Mi gratitud por las disculpas y las expresiones sinceras de arrepentimiento

Mi gratitud por las disculpas y las expresiones sinceras de arrepentimiento
Por Thomas Harrington 16 de agosto de 2022 Filosofía 7 minutos de lectura

Queridos amigos y valiosos conocidos:

Siento haber tardado tanto en escribir. Francamente, he estado abrumado por todas las muestras de amor y sincero pesar que muchos de vosotros me habéis enviado recientemente.

Aunque nunca he sido un gran aficionado a los mensajes en grupo, creo que en este caso es (alguien me dijo una vez que nunca es prudente posponer la expresión de la gratitud) probablemente la forma más expeditiva de agradeceros la avalancha de apoyo y compasión que habéis dirigido a mí y a otros herejes de Covid, ahora que el discurso principal sobre esta «amenaza sin precedentes para nuestra seguridad» yace en jirones en el suelo ante nosotros.

Así que aquí va.

Me gustaría enviar una nota especial de agradecimiento a todos aquellos amigos y familiares que, tras burlarse a mis espaldas de que se me había ido la olla, o de que me había convertido de repente en un trumpista irreflexivo y egoísta, enviaron sus sinceras disculpas por lo que dijeron de mí, y por cómo había caído en la repetición descerebrada y obsesiva de los memes de Q-Anon.

Estoy especialmente agradecida por las palabras de arrepentimiento que he recibido de aquellos de este mismo grupo que llevaron la lógica de la persecución de brujas y el apartheid medievales a las reuniones familiares y a las amistades. Es muy agradable ver que ahora os dais cuenta del fuego con el que estabais jugando y que todos habéis hecho promesas solemnes y bastante públicas de pedir perdón a los que condenasteis al ostracismo basándoos en supersticiones institucionalizadas y de no volver a recorrer ese camino triste y divisivo.

Sobre todo, me gustaría daros las gracias por la forma en que todos habéis admitido amablemente la verdad de lo que os dije repetidamente desde el principio basándome en mi lectura de los propios informes de la FDA sobre las vacunas (que nunca hubo ninguna prueba científica de que las inyecciones detuvieran la infección o la transmisión), así como lo que ha quedado claro desde la filtración en 2021 de los numerosos contratos entre Pfizer y los gobiernos soberanos: no había ninguna ciencia disponible que respaldara las repetidas afirmaciones del gobierno de que las vacunas eran «seguras y eficaces».

Me gustaría enviar un saludo especial a mis amigos médicos que, al parecer, nunca se tomaron el tiempo de leer ninguno de los múltiples estudios científicos sobre la eficacia de las máscaras y las capacidades probadas de las vacunas que les envié durante los últimos 30 meses y que prefirieron responder, en las pocas veces que lo hicieron, con burlonas frases y admoniciones como «Quédate en tu carril Tom».

La forma en que todos y cada uno de ellos han reconocido personalmente la verdad de estas cosas, así como el hecho de que las pruebas de PCR eran tremendamente poco fiables, que la idea de una transmisión masiva asintomática era una quimera, que el distanciamiento social era inútil y que las vacunas no han hecho nada para detener la infección y, de hecho, pueden estar promoviéndola, ha sido reconfortante.

Por estas sinceras expresiones de rectificación y arrepentimiento les estaré siempre agradecida. Además, me hacen tener mucha fe en que la profesión médica, tras reconocer su arraigada tendencia a sustituir los eslóganes suministrados por las farmacéuticas por la cuidadosa revisión de las realidades empíricas en constante evolución, está preparada para un verdadero renacimiento humanista en el ámbito de la atención al paciente.

A mis antiguos editores «progresistas», tanto en EE.UU. como en España, que decidieron que mis reflexiones a contracorriente sobre Covid a partir de marzo de 2020 -casi todas las cuales se han demostrado ahora- eran lo suficientemente tóxicas como para ganarme la marginación o la excomunión de su lista de colaboradores, Les agradezco que hayan reconocido cómo se dejaron engañar por el porno del miedo dirigido a ustedes y que hayan emprendido investigaciones rigurosas para explicar a sus lectores lo que ocurrió, y asegurar que nunca más volverán a participar en consignas inducidas por la histeria y en purgas de personal como ésta.

A mis antiguos colegas de la universidad que me abuchearon en el listserv interno de la facultad con el brío embriagado de los jacobinos lanzadores de piedras cuando simplemente publiqué las propias palabras y estudios aprobados de los CDC y la OMS sobre la eficacia y el uso de las mascarillas en entornos públicos, o cuando simplemente compartí la tasa real de mortalidad por tramos de edad (determinada por los CDC) de los infectados por el virus en la primavera y el verano de 2020, quiero daros las gracias por las muchas palabras amables y sinceras de arrepentimiento y reparación que me habéis transmitido.

Se me llena la copa cuando pienso en todas las palabras de arrepentimiento y los sentimientos para tender puentes que he recibido de la administración de la misma universidad que en su día desestimó arrogantemente mis esfuerzos por informarles sobre las capacidades reales conocidas de las máscaras y las pruebas PCR desde el principio, y que pasó gran parte de los dos últimos años encarcelando a estudiantes que tenían poco o ningún riesgo de contraer el virus, al tiempo que fomentaba el desarrollo de una cultura del chivatazo entre ellos y, por supuesto, ordenando que se pusieran una vacuna que no haría casi nada por ellos o por la comunidad, pero que definitivamente aumentaría sus posibilidades de tener un evento adverso grave.

Todo ello mientras engordaban la cuenta de resultados de la institución cobrando la matrícula completa en un momento en el que todas las carísimas actividades extracurriculares que forman parte de la experiencia universitaria actual desaparecían felizmente del lado del debe de sus libros de cuentas.

Y quién podría olvidar la forma en que presentaron a los miembros del personal y de la facultad un ultimátum para que se pusieran las vacunas experimentales e inútiles o fueran despedidos, incluso cuando estos empleados podían presentar abundantes pruebas de anticuerpos de una infección anterior, y/o una carta de un médico autorizado diciendo que la exigencia de vacunar en su caso particular no superaba las pruebas más básicas de necesidad médica o seguridad individual.

Sólo puedo agradecer que, junto con otras instituciones fuertemente dotadas, dediquen tiempo a la urgente tarea de suprimir la libertad de expresión para encabezar un movimiento nacional que indemnice a los estudiantes a los que agredieron, así como a los millones de personas, como los de sus instituciones, que perdieron sus puestos de trabajo por tener la capacidad de ver a través de la ventisca de propaganda dirigida por Pharma y amplificada por el gobierno y defender la idea esencial de la soberanía corporal. Los miles de millones que pagarán de las ganancias que obtuvieron mientras mantenían las altas matrículas y limitaban enormemente los servicios a los estudiantes serán muy apreciados.

Mi corazón canta cuando oigo todas las formas en que los dirigentes de los distritos escolares de todo el país expresan su remordimiento por lo que hicieron a los niños con el pretexto de protegerlos de un virus que podía hacerles poco o ningún daño, y del que se sabía, desde mediados de la primavera de 2020, que no servían como importantes vectores de transmisión.

Y luego -y aquí de nuevo se me va el alma- están los profusos e interminables mea culpas de los sindicatos de profesores, como el de la ciudad de Nueva York, que no sólo aseguraron que los alumnos se marchitaran cognitiva y emocionalmente ante sus pantallas en casa (es decir, si había una disponible en la casa donde viven) durante años, sino que también se confabularon con el Departamento de Educación de la ciudad para denegar -en aparente violación de la ley federal- exenciones religiosas a cerca del 99% de las personas que las solicitaron.

El hecho de que ahora asuman la responsabilidad de lo que han hecho a los niños indefensos y acojan a los profesores condenados al ostracismo para que vuelvan a trabajar, tanto con afecto como con una considerable recompensa económica por los salarios perdidos, es realmente reconfortante.

Estoy seguro de que hay muchas, muchas otras personas que se equivocaron en casi todo en Covid que, en aras de mantener un sentido de rigor moral o de ejercer una responsabilidad adulta básica, están trasnochando para componer mensajes de contrición y pensando en la mejor manera de ofrecer una restitución económica a las personas cuyas vidas perjudicaron.

Son daños que cometieron por el deseo de no pensar demasiado, o simplemente para evitar ser vistos como cómplices de los que los medios de comunicación y toda la gente guay que les rodeaba volvían a identificar como desviados éticos e intelectuales.

A medida que sus nuevos mensajes de amor y curación fluyan hacia mí y hacia mis conciudadanos endemoniados, haré todo lo posible por reconocerlos y celebrarlos del modo que he hecho más arriba.

Con gratitud:

Tom
Autor

Thomas Harrington
Thomas Harrington, investigador principal del Instituto Brownstone, es ensayista y profesor emérito de Estudios Hispánicos en el Trinity College de Hartford (EEUU), donde enseñó durante 24 años. Está especializado en los movimientos ibéricos de identidad nacional Cultura catalana contemporánea. Sus escritos están en Thomassharrington.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.