¿Por qué la izquierda ha fallado tanto en la prueba Covid?

¿Por qué la izquierda ha fallado tanto en la prueba Covid?

¿Por qué la izquierda ha fallado tanto en la prueba Covid?
Por Thomas Harrington 19 de septiembre de 2022 Medios de comunicación, Filosofía, Sociedad 12 minutos de lectura.

Como cualquier otro fenómeno social importante, los regímenes de propaganda tienen genealogías históricas. Por ejemplo, se podría argumentar con mucha fuerza que la actual y, lamentablemente, en gran medida exitosa embestida propagandística de Covid bajo la que vivimos ahora puede remontar sus raíces a las dos llamadas guerras de demostración (la invasión de Panamá y el primer conflicto del Golfo) emprendidas por George Bush padre.

Las élites estadounidenses estaban muy afectadas por la derrota del país en Vietnam. En ella vieron, con razón, un considerable recorte de lo que habían llegado a considerar su derecho divino desde el final de la Segunda Guerra Mundial: la capacidad de intervenir a su antojo en cualquier país que no estuviera explícitamente cubierto por el paraguas nuclear soviético.

Y en su análisis de ese fracaso, se fijaron correctamente en el papel que los medios de comunicación -al llevar simplemente la chabacana e innoble realidad de la guerra a nuestras salas de estar- habían desempeñado en socavar la voluntad de los ciudadanos de participar en aventuras tan infructuosas, costosas y salvajes en el futuro.

Con su enorme despliegue militar y su fuerte apoyo a los apoderados en América Latina en los años ochenta, Ronald Reagan dio los primeros pasos para recuperar esta prerrogativa perdida de las élites.

Pero no fue hasta el gobierno de George Bush padre y los dos conflictos mencionados anteriormente que, como él mismo dijo exultante tras su despiadada matanza de unos 100.000 iraquíes mal equipados, «hemos dejado atrás el síndrome de Vietnam de una vez por todas».

Bush sabía de qué hablaba, y no era necesariamente, ni siquiera principalmente, de fuerza o destreza militar.

Lo que había limitado en gran medida a Reagan a las guerras por delegación durante ocho años de mandato eran dos cosas. La primera era una ciudadanía que aún tenía fresco el recuerdo de la debacle del sudeste asiático. La segunda, y posiblemente más importante, era un cuerpo de prensa familiarizado con la realidad de estos conflictos que seguía cuestionando su moralidad y eficacia estratégica.

Bush y su equipo, que como recordarás incluía a un tal Richard Cheney en Defensa, hicieron de la solución de este «problema» de aversión a la guerra uno de los objetivos centrales de su presidencia. Como sugiere Barbara Trent en su notable El engaño de Panamá, la experimentación de nuevas técnicas de gestión de los medios de comunicación no fue un elemento estratégico secundario del conflicto, sino su objetivo principal.

A la invasión de Panamá le siguió, en rápida sucesión, la Guerra del Golfo, en la que la cobertura de la prensa hizo mucho hincapié en las opiniones de los militares estadounidenses y en sus explicaciones sobre la genialidad técnica de la tecnología militar de fabricación estadounidense. De este modo, la guerra se presentó a los estadounidenses como una especie de emocionante videojuego caracterizado por destellos de luz en la noche y ataques de precisión desprovistos de cualquier derramamiento de sangre y muerte.

Este proceso de insensibilización de los medios de comunicación y, a partir de ahí, del pueblo estadounidense a los horrendos efectos humanos de la construcción de la guerra, culminó con el repugnante espectáculo, el 30 de enero de 1991, de los periodistas riéndose junto al general Norman Schwartzkopf mientras éste bromeaba mostrándoles vídeos de supuestas «bombas inteligentes» que mataban a la gente como si fueran hormigas desde la seguridad de 30.000 pies.

Al no haber recibido ninguna respuesta coordinada de nadie con poder sobre este trato degradante de la vida humana y del pueblo estadounidense, se triplicaron y se volvieron totalmente maniqueos después del 11 de septiembre.

¿Por qué no?

Con la derogación de la Doctrina de la Equidad por parte de Reagan en 1987 y la Ley de Telecomunicaciones de Bill Clinton de 1996, los medios de comunicación nunca habían estado: a) concentrados en tan pocas manos; b) tan obligados a la regulación gubernamental para mantener la superrentabilidad generada por esta consolidación; c) debilitados por el colapso del modelo de negocio de los periódicos inducido por Internet y, por tanto, d) menos obligados a tener en cuenta las preocupaciones e intereses de un amplio espectro del pueblo estadounidense.

Ahora era realmente, como dijo George Bush hijo, una cuestión de «O estás con nosotros o contra nosotros», siendo nosotros, por supuesto, el gobierno que hace la guerra (incluido el Estado Profundo) junto con sus voceros mediáticos servilmente leales. Si, como Susan Sontag -que, te guste o no, era una pensadora muy brillante y muy preparada-, creías que las presunciones maníacas de la respuesta estadounidense al 11 de septiembre eran erróneas, y lo decías, podías esperar, en este nuevo entorno, ser objeto de ataques bien coordinados contra tu carácter.

Ni una sola vez la administración pidió moderación en esos ataques, ni ninguna figura de la administración recordó la importancia del valor supuestamente estadounidense del derecho de todos a ser escuchados respetuosamente.

Viendo el agotamiento de la marca Bush tras la debacle de Irak, el Estado Profundo cambió de partido en el periodo previo a las elecciones de 2008. Y desde entonces ha permanecido firmemente del lado de la llamada «izquierda», fomentando el uso de la turba mediática gubernamental al estilo Bush-Cheney contra quienes se atrevan a cuestionar los motivos del santo belicista Obama, o, por ejemplo, la «lógica» de intentar reducir los problemas del racismo promoviéndolo mediante políticas de identidad.

La eficacia de estas tácticas de derribo al estilo de la mafia se vio muy reforzada por la espectacular expansión de las plataformas de los medios sociales en los años de Obama y Trump.

No es exagerado decir que una persona nacida en 1990 o después tiene poca o ninguna comprensión de lo que significa discrepar en detalle y de buena fe con alguien cuyos ideales políticos y/o sociales son diferentes a los suyos. Ni lo que significa sentirse obligado a responder a las afirmaciones de otros con cuidadosas refutaciones de los hechos.

Lo que sí saben, porque es casi todo lo que han visto de sus «superiores», es que discutir es buscar la destrucción de su interlocutor y, en su defecto, asegurarse de que sus argumentos no circulen libremente por nuestros espacios cívicos compartidos. La pobreza dialéctica cada vez mayor de quienes han sido socializados y educados en este entorno es evidente para cualquiera que haya ejercido de instructor en un aula durante el último cuarto de siglo.
Un santuario para los cansados

Aunque la mayoría de la gente parecía querer fingir que no ocurría nada nuevo, que la colaboración entre los medios de comunicación y el gobierno siempre había sido tan extrema, muchos de nosotros no lo hicimos. Teníamos recuerdos. Y sabíamos que el «campo de pensamiento pensable» era dramáticamente menor en 2005 que en 1978. Y sabíamos que era mucho, mucho más pequeño en 2018 que en 2005. En nuestra búsqueda de respuestas nos dirigimos a los críticos de los medios de comunicación y a los estudiosos de la historia de los medios. También nos dirigimos a los escritos de periodistas-activistas con interés y visión de estos asuntos.

En lo que respecta a este último grupo, me sentí atraído principalmente por los que podrían denominarse antiimperialistas de izquierdas. Leyéndolos, amplié mi comprensión de cómo las élites y sus «expertos» elegidos gestionan los flujos de información, y tratan constantemente de reducir los parámetros de la opinión aceptable en cuestiones de política exterior.

Sin embargo, hace dos años, el pasado mes de marzo, mi sensación de parentesco intelectual con este subconjunto de pensadores se volvió repentinamente muy tensa. Nos enfrentábamos a lo que inmediatamente reconocí como la mayor y más agresiva campaña de «gestión de la percepción» de los últimos tiempos, y quizá de la historia del mundo. Una, además, que estaba utilizando todas las técnicas empleadas durante las dos o tres décadas anteriores para asegurar la lealtad de los ciudadanos a las acciones bélicas de EEUU.

Y sin embargo, frente a ello, casi todos mis interlocutores en el análisis de la propaganda tenían poco o nada que decir. Y cuando envié contribuciones en las que exponía mis dudas sobre la congruencia del discurso emergente de Covid a lugares que, por lo general, habían acogido con satisfacción mis análisis de la propaganda a favor de la guerra, de repente hubo vacilaciones en el otro extremo.

Y el paso del tiempo no curó nada. De hecho, lo único que decían estas personas en el camino, es decir, si se dirigían a Covid, era subrayar la gravedad sin precedentes de la situación (una afirmación muy cuestionable) e insistir en la supuesta gestión desastrosa de Trump.

Prácticamente no había luz entre las opiniones de estas personas y las de los liberales insulsos que, como verdaderos izquierdistas, siempre decían despreciar. Y así fue, durante los dos años que duró el pánico de Covid.

Hace más o menos una semana, John Pilger, posiblemente uno de los más brillantes y persistentes analistas izquierdistas de la propaganda del establishment, publicó «Silenciar a los corderos: cómo funciona la propaganda» en su sitio web y luego en varios medios de comunicación progresistas.

En él, repite todo tipo de ideas y conceptos bien conocidos. Hay una referencia a Leni Riefenstahl y a cómo ella creía que la burguesía es la más susceptible a las campañas de influencia, un recordatorio del horrible e inmerecido destino de Julian Assange, un merecido elogio al absolutamente extraordinario, aunque en gran medida ignorado, discurso de aceptación del Nobel de Harold Pinter, una inteligente discusión sobre cómo nuestros medios de comunicación se niegan a contarnos nada de lo que ocurrió entre Rusia y Occidente, y Rusia y Ucrania entre 1990 y febrero de este año.

La tesis subyacente del artículo es que, si bien la emisión y el impulso constante de mensajes aprobados por la élite son elementos clave de la propaganda, también lo es la desaparición estratégica de realidades y verdades históricas esenciales.

Todo ello es un buen tema. De hecho, todos los temas sobre los que he escrito con frecuencia y convicción a lo largo de los años.

Hacia el final del artículo, Pilger formula la siguiente pregunta retórica

¿Cuándo se levantarán los verdaderos periodistas?

Y unas líneas más adelante, tras proporcionarnos una lista de dónde encontrar los pocos medios y periodistas que sí saben lo que hacen cuando se trata de las jugadas de despiste informativo de la élite, añade

¿Y cuándo se levantarán los escritores, como hicieron contra el ascenso del fascismo en los años 30? ¿Cuándo se levantarán los cineastas, como lo hicieron contra la Guerra Fría en los años 40? ¿Cuándo se levantarán los satíricos, como lo hicieron hace una generación?

Después de haber estado empapados durante 82 años en un profundo baño de rectitud que es la versión oficial de la última guerra mundial, ¿no es hora de que los que deben mantener el registro correcto declaren su independencia y descodifiquen la propaganda? La urgencia es mayor que nunca.

Al leer esta floritura final y recordar el silencio de cordero de John Pilger ante la sostenida embestida covidiana de mentiras institucionalizadas y censura de grado soviético, uno no sabe si reír o llorar.

Y si se tiene en cuenta que prácticamente todos los que él respalda como ejemplos de periodismo propagandístico -personas como Chris Hedges, Patrick Lawrence, Jonathan Cook, Diana Johnstone, Caitlin Johnstone, cuyo trabajo he defendido con frecuencia y entusiasmo a lo largo de los años- tomaron el mismo camino de masticación, la sensación de farsa no hace más que aumentar.

Lo mismo puede decirse de la mayoría de los medios de comunicación (Grayzone, Mint Press News, Media Lens, Declassified UK, Alborada, Electronic Intifada, WSWS, ZNet, ICH, CounterPunch, Independent Australia, Globetrotter) que se presentan como sabedores de las artimañas de las operaciones de influencia patrocinadas por la élite.

¿Quién, se me ocurre entonces la pregunta, está viviendo realmente en un «profundo baño de rectitud» que impide la capacidad de acceder a las verdades que hay más allá de la «versión oficial» de nuestro pasado y nuestro presente?

¿Quién no está respondiendo a la presencia de tendencias fascistas en nuestro entorno?

Si no lo supiera, juraría que son John y su alegre banda de disectores de propaganda de crack.

¿Tan difícil les resulta ver la sombra del fascismo en la ya muy documentada colaboración entre el gobierno de EEUU y las Grandes Tecnologías en la censura de las opiniones que van en contra del discurso deseado por el gobierno y las Grandes Farmacéuticas sobre Covid?

¿Les resulta realmente difícil ver la presencia de las mismas fuerzas oscuras en la derogación insensible por parte del gobierno estadounidense del principio de Nuremberg relativo al consentimiento informado y la experimentación médica?

¿No les preocupa el hecho de que las vacunas experimentales que se vendieron a la población basándose en su capacidad para detener la infección no lo hagan? ¿O que esto era conocido por cualquiera que leyera los documentos informativos de la FDA publicados cuando estas inyecciones se lanzaron al público?

¿Cuenta esto como un gran «problema de propaganda» que merece la pena investigar?

¿Les importan los millones de personas que perdieron su trabajo por estas mentiras y, por supuesto, el abyecto desprecio del gobierno por el antiguo derecho legal a oponerse a un tratamiento médico por motivos religiosos?

Como expertos en política exterior desde hace mucho tiempo, ¿han investigado la naturaleza mafiosa de los contratos de vacunas que se imponen a países soberanos de todo el mundo?

Como grandes detectives de la ocultación de información que son, ¿les despertó alguna sospecha que Pfizer intentara mantener en secreto toda la información clínica relativa a las vacunas durante 75 años?

Y como buenos progresistas que son, ¿les molestó la enorme transferencia de riqueza hacia arriba que tuvo lugar durante los años del estado de excepción de Covid?

¿Han despertado alguna sospecha de que todo este jaleo no sea sólo por la salud?

¿Han organizado grupos de apoyo y planes de acción para los miles de millones de niños de todo el mundo cuyas vidas se vieron sumidas en el caos por la inútil cuarentena y enmascaramiento que se les impuso, y que, con toda probabilidad, nunca recuperarán los años de progreso en el desarrollo perdidos por este programa de crueldad sin sentido?

Podría seguir.

Por lo que puedo decir, la respuesta a todas estas preguntas es un rotundo «¡NO!».

Estoy verdaderamente agradecido por todo lo que John Pilger y sus compañeros de los cuadros de disección de la propaganda izquierdista me han enseñado a lo largo de los años. Pero, como dijo Ortega y Gasset, un intelectual público es tan bueno como su capacidad de permanecer a la «altura de su tiempo».

Lamentablemente, este grupo de individuos, por lo demás de gran talento, ha fracasado en esta prueba, de forma estrepitosa, durante los últimos dos años o más. Por mucho que les duela oírlo, han demostrado parecerse mucho más a los «clérigos» que Julien Benda fustigó con razón en 1927, después de que perdieran su orientación moral y su agudeza crítica ante la masiva avalancha de propaganda utilizada para promover las matanzas sin sentido de la Primera Guerra Mundial.

Por qué estos descubridores profesionales de las realidades camufladas de nuestro tiempo decidieron de repente no ver lo que estaba ocurriendo ante sus ojos es un trabajo para futuros historiadores.

Pero si tuviera que aventurar una conjetura hoy, diría que tuvo mucho que ver con todas las cosas humanas habituales, como el miedo a perder amigos y prestigio o a que los ejecutores ideológicos de su bando consideren que se pasan al enemigo. Todo ello está bien y es comprensible.

Pero si es así, ¿no es demasiado admitir ahora públicamente que has perdido el tren en esta importante historia?

Y si no puedes hacerlo, ¿podrías al menos tener la sensatez de dejar de dar sermones sobre temas como «el funcionamiento de la propaganda» durante un buen rato?
Autor

Thomas Harrington
Thomas Harrington, investigador principal del Instituto Brownstone, es profesor emérito de Estudios Hispánicos en el Trinity College de Hartford, CT, donde enseñó durante 24 años. Sus investigaciones versan sobre los movimientos ibéricos de identidad nacional y la cultura catalana contemporánea. Sus ensayos se publican en Words in The Pursuit of Light.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.