La decadencia de la ciencia en la era de los bloqueos

La decadencia de la ciencia en la era de los bloqueos

Por Martin Kulldorff 20 de octubre de 2021 Historia, Política, Salud Pública 6 minutos de lectura

La ciencia consiste en el desacuerdo racional, el cuestionamiento y la puesta a prueba de la ortodoxia y la búsqueda constante de la verdad. Con algo como el bloqueo -una política no probada que afecta a millones de personas- el debate riguroso y los fundamentos de la verificación/falsificación son más importantes que nunca. Los académicos que apoyan el bloqueo (o cualquier otra teoría importante) deberían dar la bienvenida a los desafíos, sabiendo -como hacen los científicos- que un desafío sólido es la manera de identificar el error, mejorar la política y salvar vidas.

Pero con el bloqueo, la ciencia corre el peligro de ser suprimida por la política. El bloqueo ha pasado instantáneamente de ser una teoría no probada a una ortodoxia incuestionable, en la que los disidentes se enfrentan a ataques personales. Es comprensible en las redes sociales, pero ahora se ha colado en el British Medical Journal (BMJ) en un artículo reciente sobre la Declaración de Great Barrington (GBD).

La GBD, que escribí junto con el Dr. Jay Bhattacharya de Stanford y la Dra. Sunetra Gupta de Oxford, aboga por una protección específica. En lugar de un encierro generalizado, que tanto daño hace a la sociedad, queríamos una mejor protección de los que corren más riesgo, teniendo en cuenta que Covid suele suponer un riesgo leve para los jóvenes. Por decir esto, se nos calumnia como «los nuevos mercaderes de la duda», como si el escepticismo y el desafío fueran considerados por el BMJ como algo condenable.

Los ataques llenos de errores en el BMJ demuestran lo que les espera a los académicos que desafían las opiniones predominantes.

El artículo del BMJ está lleno de errores que no deberían haber aparecido en ninguna publicación. He aquí algunos ejemplos:

Mis colegas y yo somos descritos como "críticos de las medidas de salud pública para frenar el Covid-19". Por el contrario, a lo largo de la pandemia hemos defendido enérgicamente la mejora de las medidas de salud pública para frenar el Covid-19, concretamente la protección de las personas mayores de alto riesgo, con muchas propuestas "claramente definidas". En nuestra opinión, la falta de aplicación de dichas medidas ha provocado muchas muertes innecesarias por Covid.
Se nos describe como "defensores de la inmunidad de rebaño", lo que es similar a acusar a alguien de estar a favor de la gravedad. Ambos son fenómenos científicamente establecidos. Toda estrategia Covid conduce a la inmunidad de rebaño. La clave es minimizar la morbilidad y la mortalidad. El lenguaje, aquí, no es científico: la inmunidad de rebaño no es un credo. Es como acaban las pandemias.
Dice que hemos "expresado nuestra oposición a la vacunación masiva". El Dr. Gupta y yo hemos dedicado décadas a la investigación de vacunas y todos somos firmes defensores de Covid y otras vacunas. Están entre los mayores inventos de la historia. Atribuir falsamente al movimiento antivacunas el apoyo de profesores de Harvard, Oxford y Stanford es perjudicial para la confianza en las vacunas. Esto es indigno de una revista médica.
El GBD se refiere a un "sofisticado negacionismo científico". Nótese aquí cómo algo que desafía una ortodoxia es descrito como anti-ciencia - una etiqueta que presumiblemente podría haber sido aplicada a cualquier innovador científico que alguna vez cuestionara una ortodoxia fallida. Los daños colaterales a la salud pública derivados de las restricciones de Covid son reales y enormes en lo que respecta a las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes, el retroceso en la vacunación infantil, el hambre y la salud mental, por nombrar sólo algunos. No es la GBD, sino los que restan importancia a los daños de las restricciones los que deben ser equiparados a los que cuestionan los daños del tabaco o del cambio climático.
La GBD no fue 'patrocinada por el Instituto Americano de Investigación Económica (AIER) - y me complace ver que el BMJ al menos se ha retractado de esta afirmación. Estábamos allí para las entrevistas con los medios de comunicación, sin ningún patrocinio. ¿Cómo es posible que semejante desatino acabe impreso en primer lugar? El personal de la AIER ni siquiera conocía la Declaración hasta el día anterior a su firma, y el presidente y la junta directiva de la AIER no la conocieron hasta después de su publicación. Si hubiéramos escrito la Declaración en, por ejemplo, Starbucks, ¿habría afirmado el BMJ que estaba patrocinada por la cafetería?
El artículo del BMJ menciona al "colaborador de la AIER Scott Atlas", pero el Dr. Atlas nunca ha estado afiliado a la AIER ni ha escrito para ella. Nosotros tampoco, a no ser que el BMJ también nos considere afiliados a cientos de universidades y organizaciones que hemos visitado durante nuestra carrera o que han reimpreso algunos de nuestros artículos. El Dr. Atlas ni siquiera sabía que la AIER había reimpreso uno de sus artículos hasta que el BMJ lo enlazó. Varios empleados de la AIER han apoyado graciosamente al GBD, al igual que innumerables personas de todo el mundo, pero nunca hemos recibido dinero de la AIER. Este error básico expone de nuevo cómo los controles normales no parecen haber sido aplicados por el BMJ.
El artículo del BMJ termina diciendo que mis colegas y yo estamos vendiendo una "sofisticada campaña de negación de la ciencia bien financiada y basada en intereses ideológicos y corporativos". Nadie nos ha pagado dinero por nuestro trabajo en el GBD, o por defender la protección enfocada. Ninguno de nosotros habría emprendido este proyecto para obtener un beneficio profesional: es mucho más fácil permanecer en silencio que poner la cabeza por encima del parapeto. Como desarrollador de vacunas, el Dr. Gupta tiene conexiones con una empresa farmacéutica, pero el Dr. Bhattacharya y yo estamos entre los pocos científicos especializados en medicamentos/vacunas que evitan a propósito la financiación de las empresas farmacéuticas para estar libres de conflictos de intereses.

El intento del BMJ de vincularnos con los hermanos Koch es un ataque ad hominem de primer orden, pero no menciona conexiones mucho más cercanas. Todos trabajamos para universidades que han recibido donaciones de las fundaciones Koch, aunque no estén relacionadas con nuestro propio trabajo. Mientras que la AIER sólo ha recibido una única donación de 68.000 dólares (50.000 libras esterlinas) de Koch hace unos años, muchas universidades han recibido múltiples donaciones de Koch, mucho más grandes, incluyendo regalos de millones de dólares a Duke, Harvard, Johns Hopkins y Stanford. Dado que el personal de las universidades publica con frecuencia en el BMJ, podría decirse que esta revista está más estrechamente relacionada con una «red de organizaciones financiadas por Charles Koch» que la AIER.

Muchos científicos reciben fondos de investigación de fundaciones privadas, por lo que los científicos deberíamos estar agradecidos. Es hipócrita y discriminatorio que el BMJ señale a la Dra. Gupta porque su laboratorio recibió fondos limitados de la Fundación Opel. Como uno de los muchos ejemplos, Neil Ferguson y su equipo del Imperial College fueron premiados por el programa «Emergent Ventures» del Mercatus Center, afiliado a Koch.

Durante una pandemia, el deber de los científicos de la salud pública es comprometerse con los funcionarios del gobierno: utilizar su experiencia para enfrentar lo que ahora mismo es quizás el mayor problema de la humanidad. Es difícil entender por qué alguien podría criticar esto.

Si se nos puede reprochar algo, es que no hayamos logrado convencer a los gobiernos de que apliquen una protección específica en lugar de los perjudiciales cierres. Un lugar en el que tuvimos cierto éxito fue Florida, donde la mortalidad acumulada de Covid, ajustada por edad, es inferior a la media nacional de Estados Unidos, con menos daños colaterales. Si estamos equivocados, como científicos agradeceríamos un debate científico sobre cómo y dónde estamos equivocados.

El artículo del BMJ insta a la gente a utilizar «estrategias políticas y legales» en lugar de argumentos científicos para contrarrestar nuestras opiniones sobre la pandemia. También pide que la gente se adhiera al «consenso científico» representado por un Memorándum publicado por la revista Lancet, un documento que cuestiona la inmunidad natural tras la enfermedad de Covid, a pesar de que un reciente estudio israelí sugiere que podría ser más fuerte que la protección de la vacuna.

¿Qué hay que decir? Debido a las estrategias políticas que utilizan la calumnia y los ataques ad hominem, muchos médicos y científicos se han mostrado reacios a pronunciarse a pesar de sus reservas sobre las políticas relativas a la pandemia. Los ataques llenos de errores en el BMJ demuestran lo que les espera a los académicos que desafían las opiniones predominantes.

El hecho de que se haya publicado un artículo de este tipo ejemplifica la decadencia de los estándares de las revistas científicas. Un discurso abierto y honesto es fundamental para la ciencia y la salud pública. Como científicos, debemos reconocer trágicamente que 400 años de ilustración científica pueden estar llegando a su fin. Comenzó con Tycho Brahe, Johannes Kepler, Galileo Galilei y René Descartes. Sería trágico que acabara siendo una de las muchas víctimas de esta pandemia.

Adaptado del artículo del autor en The Spectator
Autor

Martin Kulldorff

Martin Kulldorff, Senior Scholar of Brownstone Institute, is a professor of medicine at Harvard Medical School. kulldorff@brownstone.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.