¿Qué les diremos a nuestros hijos?

¿Qué les diremos a nuestros hijos?

¿Qué les diremos a nuestros hijos?
Por Sarabeth Matilsky 14 de febrero de 2022

Cuando intento responder a las preguntas de mis hijos, estoy tan furiosa que apenas puedo hablar.

Elijo mis palabras lentamente. «Muchos adultos a vuestro alrededor han fracasado».

Nunca he deseado tanto equivocarme como cuando recuerdo las predicciones que hice en marzo de 2020. Y en cambio, durante casi dos años y continuando, hemos fracasado colectivamente y seguimos fracasando en el objetivo principal de cualquier sociedad: proteger a nuestros niños.

La suma total de la política de Covid para los jóvenes se reduce a esto: millones de niños que llevan máscaras en la escuela, a los que se les dice que se mantengan alejados de los demás y que eviten obsesivamente los gérmenes, y que reciben en masa vacunas que probablemente no necesitan.

¿Por qué somos tan pocos los que defendemos a los niños?

«Sed siempre escépticos», les digo a mis hijos, «de cualquiera que quiera que tengáis miedo. El miedo irreflexivo es peligroso, y siempre hay que intentar tomar decisiones con calma. Los adultos no han hecho un buen trabajo de esto últimamente».

Y he aquí el crimen definitivo contra nuestros niños, perpetuado por dos administraciones hasta ahora: la censura y la eliminación de puestos de trabajo y licencias de miles de médicos e investigadores respetados que no están de acuerdo con la narrativa dominante de Covid, mientras ignoran y ridiculizan repetidamente su sencillo y honorable mensaje: «El tratamiento temprano de Covid salva vidas».

Esta censura y anulación no «frena la desinformación»: interrumpe el propio proceso científico y deja un mal sabor de boca a todos los que desean vivir en una sociedad democrática. Y sí, sigue siendo censura si instas a empresas privadas a hacer el trabajo sucio por ti, una y otra vez.

«Niños», digo, «la ciencia es algo que se hace, no un dogma que hay que obedecer. Y todos podemos hacer ciencia y aprender a pensar científicamente».

Muchos han instado recientemente y en repetidas ocasiones a nuestros hijos a «escuchar a los expertos». A lo que yo respondo: una sociedad democrática depende de la educación, y no de la variedad memorística y sumisa. Si queremos una de esas Democracias, les debemos a nuestros hijos el modelar la complejidad y la necesidad de usar nuestros cerebros para llegar a nuestras propias opiniones, además de aprender lo que creen los «expertos».

«Pero mamá, no harían que los niños hicieran estas cosas si fueran PELIGROSAS… ¿verdad, mamá?»

Y tengo que mirar a mis hijos y parpadear para evitar las lágrimas, porque sí: en el momento social actual, los adultos estamos permitiendo que nuestra sociedad se deslice cada vez más hacia el Farma-totalitarismo.

«Vale, pero señorita Matilsky, estas vacunas son seguras y eficaces, y las máscaras no son un gran problema de todos modos, así que ¿por qué enfadarse ahora? Los niños deberían poner de su parte para distanciarse socialmente y frenar la propagación».

En realidad, las mascarillas forman parte de un gran problema para los niños, porque interfieren en todos los aspectos del funcionamiento social normal, y criar a toda una generación de niños para que crean que ocultar sus rostros es normal, y que eso completa su deber cívico hacia nuestra salud pública colectiva.

Esto es una vergüenza y una mentira. No hay ni ha habido nunca pruebas que justifiquen el uso de mascarillas en toda la comunidad (y la cantidad igualmente vergonzosa de basura de plástico que se deriva de ello). Estaría bien que las mascarillas funcionaran bien para proteger a sus portadores y a los que les rodean de las enfermedades contagiosas, pero no lo hacen.

Un estudio tras otro refuta su beneficio en entornos comunitarios, y podemos ver a nuestro alrededor que la gente propaga el Covid incluso cuando las mascarillas se usan escrupulosamente, incluso cuando los modelos estadísticos de epidemiología apoyan la posibilidad de que podrían frenar la propagación.si fueran más gruesas, más grandes, más ampliamente usadas.

Me recuerda al plan de utilizar platos de comida más pequeños, que a su vez se suponía que reduciría el tamaño de las porciones y, por tanto, ¡provocaría una pérdida de peso generalizada! Pero, oh, espera… esto también fue un caso de teorías ilusorias que se confundieron con resultados reales.

En definitiva: ninguna cantidad de mascarillas cada vez más gruesas y rigurosas, ni la evitación fanática de los gérmenes, compensarán nunca las verdaderas medidas de salud pública que aumentan la resistencia a las enfermedades contagiosas: garantizar el acceso al agua limpia, al aire limpio y a los alimentos limpios, frescos y sanos, por no hablar de satisfacer nuestra necesidad humana de reunirnos socialmente para trabajar, relajarnos y realizar actividades espirituales.

Y aquí los adultos debemos dejarnos de rodeos y afrontar el hecho más vergonzoso de todos: consentir la captura reguladora por parte de las empresas farmacéuticas se ha convertido en el rasgo definitorio de la mala gestión de la política de Covid por parte de dos administraciones.

¿Por qué deberíamos confiarles la salud de nuestros hijos ni siquiera un momento, y mucho menos confiar en sus comunicados de prensa para orientar la política pública?

Presidentes Trump y Biden, deberíais avergonzaros de haberos dejado engañar por estas corporaciones tan increíblemente hábiles en la manipulación. Necesitamos líderes que sepan identificar y proteger a los niños de los efectos de esa manipulación.

No me corresponde a mí decidir si una vacuna es la opción correcta para ti o para tu hijo. Y me corresponde absolutamente insistir en que cualquiera que intente convencerme de que acepte un tratamiento médico en nombre de mi hijo no debe nunca promover, presionar o discutir el asunto con mi hijo al margen de mí (es decir, en las escuelas o en cualquier otro lugar, o exigiendo un tratamiento médico, una prueba o una vacuna para su admisión); y no estar en el negocio de comercializar sus medicamentos conmigo para obtener beneficios.

Fallamos a nuestros hijos cuando les hicimos poner sus vidas en espera mientras los adultos discutíamos durante dos años, y ahora les fallamos aún más, mientras dejamos que los políticos y los epidemiólogos y las empresas farmacéuticas experimenten con sus cuerpos por razones que no dejan a nadie más sano, mientras les exponemos a riesgos conocidos y desconocidos de políticas que no están reduciendo la transmisión, los casos o la tasa de mortalidad de Covid.

Qué increíblemente solitario para nuestros hijos, que se les enmascare y se les diga que sólo deben interactuar con los demás con precaución… porque muchos adultos que les rodean son tan temerosos y no están dispuestos a aprender algunos de los principios básicos de la biología celular y la investigación científica que se supone que nuestros hijos están aprendiendo en la escuela primaria.

Es vergonzoso imponer un tratamiento médico a los que menos se benefician. ¿Cómo vamos a crear suficiente confianza en nuestro gobierno y nuestros sistemas si no podemos admitir nuestros errores y pedir disculpas a nuestros hijos, como les obligamos a hacer cuando se equivocan?

Dad un paso al frente, adultos. Es lo menos que podemos hacer por la generación que tendrá que ocuparse de nuestros desaguisados cuando seamos viejos; estaría bien que los niños de hoy tuvieran primero vidas productivas, significativas y sanas.
Autor

Sarabeth Matilsky
Sarabeth Matilsky escribe sobre las aventuras de su familia en la educación no escolarizada, tratando de encontrar todo el humor que puede. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.