¿Se han envenenado los niños?

¿Se han envenenado los niños?

¿Se han envenenado los niños?
Por Carla Peeters 15 de marzo de 2022

El aumento de la exposición a sustancias tóxicas debido al uso excesivo de medidas ineficaces como los mandatos de mascarilla, el uso frecuente de desinfectantes para las manos, los sprays desinfectantes y las pruebas frecuentes durante la pandemia tendrán un impacto a corto y largo plazo en la salud de los niños y de las futuras generaciones.

Además, la ineficacia de los cierres aumentó el número de niños que dependen de los paquetes de los bancos de alimentos, que no pueden satisfacer la nutrición diaria necesaria durante el crecimiento y el desarrollo, lo que agrava la amenaza de una mala salud durante el envejecimiento.

Podría producirse una desregulación general del sistema inmunitario con consecuencias que van desde los trastornos autoinmunes hasta el cáncer. Es muy probable que la población más afectada sea la de los niños pobres, inmunodeprimidos y discapacitados. Para evitar más daños, hay que dejar de tomar medidas, al tiempo que se necesita un análisis urgente sobre el envenenamiento y las posibles formas de reparar el sistema inmunitario.
Los productos químicos tóxicos son un riesgo conocido para la salud futura

La Organización Mundial de la Salud afirma que el envenenamiento es una de las cinco principales causas de muerte por lesiones no intencionadas en los niños. Las encuestas realizadas en China muestran que el envenenamiento es una de las principales causas de muerte en los niños chinos, situándose como la tercera causa de muerte accidental.

Cada año se desarrollan y liberan en el medio ambiente cientos de nuevos productos químicos, sin que se comprueben sus efectos tóxicos en los niños. En los últimos 50 años se han liberado más de 100.000 compuestos químicos orgánicos sintéticos. En el caso de la gran mayoría de estas sustancias químicas de uso doméstico y comercial cotidiano, sólo existe un conocimiento limitado de cómo se comportarán una vez liberadas en el aire, el agua y el suelo.

Como resultado, se encuentra un cóctel de tóxicos globales como proteínas cloradas, bromadas y fluoradas y Ag, Al, Ars, Hg y Pb en muestras de sangre humana y animal. Los compuestos sintéticos similares a las hormonas, como los PFAS y los PCB, los llamados disruptores endocrinos, se están cobrando un alto precio en los seres humanos y en la vida silvestre, interfiriendo en las vías naturales de señalización química de los organismos, como se describe en el libro Nuestro futuro robado: Are We Tthreatening Our Fertility, Intelligence and Survival? (Nuestro futuro robado: ¿Estamos amenazando nuestra fertilidad, inteligencia y supervivencia?), de Colborn et al. Ciertos pesticidas parecen interferir en el desarrollo del cerebro, el envejecimiento y la función reproductora.

La exposición de los niños a sustancias químicas tóxicas en el medio ambiente causa o contribuye a un grupo de enfermedades crónicas incapacitantes y a veces mortales, como el cáncer infantil, los trastornos del neurodesarrollo, del comportamiento y del metabolismo de las grasas. Enfermedades que aumentaron sustancialmente en el mundo occidental y que no pueden explicarse por tendencias paralelas en el estilo de vida, la dieta y los patrones de comportamiento.

Cada vez hay más pruebas científicas de que incluso dosis bajas de exposición a sustancias tóxicas durante el desarrollo fetal e infantil pueden causar efectos permanentes duraderos. Las ventanas críticas de vulnerabilidad a la exposición son el feto en desarrollo durante el tercer trimestre del embarazo, cuando el cerebro se desarrolla más rápidamente, y durante los primeros años de vida, cuando se programa el sistema inmunitario.

En los últimos dos años, el peligro biológico ha aumentado con una montaña de residuos adicionales, los equipos de protección personal no esenciales constituyen casi la mitad del volumen de residuos. Alrededor de 1/3 de los equipos de protección personal no pueden embolsarse o almacenarse de forma segura debido a la escasez de bolsas de riesgo biológico. En todo el mundo se han gastado miles de millones de euros en máscaras defectuosas y otros EPIs, en su mayoría procedentes de empresas chinas que no existían antes de la pandemia. Aunque la OMS ha hecho pública una emergencia sobre el peligro de la contaminación atmosférica que provoca un sistema inmunitario deficiente, más enfermedades infecciosas y más enfermedades crónicas no transmisibles (es decir, enfermedades cardíacas, diabetes, obesidad), no se ha realizado una evaluación del riesgo-beneficio de las medidas de la pandemia que destruyen la vida de millones de personas.
Las mujeres embarazadas, los niños y los adolescentes son más susceptibles de sufrir intoxicaciones

La Academia Nacional de Ciencias de EEUU (NAS) ha calculado que las exposiciones tóxicas en el medio ambiente contribuyen a causar el 28% de los trastornos neuroconductuales en los niños.

El informe de la NAS y numerosas investigaciones han aprendido que «el tiempo hace el veneno», con el corolario de que «en el desarrollo temprano, el tiempo hace el veneno».

El umbral, la concentración más baja que puede producir efectos nocivos, es diferente para cada sustancia química y puede diferir de una persona a otra (sensibilidad). Cuanto más prolongada sea la exposición a una sustancia química, más probabilidades habrá de verse afectado por ella. La exposición química, que se prolonga durante mucho tiempo, suele ser especialmente peligrosa porque algunas sustancias químicas pueden acumularse en el organismo o porque el daño no tiene posibilidad de repararse.

El cuerpo tiene varios sistemas, sobre todo el hígado, el riñón y los pulmones, que transforman las sustancias químicas en una forma menos tóxica y las eliminan. Los puntos habituales en los que las sustancias entran primero en contacto con el cuerpo son la piel, los ojos, la nariz, la garganta y los pulmones. La capacidad de los niños para metabolizar, desintoxicar y excretar muchos tóxicos difiere de la de los adultos. Son menos capaces de enfrentarse a los tóxicos químicos porque no tienen las enzimas necesarias para metabolizarlos y, por tanto, son más vulnerables a ellos.

Los sistemas en desarrollo de un niño son muy delicados y no son capaces de reparar los daños que pueden causar los tóxicos ambientales. Incluso en ausencia de síntomas clínicos visibles, una toxicidad subclínica podría causar enfermedades en la inteligencia y alteración del comportamiento. Los órganos internos más afectados son el hígado, los riñones, el corazón, el sistema nervioso (incluido el cerebro) y el sistema reproductor.

Hay algunas sustancias que, una vez depositadas, permanecen en el cuerpo para siempre, como las fibras de amianto. Las sustancias químicas tóxicas pueden causar daños genéticos. La mayoría de las sustancias químicas que causan cáncer también provocan mutaciones. En el caso de varios metales químicos, las modificaciones epigenéticas se consideran un posible mecanismo subyacente a la toxicidad y la capacidad de transformación celular. Por desgracia, la mayoría de las sustancias químicas no se han sometido a ninguna prueba.

Además, no se conocen las interacciones entre sustancias que puedan producir algún efecto sinérgico o potenciador. En 1997 se creó un grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre la salud y la seguridad de los niños, y en 2002 se promulgó la Ley de Mejores Productos Farmacéuticos para los Niños, que exigía que los medicamentos etiquetados para su uso en niños se sometieran a estudios científicos para examinar específicamente las susceptibilidades de los niños. Aunque se han establecido normativas para un enfoque de precaución en el uso de sustancias químicas tóxicas, su ambición no se ha cumplido.
Cómo las medidas Covid ponen en riesgo la salud futura de los niños

Muchos estudios han demostrado que los niños y adolescentes tienen un riesgo muy bajo de desarrollar un caso grave de Covid-19. Los estudios colectivos muestran que la respuesta inmunitaria de los adultos y los niños a la infección leve por SARS-CoV-2 son similares, pero divergen tras el desarrollo de la enfermedad grave en el SDRA (adultos) y el SMI-C (niños), caracterizado por una diferencia en la respuesta inmunitaria y la inflamación.

Sin embargo, la asociación de Covid-19 grave en niños y adultos con afecciones médicas preexistentes subraya la contribución de estas comorbilidades a la gravedad de la enfermedad. Varios estudios han demostrado una relación entre la composición de la microbiota intestinal, los niveles de citocinas y marcadores inflamatorios, quimiocinas y marcadores sanguíneos de daño tisular en pacientes con Covid-19 y la gravedad de la enfermedad. Se observó una depleción de la microbiota intestinal con potencial inmunomodulador. Puede ser que la disbiosis microbiana tras la resolución de la enfermedad contribuya a la persistencia de los síntomas descritos como Covid largo.

No hay pruebas de que las medidas adoptadas durante la pandemia para los niños y adolescentes sanos protejan contra la infección o la transmisión vírica, mientras que el posible daño por una combinación de sustancias tóxicas que podrían actuar de forma sinérgica o potenciar un posible daño sobre la eficacia del sistema inmunitario es cada vez más preocupante.

Cuanto más podemos imaginar que la exposición de los niños a sustancias tóxicas como el dióxido de titanio, el óxido de grafeno, la Ag, la azida sódica, el etanol, el metanol, las fibras de polipropileno, a menudo en combinación y durante periodos de tiempo más largos, junto con un posible cambio en la concentración de dióxido de carbono, puede causar una alteración en su microbiota intestinal y un uso excesivo de sus sistemas de desintoxicación en el hígado, el riñón, los pulmones y el corazón.

Una alteración de la microbiota intestinal de los niños y adolescentes predispone a éstos a desarrollar MIS-C y otras enfermedades crónicas. Se han publicado informes de casos de graves problemas de salud en cuestión de minutos mientras se lleva la mascarilla. Sorprendentemente, los expertos del gobierno, la política y los tribunales siguen aconsejando las medidas a favor, incluso cuando la ciencia es clara sobre la ineficacia y no se puede garantizar la seguridad.

Recientemente, el belga Sciensano descubrió que la masa estimada de dióxido de titanio en 24 tipos diferentes de mascarillas simples y reutilizables destinadas al público en general superaba sistemáticamente el nivel aceptable de exposición por inhalación cuando las mascarillas se llevan de forma intensiva. Parte de este estudio se publicó en Nature. Sin embargo, Sciensano no retiró del mercado ninguna de las mascarillas probadas ni informó al público en qué tipo de mascarillas se encontró el alto nivel de dióxido de titanio, mientras que en el artículo se afirma que no puede excluirse un riesgo para la salud.

Además, siguen existiendo incertidumbres sobre la genotoxicidad de las partículas de dióxido de titanio. Además, Sciensano dijo que tampoco se excluye que el dióxido de titanio esté presente en otros tipos de mascarillas que contienen fibras sintéticas, como las mascarillas médicas, aunque estén certificadas. Falta información clave sobre la evaluación del riesgo de toxicidad. En general, los datos científicos sobre la presencia de (nano)partículas en las mascarillas sus características, la exposición y los riesgos para la población son limitados, especialmente para las poblaciones vulnerables, ancianos, mujeres embarazadas y niños. En los últimos dos años, estos grupos se han visto obligados a llevar máscaras faciales de forma intensiva sin una evaluación decente de los riesgos y beneficios.

Según la ECHA, el dióxido de titanio está en el mercado del EEE en forma de nanomaterial. La sustancia está aprobada por la Unión Europea y es sospechosa de causar cáncer. En febrero de 2022, el gobierno belga publicó que el dióxido de titanio E171 dejará de estar autorizado para el consumo alimentario a partir de agosto de 2022. Sciensano también está trabajando en un proyecto de Agmask, aunque los resultados aún no están disponibles para el público. La ECHA afirma que la presencia de Ag es muy tóxica para la vida acuática, con efectos duraderos.

En Alemania, los Países Bajos y Canadá se han retirado del mercado millones de mascarillas debido a la presencia de óxido de grafeno, conocido en la ECHA como una sustancia que causa irritación ocular, irritación cutánea y puede causar irritación respiratoria. En una revisión sobre las nanopartículas de grafeno se ha revelado la toxicidad subyacente, por ejemplo la destrucción física, el estrés oxidativo, el daño al ADN, la respuesta inflamatoria, la apoptosis, la autofagia y la necrosis.

Todavía se desconocen los peligros potenciales a largo plazo. Desgraciadamente, el uso frecuente e incontrolado de biocidas por parte de los fabricantes de mascarillas y pruebas extiende aún más el problema ya existente de la resistencia a los antibióticos, como el MRSA (Staphylococcus aureus multirresistente). A este respecto, es importante darse cuenta de que el sobrecrecimiento bacteriano con problemas en la piel debido al uso de mascarillas suele estar causado por el Staphylococcus aureus. Además, la Universidad de Florida encontró 11 bacterias patógenas que pueden causar difteria, neumonía y meningitis en el exterior de las mascarillas que llevan los niños.
Interacción entre el veneno, la microbiota intestinal, la inflamación y la respuesta a la vacuna

Es innegable la influencia de los contaminantes en la microbiota intestinal, la permeabilidad intestinal y el sistema inmunitario, potenciando la inflamación pulmonar, intestinal y sistémica. Condiciones que pueden potenciar los efectos inflamatorios con consecuencias sistémicas. La contaminación puede influir en las modificaciones epigenéticas, el estrés oxidativo y repercutir en los procesos de metilación de los genes, tanto en su pérdida como en su exceso, sobre todo en los implicados en las vías inflamatorias.

En general, parece haber un riesgo de desarrollo de ciertas enfermedades autoinmunes como resultado de un desequilibrio de los subconjuntos de células T. Los mecanismos subyacentes y las consecuencias a largo plazo aún no están del todo claros, por lo que los efectos podrían ser incluso más graves de lo esperado.

En algunos casos, puede producirse un efecto sinérgico entre un patógeno y un contaminante que dé lugar a una respuesta inmunitaria alterada. La microbiota actúa como un inmunomodulador y participa en la respuesta a la vacunación. Los diferentes tipos de microbiota inhibidos por los PFAS están relacionados con una mejor respuesta inmunitaria a la vacunación y con la longevidad.

La exposición a los PFAS se ha asociado a una disminución de las respuestas inmunitarias humorales a las vacunas contra el tétanos, la difteria y la rubéola en niños y adultos. Por otra parte, un estudio transversal realizado en China mostró un efecto protector de la vacuna contra la gripe frente a los efectos de la contaminación atmosférica. Como se sabe desde hace muchas décadas, la eficacia de las vacunas depende de la integridad del sistema inmunitario. Los seres humanos están expuestos a peligros a lo largo de su vida y los efectos de estas exposiciones a menudo no se perciben hasta décadas después.

De hecho, se demostró que los individuos concebidos durante el Invierno del Hambre holandés al final de la Segunda Guerra Mundial, 60 años después, tenían alterada la metilación del ADN en un locus que desempeña un papel importante en el crecimiento. Recientemente, un estudio epidemiológico de todo el genoma sobre la exposición al BPA y los niveles de metilación del ADN en niñas preadolescentes de Egipto mostró que los perfiles de metilación presentan tendencias dependientes de la exposición.

La exposición al BPA durante el desarrollo puede estar asociada tanto a un mayor peso corporal como a un aumento de la obesidad o a fenotipos magros hiperactivos. Un grupo de científicos franceses tardó una década en dar a conocer la posible relación entre la exposición a plaguicidas de los trabajadores agrícolas y diversas enfermedades mortales como el Parkinson y los cánceres de sangre. El medio ambiente, el comportamiento, la situación socioeconómica y la dieta contribuyen a diferentes perfiles de riesgo de enfermedades posteriores en la vida. Los resultados pueden depender de las etapas vulnerables de la vida que representan ventanas críticas de susceptibilidad.
Prevenir el desarrollo de enfermedades latentes en las etapas posteriores de la vida

Las señales son lo suficientemente claras como para empezar a cuestionar y buscar la verdad. Un artículo reciente del Daily Mail del Reino Unido afirmaba que Long Covid podría no ser el culpable de la fatiga en los niños, ya que los síntomas son igual de comunes en los jóvenes que nunca han tenido el virus. Los niños estadounidenses están perdiendo la motivación y la creatividad, según los profesores. Los problemas incluyen depresión, bajo rendimiento, desconexión y ansiedad.

Un reciente estudio inglés mostró en los escolares una pérdida del 23% del aprendizaje temprano, una disminución de la concentración y de la comunicación verbal y no verbal. Otro artículo observó un cerebro pandémico: neuroinflamación en individuos no infectados durante la pandemia de Covid-19. Un aumento de la prevalencia de la fatiga, la niebla cerebral, la depresión y otros síntomas similares a los de la enfermedad que implican una posible desregulación en los mecanismos neuroinmunes. Las últimas investigaciones demostraron el aumento del riesgo de miocarditis y pericarditis en adolescentes tras la vacunación. Los autores aconsejaron una evaluación personal de los riesgos y beneficios antes de la vacunación. Un estudio de la revista Lancet informó de un raro síndrome inflamatorio multisistémico en jóvenes vacunados.

Aunque todavía no está claro cuál habría sido el factor desencadenante de la inflamación y la sobrecarga del sistema inmunitario del organismo, la fatiga, la pérdida de fuerza y de interés, no puede excluirse un posible efecto sinérgico o potenciador de la presencia de altas concentraciones de diversas sustancias tóxicas. Se necesita una nueva etapa de reflexión y retocar el proceso de evaluación de riesgos de las medidas Covid para que tenga en cuenta la mayor vulnerabilidad de las mujeres embarazadas y los niños a las sustancias tóxicas.

Las organizaciones gubernamentales y de otro tipo que analizaron la presencia de sustancias tóxicas en las mascarillas, pruebas, guantes y otros EPIs necesitan urgentemente dar a conocer sus datos y análisis disponibles para abrir el debate sobre los posibles daños a los niños durante las medidas pandémicas. Un nuevo artículo ha demostrado claramente que el uso de mascarillas en la escuela no evita la transmisión del virus. Aunque hace tiempo que se conocen las escasas pruebas sobre el uso de mascarillas para el público y los niños. El abuso de los niños al obligarles a llevar máscaras, incluso a partir de los dos años, debe detenerse inmediatamente para evitar la pérdida de calidad de vida, la pérdida de bienestar y la pérdida de la capacidad de trabajar mientras envejecen.

Además, los grupos de niños de todas las edades que han estado expuestos a periodos prolongados de uso de mascarillas, al uso excesivo de desinfectantes para las manos, a los aerosoles desinfectantes y a las pruebas frecuentes deben ser analizados sobre la presencia de sustancias tóxicas o metabolitos en el cuerpo.

Necesitamos un programa de desintoxicación y restauración del sistema inmunitario y una vida sana con una nutrición adecuada. Esto es lo que se necesita para devolver a los jóvenes un futuro robado para vivir una vida en libertad, conexión, creatividad y motivación en equilibrio con la naturaleza.

Abreviaturas utilizadas

SDRA: Síndrome de dificultad respiratoria aguda
SMI-C: Síndrome de Inflamación Multisistémica
PFAS: Sustancias Per y Polifluoroalcalinas
PCB: Clorobifenilo
PBA: Polibisfenol A
EPI: Equipo de protección personal
Pb: Plomo
Ag: Plata
Ars: Arsénico
Al: Aluminio
Hg: Mercurio
Autor

Carla Peeters
Carla Peeters es fundadora y directora general de COBALA Good Care Feels Better. Se doctoró en Inmunología en la Facultad de Medicina de Utrecht, estudió Ciencias Moleculares en la Universidad e Investigación de Wageningen, y siguió un curso de cuatro años en Educación Científica de Naturaleza Superior con especialización en diagnóstico e investigación de laboratorio médico. Estudió en varias escuelas de negocios, como la London Business School, el INSEAD y la Nyenrode Business School. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.