¿Qué respuesta a la pandemia consigue un bien mayor?

¿Qué respuesta a la pandemia consigue un bien mayor?

¿Qué respuesta a la pandemia consigue un bien mayor?
Por Genevieve Briand 12 de febrero de 2022

Los economistas definen un movimiento que mejora el bienestar (es decir, un movimiento que sirve mejor a la sociedad en su conjunto) como cualquier decisión o acción que hace que un individuo o grupo de individuos esté mejor, sin hacer que otro individuo o grupo de individuos esté peor.

¿Cómo saben los individuos qué es lo mejor para ellos? Aunque los conocimientos científicos, teóricos o técnicos de una persona, o de una profesión, pueden ayudar a arrojar luz sobre lo que es mejor para los individuos, nunca pueden ser suficientes. Sólo los propios individuos tienen el conocimiento único que todos los demás no tienen, sobre sus circunstancias, limitaciones, necesidades y preferencias individuales y siempre cambiantes.

Hoy en día, las medidas relacionadas con Covid (cubrirse la cara, vacunarse, aislarse), cuando se imponen indiscriminadamente a todos, siguen impidiendo a algunos individuos, en algunos lugares, participar en interacciones sociales con compañeros de trabajo, amigos, vecinos y familiares, cercanos y lejanos.

Una solución no sirve para todos. He aquí la razón.

En lo único que podemos estar de acuerdo es en que no estamos de acuerdo en qué acción o medida es mejor para nosotros mismos y para el bien común. Tanto si se trata de cubrirse la cara, como de vacunarse o aislarse, algunos individuos lo llevarían a cabo, mientras que otros preferirían no hacerlo, todo ello porque «es lo correcto», para uno mismo y/o para los demás. Así pues, nos encontramos ante un dilema. Sin embargo, una cosa es segura: dado que los individuos no pueden ponerse de acuerdo sobre qué acción o medida es mejor, imponer una acción o medida a todos los individuos no puede ser la respuesta: no puede aumentar el bienestar.

Entonces, ¿qué?

Tal vez, el siguiente principio rector pueda ayudar.

Sin saber a qué grupo de individuos pertenecerías (el que opta por cubrirse la cara, vacunarse o aislarse, o el otro), ¿con qué norma para gobernar nuestra sociedad estarías de acuerdo?

¿Una que imponga una acción o una medida a todos los individuos? Ya hemos acordado que, partiendo del hecho de que existen desacuerdos entre los individuos, no es posible que una sola acción o medida mejore el bienestar de todos. Por tanto, no es así.

Si seguimos el principio rector anterior, la única norma que se impone es la que da voz a cada individuo. Sólo entonces se podrá tener en cuenta la diversidad de los individuos de nuestra sociedad, respetarlos y darles un trato equitativo. Al fin y al cabo, la suma de todas las voces individuales constituye el conjunto de nuestra sociedad, por lo que tiene sentido que sea dando voz a cada individuo como mejor se pueda servir a la sociedad en su conjunto.

En otras palabras, equipado con el conocimiento compartido de los expertos públicos y con su propio conocimiento privado y único, la decisión o acción por la que opte cada individuo debe ser, lógicamente, la que le haga estar mejor, así como la que sea para un bien mayor.

Hemos cerrado el círculo; cualquier decisión o acción que haga que un individuo o grupo de individuos esté mejor, sin hacer que otro individuo o grupo de individuos esté peor, sólo puede mejorar el bienestar de la sociedad en su conjunto.
Experimento Gedanken

Apliquemos estos conceptos económicos a la vacunación relacionada con Covid. Consideramos dos individuos, A y B, y dos reglas de gobierno, 1 y 2. Con la regla de gobierno 1, cada individuo tiene una voz. Con la regla de gobernanza 2, no se da ninguna opción ni al individuo A ni al individuo B. En otras palabras, ambos toman la misma acción, independientemente de su conocimiento único y privado. La regla de gobierno 1 corresponde a un solo escenario, el escenario 1. Con la regla de gobierno 2, hay dos escenarios posibles: O bien ambos individuos se vacunan (Escenario 2.i) o ninguno se vacuna (Escenario 2.ii).
Escenario 1 (Regla de gobernanza 1: se escuchan las voces individuales):

Si el individuo A opta por la vacunación, el individuo A estará mejor sin que el individuo B esté peor. Si el individuo A opta por no vacunarse, el individuo A mejora, sin que el individuo B empeore, ya que la vacunación también es una opción disponible para el individuo B. Y viceversa: si el individuo B opta por la vacunación, el individuo B mejora sin que el individuo A empeore. Si el individuo B opta por no vacunarse, el individuo B mejora, sin que el individuo A empeore, ya que la vacunación también es una opción disponible para el individuo A.

En este caso (escenario 1), sea cual sea el individuo A o B (o el grupo de individuos al que se pertenezca), y sea cual sea la decisión o acción por la que opte cada individuo, la sociedad en su conjunto sale ganando.
Escenario 2.i (Regla de Gobierno 2-opción i: Todos se vacunan):

Si el individuo A se vacuna, y también habría optado por la vacunación si se hubiera escuchado su voz, el individuo A sale ganando. Si el individuo A se vacuna, pero habría optado por no vacunarse si se hubiera escuchado su voz, entonces el individuo A sale perjudicado. Del mismo modo: Si el individuo B se vacuna, y también habría optado por la vacunación si se hubiera escuchado su voz, entonces el individuo B sale ganando. Si el individuo B se vacuna, pero habría optado por no vacunarse si se hubiera escuchado su voz, entonces el individuo B sale perjudicado.

En este caso (escenario 2.i), si cualquier individuo, A o B, se vacuna cuando habría optado por no vacunarse si se hubiera escuchado su voz, este individuo, A o B, sale perjudicado.
Escenario 2.ii (Regla de Gobernanza 2-opción ii: Nadie se vacuna):

Si el individuo A no se vacuna, y también habría optado por no vacunarse si se hubiera escuchado su voz, entonces el individuo A sale ganando. Si el individuo A no se vacuna, pero habría optado por la vacunación si se hubiera escuchado su voz, entonces el individuo A sale perjudicado. Del mismo modo: Si el individuo B no se vacuna, y también habría optado por la vacunación si se hubiera escuchado su voz, entonces el individuo B sale ganando. Si el individuo B no se vacuna, pero habría optado por la vacunación si se hubiera escuchado su voz, entonces el individuo B sale perjudicado.

En este caso (escenario 2.ii), si cualquier individuo, A o B, no se vacuna cuando habría optado por la vacunación si se hubiera escuchado su voz, este individuo, A o B, sale perjudicado.
Cosas para reflexionar

Invitamos a los lectores a reflexionar sobre lo siguiente. Hoy nos encontramos en el escenario 2.i: ¿Estamos satisfechos con la norma adoptada en este escenario o preferiríamos la del escenario 1? Ahora, imagina que nuestra situación fuera la del Escenario 2.ii, en cambio. En este caso, ¿qué norma preferiríamos? ¿La que rige el Escenario 2.ii o la del Escenario 1? ¿Nuestras respuestas a las dos primeras preguntas conducen a la misma regla de gobierno? Dado que algunos individuos optarían por la vacunación y otros no, ¿qué regla de gobierno minimiza los conflictos?

Si tus respuestas a las dos primeras preguntas corresponden a reglas de gobernanza diferentes, entonces debes volver a plantearte las preguntas y reconsiderar tus respuestas, porque sólo se puede elegir una regla de gobernanza.

La regla de gobierno que minimiza los conflictos y aumenta el bienestar es la regla de gobierno 1, en la que cada individuo tiene voz.
Autor

Genevieve Briand
Genevieve Briand es la directora adjunta del programa de Maestría en Economía Aplicada. Es profesora del Programa de Economía Aplicada desde el verano de 2015, y actualmente enseña Teoría Microeconómica, Estadística y Econometría. Tiene muchos años de experiencia en la enseñanza de numerosos y variados cursos de economía y estadística. Sus campos de interés son la microeconomía y la econometría. Anteriormente, fue instructora en la Universidad de Idaho, profesora adjunta de Economía en la Universidad Estatal de Washington y profesora asociada titular en la Universidad del Este de Washington. Se doctoró en la Universidad Estatal de Washington.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.