La psicología del totalitarismo

La psicología del totalitarismo
Del racionalismo a la formación de masas – y hacia el discurso de la Verdad.

Mattias Desmet

A finales de febrero de 2020, la aldea global empezó a temblar en sus cimientos. Al mundo se le presentó una crisis premonitoria, cuyas consecuencias eran incalculables. En cuestión de semanas, todo el mundo se vio envuelto en la historia de un virus, una historia que sin duda se basaba en hechos. ¿Pero en cuáles? Hemos tenido una primera visión de «los hechos» a través de las imágenes de China. Un virus obligó al gobierno chino a tomar las medidas más draconianas. Se pusieron en cuarentena ciudades enteras, se construyeron apresuradamente nuevos hospitales y personas con trajes blancos desinfectaron los espacios públicos. Aquí y allá, surgieron rumores de que el gobierno totalitario chino estaba exagerando y que el nuevo virus no era peor que la gripe. También flotaban opiniones contrarias: que debía ser mucho peor de lo que parecía, porque de lo contrario ningún gobierno tomaría medidas tan radicales. En ese momento, todo parecía aún muy lejano a nuestras costas y asumimos que la historia no nos permitía calibrar el alcance total de los hechos.

Hasta el momento en que el virus llegó a Europa. Entonces empezamos a registrar las infecciones y las muertes por nosotros mismos. Vimos imágenes de salas de urgencias abarrotadas en Italia, convoyes de vehículos del ejército transportando cadáveres, morgues llenas de ataúdes. Los reputados científicos del Imperial College predijeron con seguridad que, sin las medidas más drásticas, el virus se cobraría decenas de millones de vidas. En Bérgamo, las sirenas sonaban día y noche, silenciando cualquier voz en un espacio público que se atreviera a dudar de la narrativa emergente. A partir de entonces, la historia y los hechos parecieron fusionarse y la incertidumbre dio paso a la certeza.

Lo inimaginable se hizo realidad: asistimos al brusco giro de casi todos los países del mundo para seguir el ejemplo de China y poner a enormes poblaciones de personas bajo arresto domiciliario de facto, situación para la que se acuñó el término «encierro». Se produjo un silencio espeluznante, dominante y liberador al mismo tiempo. El cielo sin aviones, las arterias de tráfico sin vehículos; el polvo que se asentaba en la paralización de los afanes y deseos individuales de miles de millones de personas. En la India, el aire se volvió tan puro que, por primera vez en treinta años, en algunos lugares el Himalaya volvió a ser visible en el horizonte. 2

La cosa no se quedó ahí. También asistimos a una notable transferencia de poder. Los virólogos expertos fueron llamados como los cerdos de Orwell -los animales más inteligentes de la granja- para sustituir a los políticos poco fiables. Dirigirían la granja de animales con información precisa («científica»). Pero estos expertos pronto resultaron tener bastantes defectos humanos comunes. En sus estadísticas y gráficos cometían errores que ni siquiera la gente «normal» cometería fácilmente. Llegaron hasta el punto de que, en un momento dado, contaron todas las muertes como muertes por efecto corona, incluyendo a personas que habían muerto, por ejemplo, de ataques cardíacos.

Tampoco cumplieron sus promesas. Estos expertos prometieron que las Puertas de la Libertad se reabrirían tras dos dosis de la vacuna, pero luego inventaron la necesidad de una tercera. Como los cerdos de Orwell, cambiaron las reglas de la noche a la mañana. Primero, los animales tuvieron que cumplir las medidas porque el número de enfermos no podía superar la capacidad del sistema sanitario (aplanar la curva). Pero un día, todos se despertaron para descubrir un escrito en las paredes que decía que las medidas se ampliaban porque había que erradicar el virus (aplastar la curva). Con el tiempo, las normas cambiaron tan a menudo que sólo los cerdos parecían conocerlas. E incluso los cerdos no estaban tan seguros.

Algunas personas empezaron a alimentar sus sospechas. ¿Cómo es posible que estos expertos cometan errores que ni siquiera los profanos cometerían? ¿No son científicos, el tipo de gente que nos llevó a la luna y nos dio internet? No pueden ser tan estúpidos, ¿verdad? ¿Cuál es su objetivo? Sus recomendaciones nos llevan por el camino en la misma dirección: con cada nuevo paso, perdemos más libertades, hasta que llegamos a un destino final en el que los seres humanos son reducidos a códigos QR en un gran experimento médico tecnocrático.

Así es como la mayoría de la gente acaba por estar segura. Muy seguros. Pero de puntos de vista diametralmente opuestos. Algunos llegaron a estar seguros de que se trataba de un virus asesino, que mataría a millones de personas. Otros llegaron a la certeza de que no era más que la gripe estacional. Otros llegaron a la conclusión de que el virus ni siquiera existía y que se trataba de una conspiración mundial. Y también hubo unos pocos que siguieron tolerando la incertidumbre y siguieron preguntándose: ¿cómo podemos entender adecuadamente lo que está pasando?


Al principio de la crisis del coronavirus me encontré tomando una decisión: hablar. Antes de la crisis, impartía frecuentemente clases en la Universidad y me presentaba en conferencias académicas en todo el mundo. Cuando empezó la crisis, decidí intuitivamente que hablaría en el espacio público, esta vez no dirigiéndome al mundo académico, sino a la sociedad en general. Hablaría y trataría de llamar la atención de la gente de que había algo peligroso ahí fuera, no «el virus» en sí mismo, sino el miedo y la dinámica social tecnocrática-totalitaria que estaba suscitando.

Estaba en una buena posición para advertir de los riesgos psicológicos de la narrativa de la corona. Podía recurrir a mis conocimientos sobre los procesos psicológicos individuales (soy profesor de la Universidad de Gante, Bélgica); mi doctorado sobre la dramática mala calidad de la investigación académica, que me enseñó que nunca podemos dar por sentada la «ciencia»; mi máster en estadística, que me permitió ver a través de los engaños e ilusiones estadísticas; mi conocimiento de la psicología de masas; mis exploraciones filosóficas sobre los límites y los efectos psicológicos destructivos de la visión mecanicista-racionalista sobre el hombre y el mundo; y por último, pero no por ello menos importante, mis investigaciones sobre los efectos del discurso en el ser humano y la importancia por excelencia del «Discurso de la Verdad» en particular.

En la primera semana de la crisis, marzo de 2020, publiqué un artículo de opinión titulado «El miedo al virus es más peligroso que el propio virus». Había analizado las estadísticas y los modelos matemáticos en los que se basaba la narrativa sobre el coronavirus e inmediatamente vi que todos ellos sobrevaloraban dramáticamente la peligrosidad del virus. Unos meses más tarde, a finales de mayo de 2020, esta impresión se había confirmado sin lugar a dudas. No hubo ningún país, incluidos los que no entraron en bloqueo, en el que el virus se cobrara el enorme número de víctimas que los modelos preveían. Suecia fue quizás el mejor ejemplo. Según los modelos, al menos 60.000 personas morirían si el país no entraba en bloqueo. No lo hizo, y sólo murieron 6.000 personas.

        Por mucho que yo (y otros) intentáramos llamar la atención de la sociedad sobre esto, no tuvo mucho efecto. La gente siguió con la narrativa. Ese fue el momento en el que decidí centrarme en otra cosa, concretamente en los procesos psicológicos que actuaban en la sociedad y que podían explicar cómo la gente puede volverse tan radicalmente ciega y seguir creyendo en una narrativa tan absolutamente absurda. Tardé unos meses en darme cuenta de que lo que estaba ocurriendo en la sociedad era un proceso mundial de formación de masas.
        En el verano de 2020, escribí un artículo de opinión sobre este fenómeno que pronto se hizo muy conocido en Holanda y Bélgica. Aproximadamente un año después (verano de 2021), Reiner Fuellmich me invitó a Corona Ausschuss, un debate semanal en directo entre abogados y expertos y testigos sobre la crisis del coronavirus, para que explicara lo de la formación de masas. A partir de ahí, mi teoría se extendió al resto de Europa y a Estados Unidos, donde fue recogida por personas como el Dr. Robert Malone, el Dr. Peter McCullough, Michael Yeadon, Eric Clapton y Robert Kennedy. Después de que Robert Malone hablara de la formación de masas en la Joe Rogan Experience, el término se convirtió en una palabra de moda y durante unos días fue el término más buscado en Twitter. Desde entonces, mi teoría ha recibido entusiasmo, pero también duras críticas. En este Substack, seguiré explorando el concepto de formación de masas, lo aplicaré a fenómenos contemporáneos, responderé a las críticas y lo relacionaré con todo tipo de otros fenómenos psicológicos.

¿Qué es realmente la formación de masas? Es un tipo específico de formación de grupo que hace que la gente sea radicalmente ciega a todo lo que va en contra de lo que el grupo cree. De este modo, dan por sentadas las creencias más absurdas. Por poner un ejemplo, durante la revolución iraní de 1979, surgió una formación de masas y la gente empezó a creer que el retrato de su líder -Ayatollah Jomeini- era visible en la superficie de la luna. Cada vez que había luna llena en el cielo, la gente en la calle la señalaba, mostrándose unos a otros dónde se podía ver exactamente el rostro de Jomeini.

Una segunda característica de un individuo en las garras de la formación de masas es que llega a estar dispuesto a sacrificar radicalmente el interés individual en aras del colectivo. Los líderes comunistas que fueron condenados a muerte por Stalin -generalmente inocentes de los cargos que se les imputaban- aceptaron sus condenas, a veces con declaraciones como: «Si eso es lo que puedo hacer por el partido comunista, lo haré con gusto».

En tercer lugar, los individuos en formación de masas se vuelven radicalmente intolerantes con las voces disonantes. En la última etapa de la formación de masas, suelen cometer atrocidades contra los que no están de acuerdo con las masas. Y aún más característico: lo harán como si fuera su deber ético. Para referirme de nuevo a la revolución en Irán: He hablado con una mujer iraní que había visto con sus propios ojos cómo una madre denunciaba a su hijo al Estado y le colgaba la soga con sus propias manos en el cuello cuando estaba en el cadalso. Y después de que lo mataran, afirmó ser una heroína por hacer lo que hizo.

Esos son los efectos de la formación de masas. Estos procesos pueden surgir de diferentes maneras. Puede surgir espontáneamente (como ocurrió en la Alemania nazi), o puede ser provocado intencionadamente mediante el adoctrinamiento y la propaganda (como ocurrió en la Unión Soviética). Pero si no está constantemente apoyado por el adoctrinamiento y la propaganda difundida a través de los medios de comunicación de masas, normalmente durará poco y no se convertirá en un estado totalitario de pleno derecho. Tanto si surgió inicialmente de forma espontánea como si fue provocada intencionadamente desde el principio, ninguna formación de masas puede seguir existiendo durante un tiempo si no está constantemente alimentada por el adoctrinamiento y la propaganda difundidos a través de los medios de comunicación de masas. Si esto ocurre, la formación de masas se convierte en la base de un tipo de estado totalmente nuevo que surgió por primera vez a principios del siglo XX: el estado totalitario. Este tipo de estado tiene un impacto extremadamente destructivo sobre la población porque no sólo controla el espacio público y político -como hacen las dictaduras clásicas- sino también el espacio privado. Puede hacer esto último porque tiene a su disposición una enorme policía secreta: esa parte de la población que está en manos de la formación de masas y que cree fanáticamente en las narrativas distribuidas por la élite a través de los medios de comunicación. De este modo, el totalitarismo se basa siempre en «un pacto diabólico entre las masas y la élite» (véase Arendt, Los orígenes del totalitarismo).

Secundo una intuición articulada por Hannah Arendt en 1951: está surgiendo un nuevo totalitarismo en nuestra sociedad. No un totalitarismo comunista o fascista, sino un totalitarismo tecnocrático. Un tipo de totalitarismo que no está dirigido por «un líder de la banda» como Stalin o Hitler, sino por burócratas y tecnócratas aburridos. Como siempre, una parte de la población resistirá y no caerá en la formación de masas. Si esta parte de la población toma las decisiones correctas, al final saldrá victoriosa. Si toma las decisiones equivocadas, perecerá. Para ver cuáles son las elecciones correctas, tenemos que partir de un análisis profundo y preciso de la naturaleza del fenómeno de la formación de masas. Si lo hacemos, veremos claramente cuáles son las opciones correctas, tanto a nivel estratégico como ético. Eso es lo que presenta mi libro La psicología del totalitarismo: un análisis histórico-psicológico del ascenso de las masas a lo largo de los últimos cientos de años, ya que condujo al surgimiento del totalitarismo.


La crisis del coronavirus no surgió de la nada. Encaja en una serie de respuestas sociales cada vez más desesperadas y autodestructivas a objetos de miedo: terroristas, calentamiento global, coronavirus. Cada vez que surge un nuevo objeto de miedo en la sociedad, sólo hay una respuesta: aumentar el control. Mientras tanto, los seres humanos sólo pueden tolerar una cierta cantidad de control. El control coercitivo conduce al miedo y el miedo conduce a más control coercitivo. De este modo, la sociedad es víctima de un círculo vicioso que conduce inevitablemente al totalitarismo (es decir, al control gubernamental extremo) y termina en la destrucción radical de la integridad psicológica y física de los seres humanos.

Tenemos que considerar que el miedo y el malestar psicológico actuales son un problema en sí mismos, un problema que no puede reducirse a un virus ni a ningún otro «objeto de amenaza». Nuestro miedo se origina en un nivel completamente diferente: el del fracaso de la Gran Narrativa de nuestra sociedad. Ésta es la narrativa de la ciencia mecanicista, en la que el hombre se reduce a un organismo biológico. Una narrativa que ignora las dimensiones psicológicas, espirituales y éticas del ser humano y que, por tanto, tiene un efecto devastador a nivel de las relaciones humanas. Algo en esta narrativa hace que el hombre se aísle de sus semejantes y de la naturaleza. Algo en ella hace que el hombre deje de resonar con el mundo que le rodea. Algo en ella convierte a los seres humanos en sujetos atomizados. Es precisamente este sujeto atomizado el que, según Hannah Arendt, es el bloque de construcción elemental del estado totalitario.

A nivel de la población, la ideología mecanicista creó las condiciones que hacen a las personas vulnerables para la formación de masas. Desconectó a las personas de su entorno natural y social, creó experiencias de ausencia radical de significado y propósito en la vida, y condujo a niveles extremadamente altos de la llamada ansiedad, frustración y agresión «flotantes», es decir, ansiedad, frustración y agresión que no están conectadas con una representación mental; ansiedad, frustración y agresión en las que las personas no saben por qué se sienten ansiosas, frustradas y agresivas. Es en este estado cuando las personas se vuelven vulnerables a la formación de masas.

La ideología mecanicista también tuvo un efecto específico a nivel de la «élite»: cambió sus características psicológicas. Antes de la Ilustración, la sociedad estaba dirigida por los nobles y el clero (el «antiguo régimen»). Esta élite imponía su voluntad a las masas de forma manifiesta a través de su autoridad. Esta autoridad era otorgada por las Grandes Narrativas religiosas que mantenían un firme control sobre las mentes de la gente. Cuando las narrativas religiosas perdieron su control y surgió la ideología democrática moderna, esto cambió. Ahora los líderes debían ser elegidos por las masas. Y para ser elegidos por las masas, tenían que averiguar qué querían las masas y dárselo más o menos. Por lo tanto, los líderes se convirtieron en seguidores.

Este problema se resolvió de una forma bastante previsible pero perniciosa. Si no se puede mandar a las masas, hay que manipularlas. Ahí es donde nació el adoctrinamiento y la propaganda modernos, tal como se describe en las obras de personas como Lippman, Trotter y Bernays. Repasaremos la obra de los padres fundadores de la propaganda para comprender plenamente la función social y el impacto de la propaganda en la sociedad. El adoctrinamiento y la propaganda suelen asociarse a estados totalitarios como la Unión Soviética, la Alemania nazi o la República Popular China. Pero es fácil demostrar que, desde principios del siglo XX, el adoctrinamiento y la propaganda también se utilizaron constantemente en prácticamente todos los estados «democráticos» del mundo. Además de estas dos, describiremos otras técnicas de manipulación de masas, como el lavado de cerebro y la guerra psicológica.

En los tiempos modernos, la proliferación explosiva de la tecnología de vigilancia de masas dio lugar a medios nuevos y antes inimaginables para la manipulación de las masas. Y los nuevos avances tecnológicos prometen un conjunto completamente nuevo de técnicas de manipulación, en el que la mente se manipula materialmente mediante dispositivos tecnológicos insertados en el cuerpo y el cerebro humanos. Al menos ese es el plan. Todavía no está claro hasta qué punto cooperará la mente.


El totalitarismo no es una coincidencia histórica. Es la consecuencia lógica del pensamiento mecanicista y de la creencia delirante en la omnipotencia de la racionalidad humana. Como tal, el totalitarismo es un rasgo definitorio de la tradición de la Ilustración. Varios autores lo han postulado, pero aún no se ha sometido a un análisis psicológico. Decidí intentar colmar esta laguna, por lo que escribí La psicología del totalitarismo. Analiza la psicología del totalitarismo y la sitúa en el contexto más amplio de los fenómenos sociales de los que forma parte.

Con el libro no pretendo centrarme en lo que se suele asociar con el totalitarismo -campos de concentración, adoctrinamiento, propaganda-, sino en los procesos culturales-históricos más amplios de los que surge el totalitarismo. Este enfoque nos permite centrarnos en lo que más importa: las condiciones que nos rodean en nuestra vida cotidiana, a partir de las cuales el totalitarismo echa raíces, crece y prospera.

En última instancia, mi libro explora las posibilidades de encontrar una salida al actual estancamiento cultural en el que parecemos estar atrapados. Las crecientes crisis sociales de principios del siglo XXI son la manifestación de una agitación psicológica e ideológica subyacente, un cambio de las placas tectónicas sobre las que se asienta una visión del mundo. Estamos viviendo el momento en que una vieja ideología se alza en el poder, una última vez, antes de derrumbarse. Cada intento de remediar los problemas sociales actuales, sean los que sean, sobre la base de la vieja ideología sólo empeorará las cosas. No se puede resolver un problema utilizando la misma mentalidad que lo creó. La solución a nuestro miedo e incertidumbre no reside en el aumento del control (tecnológico). La verdadera tarea a la que nos enfrentamos como individuos y como sociedad es imaginar una nueva visión de la humanidad y del mundo, encontrar un nuevo fundamento para nuestra identidad, formular nuevos principios para la convivencia con los demás y reclamar una capacidad humana oportuna: el discurso de la verdad.

Thanks for reading Mattias Desmet! Subscribe for free to receive new posts and support my work.

https://mattiasdesmet.substack.com/p/the-psychology-of-totalitarianism?r=qzjhr&s=w&utm_campaign=post&utm_medium=web&fbclid=IwAR1Qw7hKyq6asTbhrla_P_szr_DPO4rD0tFomIoWxeiW3LaYfu5YI-jHP_A

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.