaldaron la Ley de Reducción de la Prescripción, que ponía un límite de tiempo al momento en que alguien podía demandar tras una lesión o muerte provocada por un medicamento. A lo largo de los años, ALEC ha promovido muchos otros proyectos de ley favorables a las farmacéuticas que: debilitarían la supervisión de la FDA de los nuevos medicamentos y terapias, limitarían la autoridad de la FDA sobre la publicidad de los medicamentos y se opondrían a la regulación de los incentivos financieros para que los médicos prescriban determinados medicamentos. Pero lo que hace que estas colaboraciones de ALEC sean especialmente problemáticas es que hay poca transparencia: todo esto ocurre a puerta cerrada. Los líderes del Congreso y otros miembros del comité que participan en ALEC no están obligados a publicar ningún registro de sus reuniones y otras comunicaciones con los grupos de presión farmacéuticos, y la lista de miembros de ALEC es completamente confidencial. Lo único que sabemos es que en 2020, más de dos tercios del Congreso -72 senadores y 302 miembros de la Cámara de Representantes- cobraron un cheque de campaña de una empresa farmacéutica.
Las grandes farmacéuticas financian la investigación

El público suele confiar en el respaldo de las agencias gubernamentales para decidir si un nuevo medicamento, vacuna o dispositivo médico es seguro y eficaz. Y esas agencias, como la FDA, cuentan con la investigación clínica. Como ya se ha establecido, las grandes farmacéuticas tienen fama de enganchar a influyentes funcionarios del gobierno. He aquí otra verdad aleccionadora: la mayor parte de la investigación científica está pagada por las empresas farmacéuticas.

Cuando el New England Journal of Medicine (NEJM) publicó 73 estudios sobre nuevos medicamentos en el transcurso de un solo año, descubrió que un asombroso 82% de ellos había sido financiado por la empresa farmacéutica que vendía el producto, el 68% tenía autores que eran empleados de esa empresa y el 50% tenía investigadores principales que aceptaban dinero de una empresa farmacéutica. Según una investigación realizada en 2013 en la Facultad de Derecho de la Universidad de Arizona, incluso cuando las empresas farmacéuticas no financian directamente la investigación, los accionistas, consultores, directores y funcionarios de la empresa casi siempre participan en su realización. Un informe de 2017 de la revista revisada por pares The BMJ también mostró que aproximadamente la mitad de los editores de revistas médicas reciben pagos de las empresas farmacéuticas, y el pago medio por editor ronda los 28.000 dólares. Pero estas estadísticas sólo son exactas si los investigadores y editores son transparentes en cuanto a los pagos de las farmacéuticas. Y un análisis de investigación de 2022 de dos de las revistas médicas más influyentes descubrió que el 81% de los autores de estudios no revelaron los millones de pagos de las empresas farmacéuticas, como están obligados a hacer.

Desgraciadamente, esta tendencia no muestra signos de desaceleración. El número de ensayos clínicos financiados por la industria farmacéutica ha aumentado cada año desde 2006, según un informe de la Universidad John Hopkins, mientras que los estudios independientes han sido más difíciles de encontrar. Y estos conflictos de intereses tienen graves consecuencias. Por ejemplo, Avandia, un medicamento para la diabetes producido por GlaxoSmithCline (GSK). Avandia acabó relacionándose con un aumento espectacular del riesgo de ataques cardíacos e insuficiencia cardíaca. Y un informe del BMJ reveló que casi el 90% de los científicos que inicialmente escribieron artículos elogiosos sobre Avandia tenían vínculos financieros con GSK.

Pero aquí está la parte desconcertante: si la industria farmacéutica consigue sesgar la ciencia, eso significa que los médicos que se basan en la ciencia están sesgados en sus decisiones de prescripción.

Donde las líneas se vuelven realmente borrosas es con la «escritura fantasma». Los ejecutivos de las grandes farmacéuticas saben que es mucho más probable que los ciudadanos confíen en un informe escrito por un médico certificado que por uno de sus representantes. Por eso pagan a los médicos para que figuren como autores, aunque los médicos hayan participado poco o nada en la investigación y el informe haya sido escrito por la empresa farmacéutica. Esta práctica se inició en los años 50 y 60, cuando los ejecutivos de las tabacaleras querían demostrar que los cigarrillos no causaban cáncer (alerta de spoiler: ¡lo hacen!), así que encargaron a los médicos que pusieran su nombre en los documentos que socavaban los riesgos del tabaquismo.

Sigue siendo una táctica bastante común hoy en día: más de uno de cada 10 artículos publicados en el NEJM fue coescrito por un escritor fantasma. Aunque un porcentaje muy pequeño de revistas médicas tienen políticas claras contra la escritura fantasma, sigue siendo técnicamente legal, a pesar de que las consecuencias pueden ser mortales.

Un ejemplo: a finales de los 90 y principios de la década de 2000, Merck pagó 73 artículos escritos por fantasmas para que destacaran las ventajas de su medicamento contra la artritis, Vioxx. Más tarde se reveló que Merck no informó de todos los infartos sufridos por los participantes en los ensayos. De hecho, un estudio publicado en el NEJM reveló que se calcula que 160.000 estadounidenses sufrieron infartos o derrames cerebrales por tomar Vioxx. Esa investigación fue realizada por el Dr. David Graham, Director Asociado de la Oficina de Seguridad de los Medicamentos de la FDA, quien, comprensiblemente, concluyó que el medicamento no era seguro. Pero la Oficina de Nuevos Fármacos de la FDA, que no sólo fue responsable de aprobar inicialmente el Vioxx, sino también de regularlo, intentó esconder sus conclusiones bajo la alfombra.

«Se me presionó para que cambiara mis conclusiones y recomendaciones, y básicamente se me amenazó con que si no las cambiaba, no se me permitiría presentar el trabajo en la conferencia», escribió en su testimonio sobre el Vioxx en el Senado de EE.UU. en 2004. «Un responsable de Seguridad de Medicamentos recomendó que se me prohibiera presentar el póster en la reunión».

Finalmente, la FDA emitió un aviso de salud pública sobre el Vioxx y Merck retiró este producto. Pero fue un poco tarde para las repercusiones: 38.000 de los consumidores de Vioxx que sufrieron ataques cardíacos ya habían muerto. Graham calificó este hecho de «profundo fracaso normativo», y añadió que las normas científicas que la FDA aplica a la seguridad de los medicamentos «garantizan que los fármacos inseguros y mortales sigan en el mercado estadounidense».

Esto no debería sorprender, pero las investigaciones también han demostrado repetidamente que es más probable que un documento redactado por una empresa farmacéutica destaque los beneficios de un medicamento, vacuna o dispositivo y reste importancia a los peligros. (Si quieres saber más sobre esta práctica, una antigua escritora fantasma expone todas las razones éticas por las que dejó este trabajo en un informe de PLOS Medicine). Aunque los efectos adversos de los medicamentos aparecen en el 95% de las investigaciones clínicas, sólo el 46% de los informes publicados los revelan. Por supuesto, todo esto suele acabar engañando a los médicos para que piensen que un medicamento es más seguro de lo que realmente es.
La influencia de las grandes farmacéuticas sobre los médicos

Las empresas farmacéuticas no sólo pagan a los editores y autores de las revistas médicas para que sus productos parezcan buenos. Hay una larga y sórdida historia de empresas farmacéuticas que incentivan a los médicos para que receten sus productos mediante recompensas económicas. Por ejemplo, Pfizer y AstraZeneca repartieron un total de 100 millones de dólares a los médicos en 2018, y algunos ganaron entre 6 y 29 millones de dólares en un año. Y las investigaciones han demostrado que esta estrategia funciona: cuando los médicos aceptan estos regalos y pagos, es mucho más probable que receten los medicamentos de esas empresas. Pensemos en Novartis: la empresa gastó más de 100 millones de dólares en pagar las extravagantes comidas de los médicos, sus salidas a jugar al golf y otras cosas, al tiempo que les proporcionaba un generoso programa de comisiones ilegales que les hacía más ricos cada vez que prescribían determinados medicamentos para la presión arterial y la diabetes.

Nota al margen: el portal Open Payments contiene una pequeña e ingeniosa base de datos en la que puedes averiguar si alguno de tus propios médicos recibió dinero de las compañías farmacéuticas. Sabiendo que a mi madre le recetaron una lista de medicamentos después de un accidente de coche casi mortal, sentí curiosidad, así que hice una rápida búsqueda de sus proveedores. Mientras que su médico de cabecera sólo recibía una modesta cantidad de Pfizer y AstraZeneca, su anterior psiquiatra -que le recetó un cóctel de medicamentos contraindicados sin tratarla en persona- cobraba pagos de cuatro dígitos de las empresas farmacéuticas. Y su especialista en el tratamiento del dolor, que le recetó dosis asombrosas de analgésicos opiáceos durante más de 20 años (mucho más tiempo que la pauta de seguridad de 5 días), ganaba miles de dólares de Purdue Pharma, alias el capo de la crisis de los opiáceos.

Purdue es ahora tristemente célebre por su agresiva campaña de OxyContin en los años 90. En aquella época, la empresa lo presentaba como una droga maravillosa no adictiva para los que sufrían dolor. Los correos electrónicos internos muestran que los representantes de ventas de Pursue tenían instrucciones de «vender, vender, vender» el OxyContin, y cuanto más conseguían vender, más se les recompensaba con ascensos y bonificaciones. Con lo que estaba en juego, estos representantes no se detuvieron ante nada para conseguir que los médicos estuvieran a bordo, llegando incluso a enviar cajas de donuts con la palabra «OxyContin» a los médicos no convencidos. Purdue había dado con el sistema perfecto para generar toneladas de beneficios, a costa del dolor ajeno.

La documentación demostró más tarde que Purdue no sólo era consciente de que era altamente adictivo y de que mucha gente abusaba de él, sino que también animaba a los médicos a seguir recetando dosis cada vez más altas (y les enviaba lujosas vacaciones para motivarles). En su testimonio ante el Congreso, el ejecutivo de Purdue, Paul Goldenheim, se hizo el remolón respecto a la adicción al OxyContin y las tasas de sobredosis, pero los correos electrónicos que salieron a la luz más tarde demostraron que pidió a sus colegas que eliminaran toda mención a la adicción de su correspondencia sobre el fármaco. Incluso después de que se demostrara en los tribunales que Purdue comercializaba fraudulentamente el OxyContin ocultando su naturaleza adictiva, nadie de la empresa pasó un solo día entre rejas. En su lugar, la empresa recibió un tirón de orejas y una multa de 600 millones de dólares por un delito menor, el equivalente a una multa por exceso de velocidad en comparación con los 9.000 millones de dólares que ganaron con el OxyContin hasta 2006. Mientras tanto, gracias a la imprudencia de Purdue, más de 247.000 personas murieron por sobredosis de opioides con receta entre 1999 y 2009. Y eso sin contar con todas las personas que murieron por sobredosis de heroína una vez que el OxyContin dejó de estar a su alcance. Los NIH informan de que el 80% de las personas que consumen heroína empezaron consumiendo opiáceos con receta.

La ex representante de ventas Carol Panara me dijo en una entrevista que, cuando recuerda su época en Purdue, todo le parece un «mal sueño». Panara empezó a trabajar para Purdue en 2008, un año después de que la empresa se declarara culpable de cargos de «marca falsa» para OxyContin. En ese momento, Purdue estaba «reagrupándose y expandiéndose», dice Panara, y para ello había desarrollado un nuevo e inteligente enfoque para ganar dinero con el OxyContin: los representantes de ventas se dirigían ahora a los médicos generales y de familia, en lugar de limitarse a los especialistas en el tratamiento del dolor. Además, Purdue no tardó en introducir tres nuevas dosis de OxyContin: 15, 30 y 60 miligramos, creando incrementos más pequeños que, según Panara, pretendían que los médicos se sintieran más cómodos aumentando las dosis de sus pacientes. Según Panara, existían clasificaciones internas de la empresa para los representantes de ventas basadas en el número de recetas de cada potencia de OxyContin en su territorio.

«Lo hacían a escondidas», dijo. «Su plan era entrar y vender a estos médicos la idea de empezar con 10 miligramos, que es muy baja, sabiendo perfectamente que una vez que empiecen por ese camino, eso es todo lo que necesitan. Porque con el tiempo, van a crear una tolerancia y necesitarán una dosis mayor».

De vez en cuando, los médicos expresaban su preocupación por si un paciente se volvía adicto, pero Purdue ya había desarrollado una forma de evitarlo. A los representantes de ventas como Panara se les enseñó a tranquilizar a esos médicos diciéndoles que alguien con dolor podía experimentar síntomas similares a los de la adicción, llamados «pseudoadicción», pero que eso no significaba que fuera realmente adicto. No hay ninguna prueba científica que apoye que este concepto sea legítimo, por supuesto. ¿Pero lo más inquietante? Los representantes fueron entrenados para decir a los médicos que la «pseudoadicción» indicaba que el dolor del paciente no se estaba tratando lo suficientemente bien, y que la solución era simplemente recetar una dosis mayor de OxyContin.

Panara dejó finalmente Purdue en 2013. Uno de los puntos de ruptura fue cuando dos farmacias de su territorio fueron asaltadas a punta de pistola específicamente por OxyContin. En 2020, Purdue se declaró culpable de tres cargos penales en un acuerdo de 8.300 millones de dólares, pero la empresa está ahora bajo protección judicial tras declararse en quiebra. A pesar de todo el daño que se ha hecho, las políticas de la FDA para aprobar los opioides siguen siendo esencialmente las mismas.

Probablemente Purdue no habría podido conseguirlo si no fuera por un examinador de la FDA llamado Curtis Wright, y su ayudante Douglas Kramer. Mientras Purdue perseguía el sello de aprobación de Wright para el OxyContin, Wright adoptó un enfoque totalmente impreciso para su solicitud, dando instrucciones a la empresa para que enviara los documentos a su oficina en casa en lugar de a la FDA, y reclutando a empleados de Purdue para que le ayudaran a revisar las pruebas sobre la seguridad del fármaco. La Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos exige que la FDA tenga acceso a al menos dos ensayos controlados aleatorios antes de considerar que un medicamento es seguro y eficaz, pero en el caso del OxyContin, se aprobó con los datos de un mísero estudio de dos semanas, nada menos que en pacientes con osteoartritis.

Cuando tanto Wright como Kramer dejaron la FDA, pasaron a trabajar nada menos que para (redoble de tambores, por favor) Purdue, y Wright ganó el triple de su salario en la FDA. Por cierto, éste es sólo un ejemplo de la relación notoriamente incestuosa de la FDA con las grandes farmacéuticas, a menudo denominada «la puerta giratoria». De hecho, un informe de Science de 2018 reveló que 11 de los 16 revisores de la FDA acabaron en las mismas empresas para las que habían regulado productos.

Mientras realizaba una investigación independiente, el autor de «El imperio del dolor» y columnista del New Yorker, Patrick Radden Keefe, intentó acceder a la documentación de las comunicaciones de Wright con Purdue durante el proceso de aprobación del OxyContin.

«La FDA volvió y dijo: ‘Oh, es lo más extraño, pero no tenemos nada. Todo se ha perdido o se ha destruido'», dijo Keefe a Fortune en una entrevista. «Pero no es sólo la FDA. Es el Congreso, es el Departamento de Justicia, es gran parte del estamento médico… la gran cantidad de dinero implicada, creo, ha hecho que muchos de los controles que deberían existir en la sociedad no sólo para lograr la justicia, sino también para protegernos como consumidores, no estuvieran ahí porque habían sido cooptados.»

Puede que las grandes farmacéuticas tengan la culpa de haber creado los opioides que han causado esta catástrofe de salud pública, pero la FDA merece el mismo escrutinio, porque sus innumerables fallos también han contribuido a permitirla. Y muchos de esos fallos más recientes se produjeron bajo la supervisión de la Dra. Janet Woodcock. Woodcock fue nombrada comisionada en funciones de la FDA apenas unas horas después de que Joe Biden fuera investido presidente. Habría sido una elección lógica, al ser una veterana de la FDA con 35 años de experiencia, pero también es imposible olvidar que desempeñó un papel estelar en la perpetuación de la epidemia de opioides por parte de la FDA. También es conocida por anular a sus propios asesores científicos cuando votan en contra de la aprobación de un medicamento.

Woodcock no sólo aprobó el OxyContin para niños de tan sólo 11 años, sino que también dio luz verde a otros fármacos opiáceos de liberación prolongada muy controvertidos para el dolor, sin pruebas suficientes de seguridad o eficacia. Uno de ellos fue Zohydro: en 2011, el comité asesor de la FDA votó 11:2 en contra de su aprobación debido a las preocupaciones de seguridad sobre su uso inadecuado, pero Woodcock siguió adelante y lo impulsó de todos modos. Bajo la supervisión de Woodcock, la FDA también aprobó el Opana, que es dos veces más potente que el OxyContin, para luego rogar al fabricante del medicamento que lo retirara del mercado 10 años después debido al «abuso y la manipulación». Y luego estaba el Dsuvia, un potente analgésico 1.000 veces más fuerte que la morfina y 10 veces más potente que el fentanilo. Según el jefe de uno de los comités asesores de la FDA, el ejército estadounidense había ayudado a desarrollar este fármaco en particular, y Woodcock dijo que había «presiones del Pentágono» para que se aprobara. El FBI, los congresistas, los defensores de la salud pública y los expertos en seguridad de los pacientes pusieron en duda esta decisión, señalando que con los cientos de opiáceos que ya hay en el mercado no es necesario otro, especialmente uno que conlleva riesgos tan elevados.

Recientemente, Woodcock fue el director terapéutico de la Operación Warp Speed, supervisando el desarrollo de la vacuna COVID-19.
Demandas, escándalos y encubrimientos de las grandes farmacéuticas

Aunque la locura del OxyContin es, sin duda, uno de los ejemplos más destacados del engaño de las grandes farmacéuticas, hay docenas de otras historias como ésta. He aquí algunas de las más destacadas:

En la década de 1980, Bayer siguió vendiendo productos para la coagulación de la sangre a países del tercer mundo, a pesar de que era plenamente consciente de que esos productos estaban contaminados con el VIH. ¿El motivo? La «inversión financiera en el producto se consideraba demasiado alta para destruir el inventario». Como era de esperar, unos 20.000 de los hemofílicos a los que se les infundió estos productos contaminados dieron positivo en las pruebas del VIH y acabaron desarrollando el SIDA, y muchos murieron posteriormente por esta causa.

En 2004, Johnson & Johnson fue abofeteada con una serie de demandas por promover ilegalmente el uso de su medicamento para la acidez estomacal Propulsid para niños, a pesar de los correos electrónicos internos de la empresa que confirmaban importantes problemas de seguridad (como muertes durante los ensayos del medicamento). La documentación de las demandas demostró que nunca se publicaron docenas de estudios patrocinados por Johnson & Johnson que destacaban los riesgos de este medicamento.

La FDA estima que Avandia de GSK causó 83.000 infartos entre 1999 y 2007. Los documentos internos de GSK demuestran que cuando empezaron a estudiar los efectos del fármaco, ya en 1999, descubrieron que causaba un mayor riesgo de ataques cardíacos que un fármaco similar al que debía sustituir. En lugar de publicar estos hallazgos, pasaron una década ocultándolos ilegalmente (y mientras tanto, acumulando 3.200 millones de dólares anuales por este medicamento en 2006). Por último, un estudio del New England Journal of Medicines de 2007 vinculó a Avandia con un aumento del 43% del riesgo de ataques cardíacos y un 64% del riesgo de muerte por enfermedad cardíaca. Avandia sigue estando aprobado por la FDA y disponible en EE.UU.

En 2009, Pfizer se vio obligada a pagar 2.300 millones de dólares, el mayor acuerdo por fraude sanitario de la historia en ese momento, por pagar comisiones ilegales a los médicos y promover usos no autorizados de sus medicamentos. En concreto, un antiguo empleado reveló que se animó e incentivó a los representantes de Pfizer a vender Bextra y otros 12 medicamentos para afecciones para las que nunca fueron aprobados por la FDA, y en dosis hasta ocho veces superiores a las recomendadas. «Se esperaba que aumentara los beneficios a toda costa, incluso cuando las ventas significaban poner en peligro vidas», dijo el denunciante.

Cuando se descubrió que AstraZeneca promocionaba el medicamento antipsicótico Seroquel para usos que no estaban aprobados por la FDA como seguros y eficaces, la empresa recibió una multa de 520 millones de dólares en 2010. Durante años, AstraZeneca había animado a psiquiatras y otros médicos a recetar Seroquel para una amplia gama de afecciones aparentemente no relacionadas, como la enfermedad de Alzheimer, el control de la ira, el TDAH, la demencia, el trastorno de estrés postraumático y el insomnio. AstraZeneca también infringió la Ley Federal Antisoborno al pagar a los médicos para que difundieran estos usos no aprobados de Seroquel mediante conferencias promocionales y mientras viajaban a lugares de vacaciones.

En 2012, GSK pagó una multa de 3.000 millones de dólares por sobornar a médicos haciéndoles viajar a ellos y a sus cónyuges a complejos turísticos de cinco estrellas, y por promocionar ilegalmente medicamentos para usos no autorizados. Y lo que es peor: GSK ocultó los resultados de los ensayos clínicos que mostraban que su antidepresivo Paxil no sólo no funciona en adolescentes y niños, sino que, lo que es más alarmante, puede aumentar la probabilidad de pensamientos suicidas en este grupo. Un memorando interno de GSK de 1998 reveló que la empresa ocultó intencionadamente estos datos para minimizar cualquier «posible impacto comercial negativo».

En 2021, una exrepresentante de ventas de AstraZeneca demandó a su antigua empresa, alegando que la habían despedido por negarse a promocionar medicamentos para usos que no estaban aprobados por la FDA. La empleada alega que, en múltiples ocasiones, expresó a su jefe su preocupación por la información «engañosa» que no contaba con suficiente apoyo de la investigación médica, y por las promociones no autorizadas de ciertos medicamentos. Al parecer, su supervisor no sólo ignoró estas preocupaciones, sino que la presionó para que aprobara declaraciones con las que no estaba de acuerdo y la amenazó con retirarla de los puestos regionales y nacionales si no cumplía. Según la demandante, se perdió un aumento de sueldo y una prima porque se negó a incumplir la ley.

A principios de 2022, una sala del Tribunal de Apelación del Distrito de Columbia reinstauró una demanda contra Pfizer, AstraZeneca, Johnson & Johnson, Roche y GE Healthcare, en la que se alega que ayudaron a financiar atentados terroristas contra miembros del servicio de EE.UU. y otros estadounidenses en Irak. La demanda alega que, entre 2005 y 2011, estas empresas ofrecieron regularmente sobornos (incluidos medicamentos y dispositivos médicos gratuitos) por un total de millones de dólares al año al Ministerio de Sanidad de Irak para conseguir contratos de medicamentos. Estos pagos corruptos financiaron después, supuestamente, armas y entrenamiento para el Ejército del Mahdi, que hasta 2008 se consideraba en gran medida uno de los grupos más peligrosos de Irak.

Otro factor especialmente preocupante es que las empresas farmacéuticas están realizando un número cada vez mayor de ensayos clínicos en países del tercer mundo, donde la gente puede estar menos educada, y también hay muchas menos normas de seguridad. Los ensayos experimentales de Pfizer en 1996 con Trovan en niños nigerianos con meningitis -sin consentimiento informado- son sólo un ejemplo nauseabundo. Cuando un antiguo director médico de la división central de investigación de Pfizer advirtió a la empresa, tanto antes como después del estudio, que sus métodos en este ensayo eran «inadecuados e inseguros», fue despedido inmediatamente. Las familias de los niños nigerianos que murieron o quedaron ciegos, con daños cerebrales o paralizados tras el estudio demandaron a Pfizer, y la empresa llegó finalmente a un acuerdo extrajudicial. En 1998, la FDA aprobó Trovan sólo para adultos. Más tarde, el fármaco se prohibió en los mercados europeos debido a los informes sobre enfermedades hepáticas mortales y se restringió a la atención estrictamente de emergencia en EE.UU. Pfizer sigue negando cualquier infracción.

Pero todo esto es sólo la punta del iceberg. Si quieres sumergirte un poco más en la madriguera del conejo -y te advierto que es profunda-, una rápida búsqueda en Google de «demandas de las grandes farmacéuticas» revelará el oscuro historial de sobornos, deshonestidad y fraude de la industria.

De hecho, las grandes farmacéuticas resultan ser las mayores defraudadoras del gobierno federal en lo que respecta a la Ley de Reclamaciones Falsas, también conocida como la «Ley Lincoln». Durante nuestra entrevista, Panara me dijo que tiene amigos que todavía trabajan para las grandes farmacéuticas y que estarían dispuestos a hablar de las actividades deshonestas que han observado, pero que tienen demasiado miedo de que la industria los incluya en su lista negra. Una nueva propuesta de actualización de la Ley de Reclamaciones Falsas ayudaría a proteger y apoyar a los denunciantes en sus esfuerzos por responsabilizar a las empresas farmacéuticas, ayudando a evitar ese tipo de represalias y haciendo más difícil que las empresas acusadas desestimen estos casos. No debería sorprender que Pfizer, AstraZeneca, Merck y un grupo de otras grandes empresas farmacéuticas estén presionando para bloquear la actualización. Naturalmente, no querrían facilitar a los ex empleados la exposición de sus fechorías, lo que podría costarles miles de millones más en multas.

Algo que hay que tener en cuenta: se trata de las mismas personas que produjeron, comercializaron y se están beneficiando de las vacunas COVID-19. Las mismas personas que manipulan la investigación, pagan a los responsables de la toma de decisiones para impulsar sus medicamentos, encubren los resultados negativos de la investigación para evitar pérdidas económicas y ponen a sabiendas a ciudadanos inocentes en peligro. La misma gente que dijo a Estados Unidos: «¡Toma todo el OxyContin que quieras a todas horas! Es muy seguro y no crea adicción». (mientras se reían hasta el banco).

Así que pregúntate lo siguiente: si una pareja, un amigo o un familiar te mintiera repetidamente -y no sólo pequeñas mentiras blancas, sino grandes mentiras que ponen en peligro tu salud y tu seguridad-, ¿seguirías confiando en ellos?
Apoyando a los cuatro grandes: La Gran Farmacia y la FDA, la OMS, los NIH y los CDC

Sé lo que estás pensando. Las grandes farmacéuticas son amorales y los deslices devastadores de la FDA son una docena, una noticia vieja. Pero ¿qué pasa con las agencias y organizaciones como los Institutos Nacionales de Salud (NIH), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC)? ¿No tienen la obligación de proporcionar una orientación imparcial para proteger a los ciudadanos? No te preocupes, lo estoy consiguiendo.

La orientación de la OMS tiene una influencia innegable en todo el mundo. Durante la mayor parte de la historia de esta organización, que se remonta a 1948, no podía recibir donaciones de empresas farmacéuticas, sólo de los Estados miembros. Pero eso cambió en 2005, cuando la OMS actualizó su política financiera para permitir la entrada de dinero privado en su sistema. Desde entonces, la OMS ha aceptado muchas contribuciones financieras de las grandes farmacéuticas. De hecho, hoy en día sólo está financiada en un 20% por los estados miembros, con un enorme 80% de financiación procedente de donantes privados. Por ejemplo, la Fundación Bill y Melinda Gates (BMGF) es ahora uno de sus principales contribuyentes, aportando hasta el 13% de sus fondos, unos 250-300 millones de dólares al año. Actualmente, la BMGF aporta más donaciones a la OMS que todo Estados Unidos.

El Dr. Arata Kochi, antiguo jefe del programa de malaria de la OMS, expresó su preocupación a la directora general, la Dra. Margaret Chan, en 2007, por el hecho de que aceptar el dinero del BMGF podría tener «consecuencias de gran alcance, en gran parte no intencionadas», como «sofocar la diversidad de opiniones entre los científicos».

«Lo que más preocupa es que la Fundación Gates no sea totalmente transparente ni rinda cuentas», dijo a Devex en una entrevista Lawrence Gostin, director del Centro Colaborador de la OMS sobre Derecho Sanitario Nacional y Global. «Al ejercer tal influencia, podría dirigir las prioridades de la OMS… Permitiría a un solo filántropo rico establecer la agenda sanitaria mundial».

Echa un vistazo a la lista de donantes de la OMS y encontrarás otros nombres conocidos como AstraZeneca, Bayer, Pfizer, Johnson & Johnson y Merck.

Parece que el NIH tiene el mismo problema. El periodista científico Paul Thacker, que anteriormente examinó los vínculos financieros entre los médicos y las empresas farmacéuticas como investigador principal del Comité del Senado de los Estados Unidos, escribió en The Washington Post que este organismo «a menudo ignoraba» conflictos de intereses muy «evidentes». También afirmó que «sus vínculos con la industria se remontan a décadas». En 2018, se descubrió que un estudio sobre el consumo de alcohol de 100 millones de dólares dirigido por científicos de los NIH estaba financiado en su mayor parte por empresas de cerveza y licores. Los correos electrónicos demostraron que los investigadores de los NIH estaban en contacto frecuente con esas empresas mientras diseñaban el estudio -que, aquí hay una sorpresa- tenía como objetivo destacar los beneficios y no los riesgos del consumo moderado de alcohol. Así pues, los NIH tuvieron que desechar finalmente el ensayo.

Y luego está el CDC. Antes, esta agencia no podía aceptar contribuciones de empresas farmacéuticas, pero en 1992 encontraron un resquicio legal: la nueva legislación aprobada por el Congreso les permitió aceptar financiación privada a través de una organización sin ánimo de lucro llamada Fundación CDC. Sólo entre 2014 y 2018, la Fundación CDC recibió 79,6 millones de dólares de empresas como Pfizer, Biogen y Merck.

Por supuesto, si una empresa farmacéutica quiere que se apruebe un fármaco, una vacuna u otro producto, tiene que arrimar el hombro a la FDA. Eso explica por qué en 2017 las empresas farmacéuticas pagaron la friolera del 75% de los presupuestos de revisión científica de la FDA, frente al 27% de 1993. No siempre fue así. Pero en 1992, una ley del Congreso cambió el flujo de financiación de la FDA, haciendo que las empresas farmacéuticas pagaran «tasas de usuario», que ayudan a la FDA a acelerar el proceso de aprobación de sus medicamentos.

Una investigación de Science de 2018 descubrió que 40 de los 107 médicos asesores de los comités de la FDA recibían más de 10.000 dólares de las grandes empresas farmacéuticas que intentaban que se aprobaran sus fármacos, y algunos llegaban a depositar hasta 1 millón de dólares o más. La FDA afirma que tiene un sistema que funciona bien para identificar y prevenir estos posibles conflictos de intereses. Desgraciadamente, su sistema sólo funciona para detectar los pagos antes de que se reúnan los paneles consultivos, y la investigación de Science demostró que muchos miembros de los paneles de la FDA reciben sus pagos a posteriori. Es algo así como «tú me rascas la espalda ahora, y yo te la rascaré cuando consiga lo que quiero»: las empresas farmacéuticas prometen a los empleados de la FDA una futura bonificación en función de que las cosas salgan como ellos quieren.

He aquí por qué esta dinámica resulta problemática: una investigación del año 2000 reveló que cuando la FDA aprobó la vacuna contra el rotavirus en 1998, no hizo exactamente su debida diligencia. Probablemente eso tuvo que ver con el hecho de que los miembros del comité tenían vínculos financieros con el fabricante, Merck: muchos poseían decenas de miles de dólares en acciones de la empresa, o incluso eran titulares de patentes sobre la propia vacuna. Más tarde, el Sistema de Notificación de Acontecimientos Adversos reveló que la vacuna provocaba graves obstrucciones intestinales en algunos niños, y finalmente fue retirada del mercado estadounidense en octubre de 1999.

Luego, en junio de 2021, la FDA hizo caso omiso de las preocupaciones planteadas por su propio comité asesor científico para aprobar el medicamento de Biogen contra el Alzheimer, Aduhelm, una medida ampliamente criticada por los médicos. El fármaco no sólo mostró muy poca eficacia, sino también efectos secundarios potencialmente graves, como hemorragias e inflamaciones cerebrales, en los ensayos clínicos. El Dr. Aaron Kesselheim, profesor de la Facultad de Medicina de Harvard que formaba parte del comité asesor científico de la FDA, lo calificó como la «peor aprobación de un fármaco» de la historia reciente, y señaló que las reuniones entre la FDA y Biogen tenían una «extraña dinámica» que sugería una relación inusualmente estrecha. El Dr. Michael Carome, director del Grupo de Investigación sobre la Salud de Public Citizen, dijo a la CNN que cree que la FDA empezó a trabajar en «colaboración inapropiadamente estrecha con Biogen» en 2019. «No eran reguladores objetivos e imparciales», añadió en la entrevista de la CNN. «Parece como si la decisión estuviera predestinada».

Esto me lleva al que quizá sea el mayor conflicto de intereses: El NIAID del Dr. Anthony Fauci no es más que uno de los muchos institutos que componen los NIH, y éstos poseen la mitad de la patente de la vacuna Moderna, así como miles de patentes farmacéuticas más. El NIAID está preparado para ganar millones de dólares de los ingresos de la vacuna Moderna, y los funcionarios individuales también reciben hasta 150.000 dólares anuales.
Operación velocidad de urdimbre

En diciembre de 2020, Pfizer se convirtió en la primera empresa en recibir una autorización de uso de emergencia (EUA) de la FDA para la vacuna COVID-19. Las EUA -que permiten la distribución de un medicamento u otro producto no aprobado durante una emergencia de salud pública declarada- son en realidad algo bastante nuevo: la primera se emitió en 2005 para que el personal militar pudiera obtener una vacuna contra el ántrax. Para obtener una aprobación completa de la FDA, tiene que haber pruebas sustanciales de que el producto es seguro y eficaz. Pero para una EUA, la FDA sólo tiene que determinar que puede ser eficaz. Como las EUA se conceden tan rápidamente, la FDA no tiene tiempo suficiente para reunir toda la información que normalmente necesitaría para aprobar un medicamento o una vacuna.

El director general y presidente de Pfizer, Albert Bourla, ha dicho que su empresa estaba «operando a la velocidad de la ciencia» para sacar una vacuna al mercado. Sin embargo, un informe de 2021 en The BMJ reveló que esta velocidad podría haberse producido a expensas de «la integridad de los datos y la seguridad de los pacientes». Brook Jackson, director regional del Grupo de Investigación Ventavia, que llevó a cabo estos ensayos, declaró a The BMJ que su antigua empresa «falsificó datos, no cegó a los pacientes y empleó a vacunadores inadecuadamente formados» en el ensayo pivotal de fase 3 de Pfizer. Algunos de los otros sucesos preocupantes de los que fue testigo fueron: los acontecimientos adversos no se notificaron correctamente o no se notificaron en absoluto, la falta de información sobre las desviaciones del protocolo, los errores en el consentimiento informado y el etiquetado incorrecto de las muestras de laboratorio. Una grabación de audio de los empleados de Ventavia de septiembre de 2020 reveló que estaban tan abrumados por los problemas que surgían durante el estudio que no podían «cuantificar los tipos y el número de errores» al evaluar el control de calidad. Una empleada de Ventavia dijo a The BMJ que nunca había visto un entorno de investigación tan desordenado como el del ensayo de la vacuna de Pfizer en Ventavia, mientras que otra lo calificó de «desorden loco».

A lo largo de sus dos décadas de carrera, Jackson ha trabajado en cientos de ensayos clínicos, y dos de sus áreas de especialización son la inmunología y las enfermedades infecciosas. Me contó que desde su primer día en el ensayo de Pfizer, en septiembre de 2020, descubrió «una mala conducta tan atroz» que recomendó que dejaran de inscribir participantes en el estudio para hacer una auditoría interna.

«Para mi total conmoción y horror, Ventavia accedió a interrumpir la inscripción, pero luego ideó un plan para ocultar lo que descubrí y mantener a ICON y Pfizer en la oscuridad», dijo Jackson durante nuestra entrevista. «El sitio estaba en pleno modo de limpieza. Cuando se descubrieron los puntos de datos que faltaban, se fabricó la información, incluidas las firmas falsificadas en los formularios de consentimiento informado.»

Una captura de pantalla que Jackson compartió conmigo muestra que fue invitada a una reunión titulada «Llamada de limpieza de COVID 1001» el 21 de septiembre de 2020. Se negó a participar en la convocatoria.

Jackson advirtió repetidamente a sus superiores sobre los problemas de seguridad de los pacientes y de integridad de los datos.

«Sabía que el mundo entero contaba con los investigadores clínicos para desarrollar una vacuna segura y eficaz y no quería formar parte de ese fracaso por no informar de lo que veía», me dijo.

Cuando su empleador no actuó, Jackson presentó una queja ante la FDA el 25 de septiembre, y Ventavia la despidió horas más tarde ese mismo día con el pretexto de que «no encajaba bien». Tras revisar sus preocupaciones por teléfono, afirma que la FDA nunca hizo un seguimiento ni inspeccionó el centro de Ventavia. Diez semanas después, la FDA autorizó la EUA para la vacuna. Mientras tanto, Pfizer contrató a Ventavia para que se encargara de la investigación de otros cuatro ensayos clínicos de la vacuna, entre ellos uno con niños y adultos jóvenes, uno para mujeres embarazadas y otro para el refuerzo. Además, Ventavia se encargó de los ensayos clínicos de Moderna, Johnson & Johnson y Novavax. Actualmente, Jackson está llevando a cabo una demanda de la Ley de Reclamaciones Falsas contra Pfizer y Ventavia Research Group.

El año pasado, Pfizer obtuvo casi 37.000 millones de dólares con su vacuna COVID, lo que la convierte en uno de los productos más lucrativos de la historia mundial. Sus ingresos globales se duplicaron en 2021 hasta alcanzar los 81.300 millones de dólares, y se prevé que este año alcancen la cifra récord de 98.000 a 102.000 millones de dólares.

«Corporaciones como Pfizer nunca deberían haber sido puestas a cargo de un despliegue mundial de vacunas, porque era inevitable que tomaran decisiones de vida o muerte basadas en lo que interesa a corto plazo a sus accionistas», escribe Nick Dearden, director de Global Justice Now.

Como ya se ha dicho, es muy habitual que las empresas farmacéuticas financien la investigación de sus propios productos. He aquí por qué eso da miedo. Un metaanálisis de 1999 demostró que la investigación financiada por la industria tiene ocho veces menos probabilidades de obtener resultados desfavorables en comparación con los ensayos independientes. En otras palabras, si una empresa farmacéutica quiere demostrar que un medicamento, suplemento, vacuna o dispositivo es seguro y eficaz, encontrará la manera de hacerlo.

Teniendo esto en cuenta, hace poco examiné el estudio 2020 sobre la vacuna COVID de Pfizer para ver si había algún conflicto de intereses. He aquí que el extenso formulario de divulgación adjunto muestra que de los 29 autores, 18 son empleados de Pfizer y tienen acciones de la empresa, uno recibió una subvención de investigación de Pfizer durante el estudio y dos informaron de que recibían «honorarios personales» de Pfizer. En otro estudio de 2021 sobre la vacuna de Pfizer, siete de los 15 autores son empleados y tienen acciones de Pfizer. Los otros ocho autores recibieron apoyo financiero de Pfizer durante el estudio.

En el día en que escribo esto, cerca del 64% de los estadounidenses están totalmente vacunados, y el 76% ha recibido al menos una dosis. La FDA ha prometido repetidamente «total transparencia» en lo que respecta a estas vacunas. Sin embargo, en diciembre de 2021, la FDA pidió permiso para esperar 75 años antes de hacer pública la información relativa a la vacuna COVID-19 de Pfizer, incluidos los datos de seguridad, los datos de eficacia y los informes sobre reacciones adversas. Eso significa que nadie vería esta información hasta el año 2096, convenientemente, después de que muchos de nosotros hayamos dejado este loco mundo. Recapitulando: la FDA sólo necesitó 10 semanas para revisar las 329.000 páginas de datos antes de aprobar la EUA de la vacuna, pero aparentemente necesitan tres cuartos de siglo para darla a conocer.

En respuesta a la ridícula petición de la FDA, el PHMPT -un grupo de más de 200 expertos en medicina y salud pública de Harvard, Yale, Brown, UCLA y otras instituciones- presentó una demanda en virtud de la Ley de Libertad de Información exigiendo que la FDA presentara estos datos antes. Y sus esfuerzos dieron resultado: El juez de distrito de EE.UU. Mark T. Pittman emitió una orden para que la FDA produjera 12.000 páginas antes del 31 de enero, y después al menos 55.000 páginas al mes. En su declaración a la FDA, Pittman citó al difunto John F. Kennedy: «Una nación que tiene miedo de dejar que su pueblo juzgue la verdad y la falsedad en un mercado abierto es una nación que tiene miedo de su pueblo».

En cuanto a la razón por la que la FDA quería mantener ocultos estos datos, la primera tanda de documentación reveló que se produjeron más de 1.200 muertes relacionadas con la vacuna sólo en los primeros 90 días tras la introducción de la vacuna de Pfizer. De 32 embarazos con resultado conocido, 28 resultaron en muerte fetal. Los CDC también han desvelado recientemente datos que muestran que entre el 14 de diciembre de 2020 y el 28 de enero de 2022 se presentaron un total de 1.088.560 informes de efectos adversos de las vacunas COVID. Esos datos incluían 23.149 informes de muertes y 183.311 informes de lesiones graves. Se notificaron 4.993 acontecimientos adversos en mujeres embarazadas después de vacunarse, incluidos 1.597 informes de abortos o partos prematuros. Por su parte, un estudio de 2022 publicado en JAMA reveló que se han notificado más de 1.900 casos de miocarditis -o inflamación del músculo cardíaco-, principalmente en personas de 30 años o menos, en los 7 días siguientes a la aplicación de la vacuna. En esos casos, el 96% de las personas fueron hospitalizadas.

«Es comprensible que la FDA no quiera que científicos independientes revisen los documentos en los que se basó para autorizar la vacuna de Pfizer, dado que no es tan eficaz como la FDA afirmó en un principio, no previene el contagio, no previene contra ciertas variantes emergentes, puede causar una grave inflamación del corazón en personas jóvenes y tiene otros numerosos problemas de seguridad indiscutibles», escribe Aaron Siri, el abogado que representa a PHMPT en su demanda contra la FDA.

Siri me dijo en un correo electrónico que el teléfono de su despacho no ha dejado de sonar en los últimos meses.

«Estamos desbordados de consultas de personas que llaman por una lesión causada por la vacuna COVID-19», dijo.

Por cierto, cabe señalar que los efectos adversos causados por las vacunas COVID-19 siguen sin estar cubiertos por el Programa Nacional de Indemnización por Lesiones Causadas por Vacunas. Empresas como Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson están protegidas por la Ley de Preparación Pública y de Emergencia (PREP), que les otorga una inmunidad total de responsabilidad con sus vacunas. Y no importa lo que te ocurra, tampoco puedes demandar a la FDA por autorizar la EUA, ni a tu empleador por exigirte que la recibas. Miles de millones de dólares de los contribuyentes se destinaron a financiar la investigación y el desarrollo de estas vacunas, y en el caso de Moderna, la autorización de su vacuna fue posible enteramente con fondos públicos. Pero, aparentemente, eso sigue garantizando que los ciudadanos no tengan seguro. Si algo va mal, básicamente estás por tu cuenta.

La hipocresía de la «desinformación»

Me parece interesante que la «desinformación» se haya convertido en un término tan generalizado últimamente, pero más alarmante aún es que se haya convertido en una excusa para la censura descarada en las redes sociales y en el periodismo. Es imposible no preguntarse qué está impulsando este movimiento para controlar la narrativa. En un mundo en el que está claro que no tenemos todas las respuestas, ¿por qué no deberíamos estar abiertos a explorar todas las posibilidades? Y ya que estamos hablando de ello, ¿qué pasa con todas las falsedades relacionadas con la COVID que han difundido nuestros dirigentes y funcionarios? ¿Por qué deberían tener un pase libre?

Fauci, el presidente Biden y Rochelle Walensky, del CDC, nos prometieron con total confianza que la vacuna evitaría que contrajéramos o propagáramos el COVID, algo que ahora sabemos que es un mito. (De hecho, el CDC tuvo que cambiar recientemente su propia definición de «vacuna» para prometer «protección» contra una enfermedad en lugar de «inmunidad», una distinción importante). En un momento dado, el Departamento de Salud del Estado de Nueva York (NYS DOH) y el ex gobernador Andrew Cuomo prepararon una campaña en las redes sociales con un mensaje engañoso en el que se decía que la vacuna estaba «aprobada por la FDA» y «pasó por el mismo proceso riguroso de aprobación por el que pasan todas las vacunas», cuando en realidad la FDA sólo autorizó las vacunas en virtud de una EUA, y las vacunas aún estaban en fase de ensayo clínico. Aunque el Departamento de Salud del Estado de Nueva York acabó respondiendo a las presiones para que retirara estas falsas afirmaciones, unas semanas más tarde el Departamento publicó en Facebook que «no se han notificado efectos secundarios graves relacionados con las vacunas», cuando en realidad se habían notificado aproximadamente 16.000 informes de acontecimientos adversos y más de 3.000 informes de acontecimientos adversos graves relacionados con la vacuna COVID-19 en los dos primeros meses de uso.

Uno pensaría que exigiríamos a las personas en el poder el mismo nivel de responsabilidad -si no más- que a un ciudadano medio. Así que, en aras de evitar la hipocresía, ¿deberíamos «cancelar» también a todos estos expertos y líderes por su «desinformación»?

Las personas que dudan de la vacuna han sido despedidas de sus trabajos, rechazadas de los restaurantes, se les ha negado el derecho a viajar y a ver a sus familias, se les ha prohibido el acceso a las redes sociales y se les ha avergonzado y vilipendiado descaradamente en los medios de comunicación. Algunos incluso han perdido la custodia de sus hijos. A estas personas se las tilda con frecuencia de «antivacunas», lo cual es engañoso, ya que muchas (como Jonathan Isaac, de la NBA) han dejado claro en repetidas ocasiones que no están en contra de todas las vacunas, sino que simplemente han tomado la decisión personal de no ponerse ésta. (Como tal, sugeriré que se cambie a una etiqueta más precisa: «pro-elección»). Fauci ha dicho en repetidas ocasiones que imponer la vacuna a nivel federal no sería «apropiado» ni «aplicable» y que hacerlo sería «coartar la libertad de una persona para tomar su propia decisión». Así que es sorprendente que, aun así, algunos empleadores individuales y estados de EE.UU., como mi querido Massachusetts, se hayan encargado de hacer cumplir algunos de estos mandatos, de todos modos. Mientras tanto, un boletín del 7 de febrero publicado por el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. indica que si difundes información que socava la confianza del público en una institución gubernamental (como el CDC o la FDA), podrías ser considerado un terrorista. Por si te preguntabas sobre el estado actual de la libertad de expresión.

La definición de opresión institucional es «el maltrato sistemático de personas dentro de un grupo de identidad social, apoyado y aplicado por la sociedad y sus instituciones, basado únicamente en la pertenencia de la persona al grupo de identidad social». Se define como tal cuando las leyes y prácticas establecidas «reflejan y producen sistemáticamente desigualdades basadas en la pertenencia a grupos de identidad social». ¿Te resulta familiar?

Mientras sigues viendo cómo se desarrolla la persecución de los no vacunados, recuerda esto. Históricamente, cuando la sociedad ha oprimido a un grupo concreto de personas, ya sea por su género, raza, clase social, creencias religiosas o sexualidad, siempre ha sido porque suponen algún tipo de amenaza para el statu quo. Lo mismo ocurre con los no vacunados de hoy en día. Sin embargo, desde que sabemos que la vacuna no evita la propagación del COVID, esto está claro: los no vacunados no suponen una amenaza para la salud y la seguridad de sus conciudadanos, sino más bien para la cuenta de resultados de los poderosos gigantes farmacéuticos y las numerosas organizaciones mundiales que financian. Y con más de 100.000 millones de dólares en juego sólo en 2021, puedo entender la motivación para silenciarlos.

A los no vacunados se les ha llamado egoístas. Estúpidos. Fauci ha dicho que es «casi inexplicable» que sigan resistiendo. ¿Pero lo es? ¿Y si estas personas no están locas ni son indiferentes, sino que han perdido -como es lógico- su fe en los organismos que se supone que les protegen? ¿Puedes culparles?

Se está intimidando a los ciudadanos para que reciban una vacuna que se creó, evaluó y autorizó en menos de un año, sin acceso a la mayor parte de los datos de seguridad de dicha vacuna, y sin derecho alguno a emprender acciones legales si experimentan efectos adversos por ella. Lo que estas personas necesitan en este momento es saber que pueden confiar en que sus conciudadanos respetarán sus decisiones, y no alimentar la segregación lanzando una caza de brujas en toda regla. En lugar de ello, por alguna razón inexplicable que imagino que proviene del miedo, muchos siguen agrupándose en torno a las grandes farmacéuticas en lugar de hacerlo entre ellos. Una encuesta realizada en 2022 por el Instituto Heartland y Rasmussen Reports entre los votantes demócratas reveló que el 59% de los encuestados apoyan una política gubernamental que exija que las personas no vacunadas permanezcan confinadas en su casa en todo momento, el 55% apoyan la imposición de una multa a quien no se vacune, y el 48% piensan que el gobierno debería encarcelar de plano a las personas que cuestionen públicamente la eficacia de las vacunas en las redes sociales, la televisión o en publicaciones digitales. Ni siquiera Orwell podría inventar estas cosas.

Permíteme ser muy claro. Aunque hay muchos malos actores ahí fuera, también hay mucha gente bienintencionada en las industrias científica y médica. Tengo la suerte de conocer a algunos de ellos. Hay médicos que se defienden de la influencia de los representantes farmacéuticos y adoptan un enfoque extremadamente prudente a la hora de recetar. Autores de revistas médicas que persiguen ferozmente la transparencia y la verdad, como se pone de manifiesto en «La influencia del dinero en la ciencia médica», un informe de la primera mujer editora de JAMA. Farmacéuticos, como Dan Schneider, que se niegan a surtir recetas que consideran arriesgadas o irresponsables. Los denunciantes, como Graham y Jackson, que llaman tenazmente la atención sobre los problemas de seguridad de los productos farmacéuticos en vías de aprobación. Y estoy seguro de que hay muchas personas en la industria farmacéutica, como Panara y mi abuelo, que se dedicaron a este campo con el objetivo de ayudar a los demás, no sólo de ganar un salario de seis o siete cifras. Necesitamos más de estas personas. Desgraciadamente, parece que son valores atípicos que existen en un sistema corrupto y arraigado de relaciones quid-pro-quo. No pueden hacer mucho.

No estoy aquí para decirte si debes o no ponerte la vacuna o las dosis de refuerzo. Lo que te metes en el cuerpo no me corresponde a mí -ni a nadie- decidirlo. No es una elección sencilla, sino que puede depender de tu estado físico, historial médico, edad, creencias religiosas y nivel de tolerancia al riesgo. Mi abuelo falleció en 2008, y últimamente me encuentro echando de menos más que nunca, deseando poder hablar con él sobre la pandemia y escuchar lo que piensa de toda esta locura. No sé realmente lo que pensaría sobre la vacuna COVID, ni si se habría vacunado o me habría animado a hacerlo. Lo que sí sé es que escucharía mis preocupaciones y las consideraría cuidadosamente. Me recordaría que mis sentimientos son válidos. Sus ojos se iluminarían y sonreiría con diversión cuando yo expresara fervientemente mi frustración. Me diría que siguiera avanzando, indagando más, haciendo preguntas. Con su entrañable acento del Bronx, solía decir siempre «ve a por ellos, chico». Si dejo de teclear un momento y escucho con la suficiente atención, casi puedo oírlo decirlo ahora.

La gente sigue diciendo «confía en la ciencia». Pero cuando se rompe la confianza, hay que volver a ganársela. Y mientras nuestro sistema legislativo, las agencias de salud pública, los médicos y las revistas de investigación sigan aceptando el dinero de las farmacéuticas (con condiciones), y nuestro sistema judicial siga dejando a estas empresas libres de culpa cuando su negligencia causa daños, no hay razón para que las grandes farmacéuticas cambien. Tienen la sartén por el mango, y el dinero es poder.

Sueño con que algún día vivamos en un mundo en el que dispongamos de todos los datos completos e imparciales necesarios para tomar decisiones informadas sobre nuestra salud. Por desgracia, no estamos ni siquiera cerca. Lo que esto significa es que depende de ti educarte tanto como sea posible, y permanecer siempre alerta para evaluar la información antes de formarte una opinión. Puedes empezar por leer tú mismo los ensayos clínicos, en lugar de confiar en que los medios de comunicación los traduzcan por ti. Desplázate al final de cada estudio hasta la sección de «conflictos de intereses» y averigua quién lo ha financiado. Fíjate en el número de sujetos implicados. Confirma si se utilizó o no el cegamiento para eliminar el sesgo. También puedes optar por seguir la regla del Grupo de Investigación Sanitaria de Public Citizen siempre que sea posible: eso significa evitar un nuevo medicamento hasta cinco años después de la aprobación de la FDA (no una EUA, una aprobación real), cuando haya suficientes datos sobre la seguridad y eficacia a largo plazo para establecer que los beneficios superan a los riesgos. En cuanto a las noticias, puedes buscar medios de comunicación independientes y sin ánimo de lucro, que tienen menos probabilidades de ser parciales debido a la financiación farmacéutica. Y lo más importante, cuando parezca que una organización está haciendo esfuerzos concertados para ocultarte información -como ha hecho recientemente la FDA con la vacuna COVID- es el momento de preguntarse: ¿por qué? ¿Qué intentan ocultar?

En la película de 2019 «Dark Waters» -basada en la historia real de uno de los mayores encubrimientos empresariales de la historia de Estados Unidos-, Mark Ruffalo en el papel del abogado Rob Bilott dice: «El sistema está amañado. Quieren que pensemos que nos protegerá, pero eso es una mentira. Nosotros nos protegemos. Nosotros lo hacemos. A nadie más. No las empresas. Ni los científicos. Ni el gobierno. Nosotros».

Palabras para vivir.

Reposteado desde el Medio del autor
Rebecca Strong es una escritora independiente sobre salud, bienestar y estilo de vida con sede en Boston.
Nos enfrentamos a una emergencia sanitaria tal que tenemos que enmascarar a los niños pequeños por la fuerza de la ley Y podemos seguir disfrutando de reuniones médicas totalmente superfluas que corren el riesgo de propagación viral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.