Las locas percepciones que impulsan nuestras políticas de Covid

Las locas percepciones que impulsan nuestras políticas de Covid

Las locas percepciones que impulsan nuestras políticas de Covid
Por Willy Forsyth 12 de enero de 2022

Cuando renuncié a mi trabajo en la Fundación Nacional de Ciencias (NSF) en el marco del Programa Antártico de los Estados Unidos, lo hice en gran parte debido a esta premisa expuesta por el representante de la NSF de la Estación McMurdo

"Entiendo que los impactos del COVID, y las mitigaciones que está tomando el programa, son un reto. También comprendo que los riesgos son percibidos de manera diferente por cada uno de nosotros, dependiendo de nuestros antecedentes y de nuestros diferentes niveles de apropiación de ese riesgo."

Hemos permitido que las «percepciones» subjetivas, en lugar de un análisis de riesgos cuantificable -una de las principales funciones de la salud pública-, controlen nuestras vidas. Esperaba haber dejado atrás la locura de las políticas equivocadas de Covid en la Antártida, pero me equivoqué.

He estado reflexionando sobre cómo todavía abundan las políticas en Estados Unidos que se rigen únicamente por las percepciones y no por el empirismo, y considerando si nos estamos alejando de esta forma errónea de pensar. Hay algunas señales prometedoras para esa vuelta a la razón, sobre todo al recordar las primeras políticas de la pandemia en contraste con las actuales. Pero seguimos avanzando a paso de tortuga.

Recordando mi última semana viviendo en la ciudad de Nueva York -la primera semana después de que comenzaran los cierres-, recuerdo haber montado en bicicleta y conducido por primera (y espero que única) vez por calles vacías. Poco después, las playas comenzaron a cerrarse en mi estado natal, California. Estas políticas no se basaban en otra cosa que en la percepción de que desplazarse mataría a la gente, cuando en realidad, el aire libre es el mejor entorno para evitar la transmisión del SARS-CoV-2. Al igual que muchas de nuestras políticas de Covid, éstas tuvieron el efecto contrario al deseado, llevando a la gente a pasar semanas en el interior, un entorno mucho más propicio para la transmisión.

Afortunadamente, casi ningún estadounidense aceptaría ahora el cierre de los entornos exteriores como algo viable. Desgraciadamente, en Estados Unidos se sigue debatiendo otro cierre infundado: el cierre de las escuelas. Europa hizo rápidamente todo lo posible para que los niños volvieran a la escuela y se mantuvieran en ella, ya que sólo el 14% no lo hizo, frente al 65% en Estados Unidos. Pero los padres, profesores y medios de comunicación estadounidenses, presos del pánico, han perpetuado la idea de que el SARS-CoV-2 es perjudicial para los niños, cuando los datos siempre han contado una historia muy diferente. El New York Times publicó finalmente un artículo penitente en el que reconocía los daños que hemos causado a nuestros niños, de nuevo, demasiado tarde.

Europa también ha seguido un razonamiento científico exhaustivo para limitar el enmascaramiento de los niños. Reconocen los mínimos beneficios y los inmensos perjuicios de estas políticas. Sin embargo, los niños siguen cubriendo sus rostros en los campus de todo Estados Unidos.

Estados Unidos tiene una gran influencia mundial, y establecer estos terribles precedentes basándose únicamente en la percepción da licencia a otros, como el presidente Yoweri Musevini, de Uganda -un país con un perfil de riesgo de Covid mucho más bajo que las envejecidas poblaciones occidentales- para justificar horribles cierres de escuelas y otras infracciones de los derechos humanos en nombre de la salud pública con poco escrutinio o responsabilidad. Y ésta es sólo una de las muchas cargas perjudiciales que las naciones ricas han exportado a los pobres del mundo durante la pandemia. Nuestra actual acumulación de vacunas para refuerzos innecesarios es otra.

Afortunadamente, cada vez se reconoce más la falta de pruebas de algunas políticas, como la protección de la población contra las mascarillas. Esto es particularmente importante cuando se compara con la sorprendente protección de la inmunidad. Desgraciadamente, aunque las vacunas Covid proporcionan una excelente protección individual, hay datos abrumadores en este momento que muestran que hacen poco o nada para prevenir la transmisión.

Sin embargo, los responsables políticos siguen presionando para que se impongan más vacunas y refuerzos en contra de la evidencia. Se aboga por los refuerzos para todas las personas mayores de 16 años, a pesar de que el riesgo de miocarditis en hombres menores de 40 años después de una segunda dosis es mayor que el de la propia infección por el SARS-CoV-2. Se sigue ignorando la evidencia y las percepciones siguen impulsando las premisas para cerrar las escuelas, obligar a usar mascarillas, imponer vacunas e incluso los onerosos protocolos de pruebas para nuestros escolares y otros.

El Dr. Vinay Prasad ha expuesto un gran argumento sobre la limitada utilidad y la inmensa inutilidad de las pruebas Covid. Lo que más me preocupa aquí es que las pruebas para mantener a los niños en las escuelas volverán a dar el resultado contrario. En su mayoría, proporcionarán información de una infección leve o asintomática que inevitablemente los mantendrá fuera de la escuela en nombre de protegerlos de una enfermedad que no los perjudica. Estamos confundiendo el ruido de las pruebas con su señal y obstaculizando a los sanos. Esto ya es bastante perjudicial, pero el mayor pecado de estos protocolos de pruebas obsesivos es la mala asignación de las pruebas en detrimento de los casos de uso para proteger a los vulnerables.

Por ejemplo, un amigo me cuenta que gran parte de la industria cinematográfica -compuesta en gran parte por adultos jóvenes, sanos y vacunados- exige pruebas todos los días, lo que provoca una frecuente escasez de personal (muy parecida a la que estamos viendo entre los trabajadores sanitarios) y una demanda masiva de pruebas. Si se repiten estos protocolos de acaparamiento de pruebas en múltiples industrias de individuos mayoritariamente sanos y vacunados, se produce la escasez generalizada de pruebas que estamos viendo ahora.

¿Podrían utilizarse mejor estas pruebas para quienes tienen acceso frecuente a personas vulnerables, como mi abuela de 90 años, que se ha mudado recientemente a una residencia asistida? La semana pasada, a mi hermano no se le permitió visitarla porque no está vacunado (a pesar de que se ha sometido a Covid y tiene inmunidad al virus, algo que Europa ha reconocido que nosotros no).

Mi abuela también está vacunada, pero sabemos que esta protección sólo llega hasta cierto punto para las personas de 90 años, que, incluso vacunadas, siguen teniendo un riesgo extremadamente mayor de sufrir resultados graves de Covid que los niños en edad escolar cuyos padres acaparan las pruebas. Mi hermano y yo mismo (tuve Covid después de dos dosis de la vacuna) haríamos mucho más por proteger a nuestra abuela y a sus convivientes si pudiéramos acceder a las pruebas rápidas de Covid para asegurarnos de que no llevamos el virus a su casa comunal. Pero las pruebas rápidas en las farmacias del sur de California están agotadas.

Afortunadamente, el discurso ha mejorado en torno a nuestros errores durante la pandemia, los resultados negativos de nuestras propias políticas, e incluso los escollos psicológicos que permiten que tales errores se perpetúen.

Incluso los principales asesores de Biden le instan ahora a adoptar la estrategia de vivir con el virus. Que haya o no suficiente consenso sobre esta forma de pensar (conocida como racionalidad) para que superemos la histeria que ha paralizado nuestra forma de vida al tiempo que proporciona poca o ninguna protección contra una pandemia inevitable, es fundamental para nuestro futuro.

¿Viviremos con miedo y comportamientos ilógicos durante años? ¿O utilizaremos los hechos para recuperar las vidas que valoramos?
Autor

Willy Forsyth
Willy Forsyth, MPH EMT-P, ha trabajado como profesional de la salud pública con agencias humanitarias en África y Asia. También es un paracaidista de la Guardia Nacional Aérea de Alaska con experiencia en la mitigación de riesgos en operaciones complejas en entornos globales. Recientemente ha trabajado como coordinador de seguridad sobre el terreno y jefe de búsqueda y rescate en el Programa Antártico de los Estados Unidos en la estación McMurdo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.