La mitigación es el becerro de oro

La mitigación es el becerro de oro

La mitigación es el becerro de oro
Por el reverendo John F. Naugle 15 de septiembre de 2022 Historia, Filosofía, Salud Pública

Hace muchos años, mientras cursaba mi primer año de seminario mayor para el sacerdocio católico en Washington, DC, tuve una curiosa experiencia. Mientras estaba sentado en mi escritorio, recibí un mensaje en el que se informaba de que en un foro de cotilleos en línea de la comunidad a cuya parroquia había sido asignado el verano anterior, ya no estaba en el seminario. Molesto por esta mentira, publiqué una respuesta a esta persona anónima utilizando mi nombre real, aclarando que eso no era cierto y pidiéndole que dejara de difundir mentiras.

La respuesta que recibí creó uno de esos momentos que te hacen cuestionar tu propia cordura; esta persona me dijo que yo no era yo y que ya no estaba en el seminario en el que estaba. Verás, alguien había dicho que yo me había ido y debía ser cierto.

Este sentimiento de locura es precisamente lo que sentía en marzo de 2020. Casi todo el mundo insistía, sin pruebas, en que una plaga mortal sin precedentes había descendido sobre el mundo. A pesar de que el crucero Diamond Princess ofrecía pruebas definitivas sobre quiénes estaban en riesgo, de que algunos aparentemente no eran susceptibles de infectarse y de que sólo ciertos grupos, como los ancianos, corrían un riesgo especial, la gente predecía resultados de un virus respiratorio que, literalmente, sólo ocurren en la ciencia ficción.

El 22 de marzo de 2020, el Centro de Medicina Basada en la Evidencia de Oxford estimó una tasa de mortalidad por infección del 0,2%. A modo de comparación, se calcula que la gripe estacional tiene una IFR del 0,1% y la de la gripe española se estimó en un 2%. La gente afirmaba que los hospitales estaban desbordados, pero cualquiera que mirara las cifras disponibles públicamente podría ver que eso no era cierto.

La verdad sobre lo que estábamos afrontando era completamente evidente desde el principio para cualquiera que se preocupara de mirar los datos, pero el pánico se extendió y se intensificó. Verás, los que aconsejábamos la calma teníamos que estar equivocados, porque otra persona en la que confiaban (es decir, una persona en la televisión) lo decía. En muchos sentidos, la histeria colectiva y el cotilleo calumnioso tienen el mismo medio de origen psicológico. Pero, a diferencia de los chismes, la histeria de masas puede desencadenar un fanatismo religioso que amenace los fundamentos mismos de una sociedad.
Un ejemplo bíblico de histeria colectiva

En el capítulo 24 del Éxodo, el pueblo de Israel ratifica su pacto con Dios y acepta seguir todas y cada una de sus ordenanzas. Moisés sube entonces a la montaña para recibir la totalidad de esta Ley. Ocho capítulos después, el pueblo se ha puesto ansioso esperando su regreso y lo que ocurre es perfectamente instructivo para lo que estamos viviendo desde principios de 2020:

Hay una verdadera preocupación. Moisés se retrasa en bajar.
La histeria colectiva se apodera de la maldad del pueblo. Aarón explica por qué ha sucedido esto: "Ya sabes que el pueblo es propenso a la maldad" (32:22) La crisis que se crea es, literalmente, producto de sus propias imaginaciones perversas. Creen, sin razón alguna, que Moisés no va a volver y que necesitan un nuevo Dios que les salve.
La histeria colectiva crea la demanda del pueblo de "¡Hacer algo!". Ésta es siempre la situación más peligrosa que puede experimentar una sociedad, pues es cuando es más propensa a seguir los consejos de los malvados mentirosos que traman la maldad en su seno. Estos "expertos" utilizarán la confusión como una oportunidad para avanzar en su propia posición dentro de la comunidad. 
Los líderes débiles y temerosos siempre cederán. La excusa de Aarón para llevar al pueblo al pecado es quizá la más patética de toda la historia humana: "¡He tirado este oro y ha salido un ídolo, así que lo hemos adorado!
En la histeria colectiva, todos los absolutos morales anteriores pueden ser abrogados y lo serán. El pueblo, literalmente, acababa de ratificar el pacto y prometió no hacer nunca, jamás, lo que estaba haciendo ahora: "Cuando Moisés se acercó al pueblo y le relató todas las palabras y ordenanzas de Yahveh, todos respondieron a una sola voz: 'Haremos todo lo que Yahveh nos ha dicho'" (24:3).
A los ojos de Dios, no hay nadie que quede libre de culpa, pues cada individuo es moralmente responsable de evitar este fenómeno. "Dejadme, pues, que mi ira arda contra ellos para consumirlos. Entonces haré de vosotros una gran nación" (32:10). El pueblo sólo sobrevive porque Moisés cumple su papel de pedir clemencia en su favor. Además, todos se ven obligados a beber el agua contaminada por los restos del becerro de oro.
Como los absolutos morales quedan abrogados, se produce el caos. El orden moral se rompe. "Moisés vio que el pueblo se desbocaba porque Aarón había perdido el control, para deleite secreto de sus enemigos" (32:25). El débil liderazgo que permitió que la histeria se extendiera y se apoderara del pueblo es impotente para restablecer el orden.
La histeria de masas no termina por sí sola, sino mediante el restablecimiento forzoso del orden. Además, esta tarea es explícitamente sacerdotal. Esta es la parte aterradora de la historia que se omite en las Biblias para niños y en los libros litúrgicos modernos. El regreso de Moisés demuestra que no había ninguna razón para que sucediera nada de esto. El pueblo se inventó una razón para el pánico y luego hizo un mal indecible. Sin embargo, no se arrepienten y vuelven a la fila, porque el orden moral se ha roto. Entonces Moisés debe recurrir a la ejecución sumaria de miles de hombres: "Moisés se puso a la puerta del campamento y gritó: "¡Quien esté a favor de Yahveh, que venga a mí!". Entonces todos los levitas se reunieron con él y les dijo: "Así dice Yahveh, el Dios de Israel: ¡Cada uno de vosotros ponga su espada en la cadera! Id de un lado a otro del campamento, de puerta en puerta, y matad a vuestros hermanos, a vuestros amigos, a vuestros vecinos!" Los levitas hicieron lo que Moisés les había ordenado, y aquel día cayeron unos tres mil del pueblo. Entonces Moisés dijo: "Hoy quedáis instalados como sacerdotes de Yahveh, pues habéis ido contra vuestros propios hijos y hermanos, para traer hoy una bendición sobre vosotros" (32:26-29).

Encierros y mandatos como conversión religiosa

Desde los primeros días del encierro me pareció evidente que se estaba produciendo algo muy parecido a una secta. Cuando, literalmente, no ocurrió nada durante esos primeros 15 días para justificar los bloqueos, el mantra de «sólo hay que esperar dos semanas» estaba en boca de los creyentes de la Rama Covidiana, de forma muy parecida a como el líder de una secta del día del juicio final se permite elegir nuevas fechas cuando los alienígenas no aparecen cuando se supone que deben hacerlo.

Los creadores de modelos matemáticos (que sólo dicen lo que se les dijo que dijeran) fueron exaltados como si fueran profetas que podían decir el futuro, y al igual que los falsos profetas del Antiguo Testamento no fueron castigados e ignorados cuando la primera ronda de predicciones no se cumplió. Es muy posible que los amish, el estado de Dakota del Sur y el país de Suecia no hayan existido nunca porque era imposible hablar de ellos.

De repente, el argumento de autoridad (que es la forma más débil de argumentación en todas las ciencias excepto en la Teología) se convirtió en el principal medio de demostrar la verdad científica; la gente citaba las páginas web de los CDC del mismo modo que yo podría citar las Escrituras o los Padres de la Iglesia. Era como si, a la manera de Dios, el CDC no pudiera «ni engañar ni ser engañado».

De repente, se declararon como «seguras y eficaces» novedades completas como el distanciamiento de 2 metros, los encierros, el enmascaramiento forzado y las inyecciones experimentales de ARNm, no por ninguna prueba real, sino por una «fe» equivocada y una «esperanza» injustificada, de modo que la crueldad absoluta de destruir los puestos de trabajo de la gente, obligarles a volver al trabajo con un bozal y amenazarles con despedirles si no recibían el sacramento del pacto con Pfizer podría llamarse burlonamente «caridad».

De hecho, algunas personas que recibieron las primeras rondas de vacunaciones describían la experiencia en términos tan religiosos como las descripciones del bautismo por inmersión total en la Iglesia primitiva.

La prueba más contundente de que se estaba produciendo algo parecido a una conversión religiosa en la gente fue precisamente lo que presencié entre algunos de mis compañeros del clero. «No tengas miedo» se convirtió en «El miedo es una virtud». «Los que desean salvar su vida la perderán» se convirtió en «Debemos desear salvar vidas a cualquier precio».

Mientras que ver el rostro de Dios es experimentar la salvación, ver los rostros de aquellos hechos a su imagen ya no tenía ningún valor. Los que antes se describían como defensores de los derechos de los trabajadores ignoraron mi propia llamada a la acción y me vi obligado a admitir la vergüenza de que una publicación socialista pudiera observar más fácilmente el daño que se hacía a los pobres y a la clase trabajadora que mis propios compañeros.

Lo que estaba presenciando era un «engaño religioso que ofrece a los hombres una aparente solución a sus problemas al precio de la apostasía de la verdad», que es como el Catecismo de la Iglesia Católica describe el «misterio de iniquidad» que acompaña al juicio final de la Iglesia (CIC 675).

Reconozco que muchos de los lectores aquí presentes pueden no tener una formación particularmente religiosa, por lo que añadiré que esta experiencia de conversión también se produjo en personas con respecto a creencias ideológicas y morales supuestamente muy arraigadas.

Los libertarios comprometidos se convirtieron en autoritarios radicales. Los que proclamaban que la asistencia sanitaria debía ser gratuita para todos, ahora insistían en que debía negarse a los que no la cumplieran. Los que antes afirmaban que el gobierno era demasiado grande, ahora lo hacían crecer con entusiasmo.

Los que antes afirmaban el derecho a la intimidad y a la autonomía corporal, renunciaron a que se les tomara en serio nunca más, al declarar que las decisiones médicas debían ser públicas y forzadas. Todo el campo de la salud pública apostató básicamente de todo el marco moral y político que habían creado antes de 2020. Los médicos abandonaron por completo todo aquello para lo que habían sido formados con respecto al tratamiento y la ética, hasta el punto de negarse a ver a los pacientes en persona y desechar por completo el concepto de consentimiento informado. Los maestros de escuela ahora argumentaban de alguna manera que el aprendizaje en el aula, la misma cosa por la que se les pagaba, no es realmente importante para los niños y que estaba bien que el preescolar y el jardín de infancia se parecieran a esto:

Era como si el mundo entero renunciara a todo lo que antes se consideraba verdadero y abrazara ahora un nuevo credo, un nuevo código y un nuevo culto. Los encierros eran el catecumenado, las máscaras eran el atuendo religioso, las vacunas eran la iniciación, y cualquier infiel entre nosotros debía ser tratado como una bruja que causaba enfermedades y muerte.
Las consecuencias y la vuelta a la normalidad

Las consecuencias de la histeria colectiva, como el agua contaminada de la que se obligó a beber a Israel, deben ser asumidas por todos nosotros. La inflación es ahora aterradoramente alta. La educación de muchos niños está ahora permanentemente arruinada, lo que tendrá efectos que nos acompañarán durante generaciones. Las empresas han cerrado definitivamente y se han perdido puestos de trabajo de forma permanente. El exceso de muertes es aterradoramente alto, no como resultado de la plaga que intentamos evitar, sino por las decisiones francamente malvadas que tomamos en el camino. Se ha producido una grave injusticia, y es moral y espiritualmente imposible ignorar simplemente lo que ha ocurrido.

Como descubrieron Moisés y Aarón, las cosas no vuelven simplemente a la normalidad una vez que todo se ha desmoronado. Es imposible castigar a todos los culpables, pues casi todos son culpables de, al menos, secundar la locura. Sin embargo, era esencial que algunos soportaran el máximo castigo para que el mal que se hizo fuera reconocido como tal.

El Éxodo no nos da ninguna idea de lo que se hizo exactamente para merecer estar entre los 3.000 que fueron asesinados, pero sí observo que, obviamente, Aarón no se cuenta entre ellos, lo que significa que había algunos entre ellos que eran más responsables de que la histeria se produjera y continuara. Llamémosles los «expertos».

Intuitivamente hemos hecho algo parecido a lo que tuvo que hacer Moisés en nuestra historia como civilización. Los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad son castigados por tribunales especiales porque reconocemos que es imposible avanzar sin dar cuenta de lo que se hizo en el pasado. Las comisiones de la verdad se crean para hacer una crónica de las fechorías de los regímenes abusivos y castigar a los máximos responsables. La culpabilidad generalizada de países enteros se adjudica al dar el consentimiento al castigo de unos pocos.

Nos encontramos en una coyuntura crítica en nuestro intento de recuperarnos de la locura que se produjo tras marzo de 2020. Creer que podíamos evitar mágicamente la temporada de resfriados y gripe nos ha llevado a este momento y ahora debemos resistirnos al pensamiento mágico de que, de algún modo, las cosas volverán pasivamente a la normalidad que experimentamos en 2019. Las consecuencias de nuestros actos nos acompañarán el resto de nuestras vidas, pero podemos asegurarnos de que este daño no se repita restableciendo por la fuerza el orden moral.

La verdad debe salir a la luz, y muchos de nuestros miembros de la élite, expertos y tecnócratas deben recibir el castigo que se han ganado. Hay que obligar a nuestros medios de comunicación y a las empresas de redes sociales a admitir que participaron en actividades ilegales e inmorales de propaganda y censura.

Dejo que sean otros los que determinen con precisión cómo es eso, pues yo no soy Moisés. Pero es un deber para con la Verdad y la Justicia que se rindan cuentas, y un tribunal de este tipo puede ser la única esperanza para que algunos de nuestros vecinos reconozcan los males de los que fueron cómplices. La única manera de restablecer un orden moral es admitir que fue destruido y considerar a los más culpables como culpables de crímenes, tal y como Moisés se vio obligado a hacer en el desierto.
Autor

Reverendo John F. Naugle
El reverendo John F. Naugle es vicario parroquial de la parroquia de San Blas y de la parroquia de Santa Mónica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.